Rajoy en el búnker de Berlín

Captura de pantalla 2015-08-02 a la(s) 15.31.35 Captura de pantalla 2015-08-02 a la(s) 15.33.26

Captura de pantalla 2015-08-02 a la(s) 15.37.08

Hemos tenido otros momentos en donde el PP perdió el disimulo. Tiempos en donde la seguridad que da la impunidad y/o la desesperación rompían todo el cuidado y las formas. Basta recordar cuando Rajoy, Acebes y Aznar nos dijeron que los atentados de Atocha fueron obra de ETA y no de Al Qaeda. O cuando el desastre ecológico del Prestige apenas era un ejercicio escolar de pretecnología con hilitos moldeables. O cuando estalló la Gürtel y salió Floriano diciendo que eran infundios y que quien sostuviera tamañas mentiras terminaría en los tribunales. O cuando las reformas laborales, donde tanto se acercaron en los argumentos el PSOE y el PP (aún recuerdo los insultos de prominentes socialistas a los sindicatos cuando las huelgas generales), convertidas en un “conmigo o contra mí” que terminó ganando para su causa incluso a algún ex secretario general de un sindicato. Y mil más siempre con la misma metodología. Miedo y recompensas, como recomendaba con extremo realismo el florentino Maquiavelo. No debe sorprendernos ver a José Miguel Moreno, alcalde de Valdemoro y Diputado madrileño del PP -en la Asamblea que sostiene el gobierno de Cifuentes sostenido por Ciudadanos- decir prácticamente al mismo tiempo en privado que se hacía diputado para tocarse los tegumentos y en público que en estos tiempos tan duros todos debíamos hacer esfuerzos como buenos españoles. Se sentían impunes. Porque nosostros les dejamos.

Ahora, Rajoy está como el Hitler de El hundimiento (Der Untergang), dando órdenes absurdas que sólo sirven para acelerar su caída. Está el ridículo balance de una legislatura iniciada con la traición al programa electoral y terminada con las bases de un nuevo contrato social. Un nuevo contrato social donde ya no existirán los derechos laborales y los bancos vacían las arcas públicas en un entramado legal que hace veinte años era delito. Para ocultar esta patada a la Constitución de 1978 -sancionada con la reforma del artículo 135 y la elevación del techo de déficit y primacía de los intereses de los bancos- Rajoy sale a la desesperada a encubrir dislates e intentar callar bocas internas descontentas. Para que no haya más Marjalizas y, sobre todo, para que no cuente nada un arrepentido Bárcenas que todavía podría devolver algo a la nación parte de lo hurtado tirando de la manta (aunque sea de un esquina, que ya valdría).

Nombran jueces amigos (López y Espejel) para que fiscalicen las fechorías del PP; nombran a un hooligan de la xenofobia como candidato en Cataluña (primando pescar en el mismo caladero de Ciudadanos por encima de la salud democrática); nombran tertuliano portavoz a Maroto, otro talibán de la lucha contra los inmigrantes, o a Casado, metido hasta las cachas en todas las operaciones que ha realizado Aznar en la última década; le ponen un piso en París a Wert como recompensa por habernos roto la educación pública y la convivencia; y llaman a filas a los periódicos amigos -prácticamente todo el papel diario de los quioskos- para que no olviden que las elecciones están a la vuelta de la esquina. Y, por supuesto, amenazan a las televisiones para recordarles que las nuevas concesiones de canales están pendientes. Miedo y más miedo.

Cospedal, Soraya y hasta Aguirre lloran, como Eva Braun y las secretarias, en la puerta del búnker. Los oficiales también.

http://www.cuatro.com/las-mananas-de-cuatro/2015/julio/31-07-2015/Monedero-PP-plano-tesoro-pirata_2_2028105087.html

http://www.cuatro.com/las-mananas-de-cuatro/2015/julio/31-07-2015/Monedero-Jaime-Gonzalez-portada-ABC_2_2028105079.html

http://www.cuatro.com/las-mananas-de-cuatro/2015/julio/31-07-2015/Monedero-Corremos-riesgo-imagen-resignacion_2_2028105092.html