Por qué hay que votar a Macron (y crecer desde esa herida)

Escribo en la víspera de las elecciones francesas. Europa amenazada. Como una sombra de la humanidad, ante mí, el campo de concentración de Mauthausen, en Austria. Recordamos el aniversario de la liberación del “Lager” en 1945, donde cientos de miles de personas sufrieron y perdieron la vida. 7532 españoles pasaron por allí. Murieron 4.816. Unas 170 mujeres españolas pasaron por los campos de concentración. Marine Le Pen, una mujer, puede ser la Presidenta de Francia, el país desde donde se mandó a los campos a los españoles desde 1940. Después de perder la guerra española, pasaron un calvario en Francia. Muchos de ellos terminarían incorporándose a la Resistencia. Fueron los que entraron a liberar París con La 9 en 1944.

 

Los españoles en los campos tenían un triángulo azul: apátridas. Marine Le Pen quiere regresar a los triángulos. El fascismo español decidió que aquellos patriotas que defendieron la Constitución no eran españoles. Francisco Franco fue quien dio la orden de que fueran deportados a los campos para ser exterminados. Fraga, fundador del PP, siempre habló bien de Franco. El horror parece haberse diluido con el tiempo. Hay formaciones hoy que se reclaman fascistas y nazis. En España el Parlamento Español todavía no ha condenado en un pleno el golpe de estado de 1936. La derecha, cada vez que le hace falta, usa el Estado en todas sus modalidades y, claro, cuando no les gustan las herramientas del Estado se pasan sin muchos problemas a las del  golpe de Estado. La derecha, para hacer valer el orden que ellos definen y sus jerarquías, para defender los valores tradicionales y el egoísmo, para justificar el statu quo, puede dejar de lado las formas democráticas, la igualdad de oportunidades, el principio de no violencia, el Estado de derecho (miremos la España de la manipulación de jueces y fiscales), los derechos humanos e, incluso, la religión, si resulta que hay un Papa que pone en cuestión la defensa de las desigualdades que está en el credo político conservador. La derecha es muy parecida en todo el mundo: se les llena la boca de patria pero tienen el dinero en Suiza. En Mauthausen los españoles terminaron siendo “rotenspaniers”. Rojos.


En los campos de concentración, el recurso más disponible era el sufrimiento. Viktor E. Frankl, preso número 119.104, estuvo en Auschwitz. Dedicó su vida a entender aquella sinrazón de la Modernidad. Llegó a la conclusión de que si al lado de los hornos crematorios el sufrimiento era el recurso más abundante, había que usarlo con un objetivo: que el campo de concentración doliera menos. Era sencillo dejarse morir. El valor estaba en mantenerse vivo. Y en tener razones para hacerlo. Reconciliarse con el hecho de que cualquier ser humano es irreemplazable porque somos mortales. Entender que aquel sufrimiento era tan absurdo, tan alejado de la normalidad, que dotaba de sentido al sufrimiento. La persona golpeada, asesinada, al final tenía la conciencia de humanidad de la que carecían los capos, los guardianes, los nazis. Al final, los que mataban eran en verdad los que estaban muertos.
Un gobierno de la extrema derecha en el corazón republicano de Europa es algo que no debe pasar. La presencia de la política del odio no puede naturalizarse sin que se detenga todo el significado que construyó Europa desde el fascismo y la Segunda Guerra Mundial. La tarea de la derecha liberal y neoliberal, ayudada desgraciadamente por los gobiernos socialistas, ha puesto una alfombra roja al regreso del odio, de los chivos expiatorios, de la violencia y el odio, de las fronteras vividas como castillos medievales y la razón arrumbada por un sentimentalismo falso. Si condenas a la gente a la desesperación, eligen desesperadas. Como cuando reformas el artículo 135. Eres más elegante que Le Pen, pero te conviertes en su primer valedor. Es entonces el tiempo de las fábulas, donde se vuelven a inventar falsas patrias esencialistas que no toleran la razón ni la diferencia en nombre de Juana de Arco, de Isabel La Católica o de cualquier otra mentira patriótica como ayer lo fueron El Cid, Don Pelayo, Luis XVI o la masacre de los comuneros en Villalar o en París.
Marine Le Pen existe porque existen los Macron y los Hollande, los Sarkozy y los Valls. Igual que Trump es hijo de Obama y de los Clinton. Miente la derecha -ahí vemos todo el programa de incumplimientos de Trump-, de la misma manera que mentiría Le Pen si ganara. De la misma manera que mintió Rajoy para ganar las elecciones. Mienten los partidos socialistas y abren la caja de los truenos. El Partido Socialista francés no cumplió con sus obligaciones y abandonó a Hamon, que era quien había ganado las primarias. Se habla de “posverdad” porque los que tenían que decir la verdad, mienten y mienten. Y en sus mentiras, convencen a los desesperados sin trabajo, sin vivienda, con miedo en un mundo que cambia muy rápido sin otro rumbo que el que marque el éxito y el fracaso en un mercado guiado por el beneficio extremo e inmediato. En el caos de los mercaderes sin escrúpulos, nace la inclinación popular a los cirujanos de hierro.
Mélenchon y la Francia Insumisa nacieron para confrontar a la derecha, a la extrema derecha y a los socialistas acobardados. La fragmentación de las fuerzas del cambio ha construido un escenario doloroso. Si Mélenchon, las fuerzas de izquierda del Partido Socialista y los trotskistas hubiera ido juntos, este domingo sería Mélenchon quien confrontaría a Marine Le Pen.
Los mismos que hoy desde la derecha, el centro y ese espacio indeterminado del socialismo exigen el voto para Macron, no harían lo mismo para Mélenchon. Se nos ha acabado la ingenuidad. Pero a nosotros, eso debe darnos lo mismo.
Mélenchon tiene que pedir el voto para Macron y, desde esa herida, empezar a construir la única alternativa posible a esas dos caras de una moneda que se acerca cada vez más. Mélenchon podría anunciar mañana que va a votar Macron no tapándose la nariz, sino desde un enorme dolor. Como quien entrega la vida de un hijo al enemigo. Y también desde un miedo: que Le Pen pueda terminar representando la única fuerza política que diga no a un sistema que sacrifica cada vez a más personas. ¿Pueden solventarse los dos riesgos? No es fácil. Por eso en la votación interna se han partido las opiniones. Pero es tiempo de grandeza.
Mélenchon tiene que representar el valor de sufrir para, sufriendo, sacar fuera del cuerpo el sufrimiento. Porque votar a Macron es un absurdo para un demócrata. Votar a Macron es un insulto para alguien que quiere parar la locura de la extrema derecha. Pocas cosas este domingo están tan fuera de juicio como apoyar a uno de los responsables de este desaguisado. Por qué los Macron son la causa y las Le Pen la consecuencia. Pero por eso mismo, por el absurdo que significa ese apoyo en alguien que está queriendo levantar la democracia, el voto a Macron significa la inauguración de un pacto que permitirá la más firme de las oposiciones, que construirán el puente para ganar las siguientes elecciones, será el gesto que permitirá demostrar que la macroeconomía de Macron va a ser la misma que la de la extrema derecha, y que permitirá explicar que, en el fondo, Macron y Le Pen sirven a los mismos amos. Perdemos mucha alegría votando a Macron y aún más sabiendo la santa compaña que aplaude su victoria. Duele tanto votar a Macron, que después habrá que volver a empezar a aprender casi todo. Tamién la sonrisa.
Mélenchon debe votar por Macron. Él, no su partido. Allá cada uno con sus decisiones privadas. Pero Melenchon tiene la tarea de levantar la democracia, y sin ese gesto se hace daño a sí mismo. Debe votar por Macron porque no se puede ser débil con los poderosos. Votar a Macron le da la fuerza a Mélenchon que necesita una Francia rodeada de hipócritas que suspiran por un gobierno de Vichy y de desesperados dispuestos a votar a sus verdugos. La grandeza que reclama Francia exige gestos grandiosos, dolorosos, que sirvan de epifanía. Gestos de grandeza que dan las fuerzas para la tarea inmensa que empieza. Grandeza que solo nace de una comunión con la herida. La de tantas y tantos franceses abandonados por su democracia pero que no quieren parecerse a sus verdugos. Desde ahí, desde ese gesto radical y doloroso, será el momento de empezar a construir el próximo gobierno de Francia. En el Parlamento y en las calles, después de no haber brindado ni a los fascistas con rostro de fascistas ni a los fascistas sociales vestidos de Armani ningún argumento para evitar la confrontación que necesita Francia y Europa que representa Mélenchon. El rostro roto de Mélenchon depositando el voto para Macron es la bandera que puede rescatar a Franc
ia del desastre de los Macron y las Le Pen.