El tiempo de Rajoy ya no es el tiempo de España

Sube al estrado Irene Montero y Mariano Rajoy, de repente, envejece. Sube a la tribuna Pablo Iglesias y, de repente, Mariano Rajoy se convierte en un personaje agostado que ha huido de una mala novela de Pérez Galdós. Un Presidente de Gobierno que traía las réplicas escritas de antemano. Las tres réplicas.

La primera, que estaba escrita para Pablo Iglesias, la usa contra Irene Montero. Queda extraño. Rajoy está en shock. Antes ha tenido una discusión con Soraya Saéz de Santamaría. Seguramente ella no ha querido subir a contestar a Montero. Porque si ella subía, se manchaba, y Dolores de Cospedal otra vez, se iba de rositas. Entonces sube Rajoy. Pero no contaba con que enfrente tenía a una parlamentaria del siglo XXI. Cuando llega el discurso de Iglesias, Rajoy ya está desbordado. Iglesias tira de la historia, y con un poso de tristeza le cuenta a la bancada popular y, de paso, a la socialista, que esta historia que estamos viviendo viene de lejos. Del siglo XIX. El PP quitá la historia de las escuelas. Iglesias la devuelve al Parlamento. El PSOE está ausente. El Presidente Rajoy y el Jefe de la oposición, Pablo Iglesias.

Rajoy, con las respuestas enlatadas, regresa el discurso de la antiespaña. Ellos son los herederos de Don Pelayo. Iglesias y los suyos, de la estirpe de los moros, de los judíos, de los masones, de los jornaleros, los aguadores y los rojos. A la antiespaña se la niega ontológica y metafísicamente: usted, señor Iglesias, no puede ser Presidente de España porque España no quiere que sea Presidente de España. Adornado con una marianada: “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo. Beneficio político”. Ponnos otra ronda.

La Transición se ha acabado. Rajoy es un galán del cine mudo con el rimmel corrido y los ojos extraviados que hace aspavientos porque no entiende que las películas ya son habladas. Su bancada, como hooligans de un equipo en descenso, sobreactúan. El tiempo de Mariano Rajoy ya no es el tiempo de España.