Jose A. Pérez

Jose A. Pérez

Ésta es una columna de tele

14 Dic 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Sugiere Esperanza Aguirre que a Hermann Tertsch le han pegado por culpa del Gran Wyoming y de La Sexta. Alfonso Ussía, por su parte, acusa desde La Razón al “payasete Emiliuco Aragón” y se refiere al agresor como “cualquier idiota fanático de los que ven el programa producido por Globomedia”.

No es nada nuevo. Cada vez que un suceso conmociona a la sociedad, la Liga de los Bienpensantes lanza sus fantasmas contra el show-bussiness, sea Marilyn Manson, Padre de Familia, el Gran Wyoming o Emilio Aragón. Se criminaliza el entretenimiento (que podrá ser deplorable pero no criminal) y se le culpa de la crisis de valores porque siempre es más fácil que analizar los verdaderos motivos. Es más sencillo culpar a la tele que a unos políticos incapaces de construir, enredados en una interminable campaña electoral basada en la descalificación y la propaganda. Es más fácil culpar a los humoristas que a un sistema educativo vergonzoso que tiene el honor de copar los niveles más bajos en todos los indicadores europeos. Es más fácil culpar a los payasos que a la cultura cívica y democrática de un país que todavía arrastra demasiados vicios de dictadura. Los malos, ya ves, son los payasos. Porque los muy imbéciles van por ahí sugiriendo verdades. Con Franco esto no pasaba, ¿verdad, señor Ussía?