Emigrar en condiciones extremas y salud mental

Joseba Achotegui

En los últimos años estamos viendo que las condiciones en las que se vive la migración están empeorando de forma radical. Salvo para los ricos, para los que nunca ha habido ni habrá fronteras, para una parte creciente de la población del planeta, las fronteras están cada vez más cerradas, los muros son cada vez más altos.

Sin embargo, en un modelo social muy deshumanizado, casi siempre que se habla de migración se hace referencia a sus aspectos económicos, sociológicos, demográficos, pero es importante no olvidar el enorme sufrimiento personal,  psicológico,  que se asocia a estas vallas, a estos muros:  la separación forzada de los seres queridos que supone una ruptura del instinto del apego,  la ausencia radical de oportunidades, la lucha por la  supervivencia ( dónde alimentarse, dónde encontrar un techo para dormir), el miedo, el terror que se vive  en los viajes migratorios ( solo visibilizados en las pateras), las amenazas de las mafias ó de la detención y expulsión, la indefensión por carecer de derechos, etc.

 Pero además estas situaciones se viven durante largo tiempo, son crónicas y se acompañan del sentimiento de que el individuo haga lo que haga no puede modificar su situación (la indefensión aprendida de  Seligman) así como  fuertes déficits en las redes sociales de apoyo social (el capital social de Coleman)…… Solo cerrar los ojos un momento y ponerse en la piel de estas personas produce un enorme escalofrío.  

Como es obvio la vivencia tan prolongada de situaciones de estrés tan intensas afecta profundamente a la personalidad del sujeto  dando lugar a una amplia sintomatología. Pero es muy importante resaltar que en la mayoría de los casos este duelo migratorio extremo que viven los inmigrantes no da lugar a un trastorno mental, sino que es un sufrimiento psicológico reactivo al que el año 2002 denominé como “El Síndrome de Ulises”.

Considero que es importante ante este intenso sufrimiento, por un lado  no banalizar este cuadro, considerando que no les pasa nada (la peligrosa banalización del mal que señalaba Hanna Arendt) , ni por otro lado medicalizarlo, considerando que  estos inmigrantes padecen una enfermedad mental.  

Es sobre esta temática , tan relevante en nuestro mundo de hoy, que  organizamos el próximo jueves 18 de septiembre en Madrid, en la Universidad de Comillas,  el Congreso “Emigrar en situaciones extremas y salud mental” http://www.spcdocent.org/pdf/Congreso%20Emigrar%20Madrid.pdf

Es importante señalar que este congreso será retransmitido en directo  por streaming a través de la web de este periódico, el  Diario  Público  e invitamos calurosamente a participar activamente en él  a todo aquel que lo desee, aportando sus opiniones desde el lugar en el que esté,  siguiendo las instrucciones que se irán dando desde la web del  periódico  http://www.publico.es/

 jachoteguii@gmail.com