Aznar, ese hombre

Franco nunca se desdijo de nada. Aznar tampoco. No mueve ni una coma de lo que ha dicho ni de lo que ha hecho. Es lo que tiene guiarse por el brazo incorrupto de Santa Teresa. Aunque tus decisiones asesinaran a millones de personas en España o en Irak.

La Cadena SER invita a Aznar a una entrevista con Pepa Bueno. El tono es muy cordial. ¿Por qué hoy después de 21 años? No tiene mayor sentido que el cargar sobre el propio Aznar la responsabilidad de lo que está pasando en el PP, en el Gobierno y en Catalunya. Olvidémonos de Rajoy hoy que la UDEF ha dicho que el Presidente del Gobierno ha cobrado sobresueldos. Si Aznar la lía (por ejemplo, insistiendo en que hizo lo correcto en Irak o pidiendo más cañones apuntando a Catalunya), nos volvemos a olvidar de Rajoy.

¿Con qué le han chantajeado para que vaya a lo que siempre ha definido como “territorio comanche” (algo que era verdad solamente cuando había que representar el tongo entre el PSOE y el PP)? Es verdad que si el PSOE es el principal soporte de la monarquía, el grupo PRISA es el principal defensor mediático de la coalición del 78. Pero en cualquier caso no debe de ser buen trago. Lo ha dicho al final (he venido a buscar lo que me dejé aquí hace 21 años). Los negocios de Aznar y de su mujer le dejan demasiados flancos libres. Es fácilmente chantajeable. Quién sabe. Pero Aznar no ha ido a la SER porque sí. La ingenuidad se nos gastó.

Dice que no conoce a Correa. Claro, por eso el responsable de la Gürtel y de buena parte del entramado económico del PP fue a la boda de su hija. Tampoco sabe nada del 100% de los tesoreros del PP imputados por corrupción. ¿Rato? Fue un acierto de él nombrarle Vicepresidente. El problema es que Rato hacía cosas por su cuenta en una suerte de desdoblamiento existencial que, aunque coincida con el robo continuado que ha caracterizado al PP en toda su trayectoria, son meras anécdotas. Aznar se ríe. De todos. Como siempre. Entró en el gobierno de Castilla y León mintiendo y se despidió con la guerra de Iraq mintiendo.

Aznar dice que le sobra media Catalunya. Es lo que dijo Franco de la España que no coincidía con su modelo. Dice que en Catalunya ha habido un “golpe de Estado”. Todo empezó porque dos millones de catalanes querían poner urnas. ¿No le decíamos a ETA para que no asesinara que buscara vías políticas? Qué políticos inconsistentes tenemos. Las comparaciones vienen solas.  Los que patearon la Constitución de 1931 acusaron de golpistas a los que la defendieron. La doble vara de medir de los que creen que tienen derecho a dictar qué es España. ¿Es que no ha sido acaso el PP el que ha impuesto a Catalunya un Estatuto aprobado por el Tribunal Constitucional y no por los mecanismos que dicta la Constitución en los artículos 151 y 152? ¿Es que no es el PP el responsable de decisiones inconstitucionales como la amnistía fiscal a sus amigos? ¿Es que no es el PP el que creó una brigada política para perseguir a los adversarios políticos? Aznar, como Rajoy, miran para otro lado.

¿Currupción? ¿Caja B? Lo único importante, dice Aznar, es salvar a España. Menos mal que estamos en 2017. Luego algunos dicen que las comparaciones son una exageración. La SER invita últimamente a comunistas presos solamente para que digan que los políticos catalanes encarcelados no son presos políticos (da bochorno escuchar a profesores decir que no puede haber presos políticos en una democracia. Por ponerlo fácil ¿no era una presa política Rosa Parks cuando fue detenida por sentarse siendo negra en la parte delantera de un autobús, reservado para los blancos? Son tantas las ganas de darle a la gente con su bandera descolorida que se embrutecen.

La desvergüenza de la SER rompe todos los moldes. Invitan a comunistas (se están volviendo, cuando más pasados mejor, en su mejor oferta comunicativa). Y lo mismo con la derecha. Por eso han invitado a Aznar. Para cuidarle las espaldas a Rajoy. Para que deje de prestarle apoyo al que ve como el mejor falangista actual (Rivera) y no perjudique más a su partido. Porque lo que opine Aznar en verdad da lo mismo. Lo importante es que no debilite a los que pueden hacerle daño. Aunque la verdad es que da lo mismo. Aunque le invite la SER. Forma parte de ese cartel doblado y envejecido de una España que se está marchando. Nos distraemos con otras cosas.