Vete vaciando el bolso, bonita

La escena de Cristina Cifuentes humillada en un almacén donde le hacen vaciar el bolso siendo Vicepresidenta de la Asamblea de Madrid no le ha gustado a todo el mundo. Huele a mafia y a jugada sucia de gente sin escrúpulos. Va más allá del rencor. No es que Cifuentes se haya privado de hacer cosas parecidas (recordemos cómo trató a la gente del 15M, a las espartanas de Coca-Cola o a cualquiera que se le pusiera enfrente), pero necesitamos saber que no somos como ellos.

Esos métodos están pensados para asustar a los que no pueden pagar abogados caros. Los aplican cuando alguien intenta robar un poco de embutido o un pantalón de deporte para el niño o un botella de ron malo para ese botellón que le quita negocio a la asociación de hosteleros y a la de bares de alterne. O una lata de atún bueno, porque puestos a robar, tampoco tiene sentido que robes mortadela. 45 minutos de humillación donde seguro tutearon a Cifuentes, a ella, toda una Vicepresidenta. Es verdad que Cifuentes se fue a robar a una cooperativa, a Eroski, cuando sabemos por los manuales al uso que la gente va a mangar al Corte Inglés o al Carrefour porque esos robos pueden explicarse como lucha anticapitalista y lo justificas diciendo que ya lo han descontando y lo cargan en los precios y así maquillas un poco el hurto. Lo de maquilla igual parece aquí un juego de palabras.

Pero Cifuentes no ha dimitido por dos tarros de crema para tener la cara un poco más dura. No nos engañemos. A estos del PP hay que echarlos con nitroglicerina. Primero, porque todos saben en qué andan todos, de manera que es complicado que a nadie se le reproche nada sin que le recuerden lo suyo. En segundo lugar, porque siempre está el riesgo de que tiren de la manta. Y la manta es larga, porque empieza en Génova, pasa por Valencia. se pliega en Valdemoro, regresa a Boadilla, se abriga en Galicia, se suelta en Murcia y bordea el Palacio del Pardo al menos cuando estaba el yerno. Aunque en los palacios las mantas son tapices. Si de verdad alguien habla, terminarán los del PP celebrando sus Ejecutivas en la cárcel de Estremera.

Cifuentes no quería dimitir porque tampoco quiere dimitir Eme Punto Rajoy. ¿Es que no recordamos que en el 100% de los casos de corrupción del PP todos han empezado negándolo, amenazando y agarrándose al cargo? Por eso, le han mandado un mensajito a través del ejemplo más claro de putrefacción periodística de este país. Hay bazofia que sólo están dispuestos a sembarla los más ruines. Cuando al pirata John Silver le entregan el punto negro que lo condena, lo hace un pirata ciego que aterra. Su presencia es la mentira y la muerte. En la isla del tesoro lo que no faltan son piratas, pero algunos son los más aterradores.

Tenemos que volver a preguntarnos por los vídeos porque, de lo contrario, nuestra democracia está hipotecada y no concualquiera, sino con una inmobiliara de la cosa nostra. El pirata ciego ha dicho que tiene más vídeos. ¿Qué hay en esos otros vídeos que son los que en verdad le han hecho dimitir a Cifuentes? ¿Quién ha comprado esos videos que tienen varios años? ¿Por qué la empresa de seguridad no los destruyó? ¿Quién se encargó dentro del PP de destruir esos vídeos y no lo hizo? ¿Qué políticas desarrolladas por Cifuentes han estado ordenadas por los dueños de esos vídeos?¿De qué más políticos del PP, del PSOE, del PNV, del PdeCat o de Ciudadanos tienen vídeos esos señores del poder? ¿Quién gobierna el Reino de España? ¿Quién tiene ese poder de poner y quitar Presidentes, Ministros, Diputados?

Ciudadanos ha decidido que sea uno de la misma banda de Cifuentes quien la sustituya. A lo mejor es el mismo que le ha mandado la cabeza de caballo a través del pantuflo. El PP tiene dificultades para presentar a uno de esa banda que diga que va a regenerar. Es bastante probable que todos terminen imputados. Cifuentes dijo que venía a regenerar la política madrileña. Esperanza Aguirre había dicho lo mismo. El diputado del PP que sustituya a Cifuentes dirá que viene a pasar página y a limpiar. Con un diputado menos de Ciudadanos en la Asamblea nos habríamos ahorrado este bochorno. Con un concejal más de Ciudadanos en Madrid, estaría de alcaldesa Esperanza Aguirre. Así que ¿Quiénes son los piratas?