Ocho tesis para Podemos con el Gobierno de Sánchez

  1. ¿Alguien imagina que si hubiera salido adelante el Gobierno de Sánchez con Rivera hace dos años se hubiera recibido a los inmigrantes del Aquarius en España? ¿Con Ciudadanos, un partido que está en contra de que los inmigrantes sin regularizar tengan acceso a la sanidad? Es esencial entender que Pedro Sánchez es Presidente gracias a Podemos y a las protestas en las calles. Esto es así (a) porque la moción de hace un año dejó claro que los números daban, aunque en aquel momento el PSOE no quiso apoyarla; (b) porque Podemos habló con los nacionalistas para que salieran de la tesis de “cuanto peor mejor” en la que estaba Puigdemont; (c) porque Podemos le dijo al PNV que si votaba en contra de la moción de censura presentaría otra nueva para sacar a Rajoy de la Moncloa y quedarían como unos tontos que habrían apoyado a un partido corrupto para nada (y porque, claro, estaban los pensionistas en las calles de Bilbao cada lunes); (d) porque Unidos Podemos ha sido el grupo parlamentario más númeroso que ha hecho posible alcanzar la mayoría absoluta.
  2. La alegría en la sociedad española por sacar a Rajoy de la Moncloa la comparte Podemos. Era una de sus principales promesas cuando nació hace cuatro años. En los grandes momentos históricos de España se ha dado una unión de clases medias y sectores populares (en 1931, en 1975, en 2015) que ha frenado el paso a la derecha. Podemos está por esa unidad y sabe que el adversario político es la derecha y las políticas de la derecha. La diferencia la marca quién dirige esa unidad y a qué consensos se llega. Cuando los sectores populares dejaron las calles durante la Transición, los grandes logros empezaron a revertirse.
  3. La alegría inicial de un Gobierno que emociona porque no debe fallar, debe dejar paso a cambios reales que mejoren la vida de las mayorías. Un gobierno con muchas mujeres es una maravilla, pero un gobierno con muchas mujeres es un gobierno femenino, no un gobierno feministas. Que haya mujeres feministas en este gobierno aumenta las garantías, aunque el hecho de que haya neoliberales actúa de contrapeso. Por eso hay que darle tiempo al nuevo gobierno de Sánchez al tiempo que hay que recordarle que es Presidente gracias a Unidos Podemos (67 escaños).
  4. Si Ciudadanos no nació porque el PP hubiera dejado de ser de derechas, Podemos nació porque el PSOE había dejado de ser de izquierdas. No basta sacar al PP: ahora hay que sacar sus políticas. Tenemos que saber lo que implica tener ideas firmes o carecer de ellas. Si el Gobierno de Sánchez con Rivera, del PSOE con Ciudadanos, hubiera salido hace dos años, ¿no habría estado gobernando Sánchez con el que ahora dice que es de extrema derecha? ¿No era de extrema derecha hace dos años? ¿No habían pactado Sánchez y Rivera un programa económico de la banca redactado por Luis Garicano y Jordi Sevilla, los dos empleados de la gran banca? La firmeza de Podemos en ese momento es lo que permite que ahora haya un gobierno que mire a la izquierda. Se equivocan los que dicen, queriendo hacer ganar a Íñigo Errejón –sin duda el mejor candidato a la Comunidad de Madrid-, la batalla de Vistalegre 2 a posteriori, que ahora sus tesis triunfan, porque si se hubiera apoyado a ese Gobierno de Sánchez con Rivera hace dos años, no solamente no tendríamos la oportunidad que ahora se abre, sino que habríamos dado aval a un Gobierno que hubiera desarrollado las mismas políticas que el PP y, además, es bastante probable que Podemos hubiera desaparecido devorado por el PSOE al mimetizarse con él. Podemos nació no para gestionar lo que existe, sino para transformarlo. Y no tendríamos la alegría de que España cumpla con los tratados europeos y con la dignidad con los refugiados de la que huye el gobierno xenófobo de Italia.
  5. En términos de táctica electoral, un Podemos que se presentara como muleta del PSOE estaría falto de razones para pedir el voto en las próximas elecciones municipales y autonómicas. Fue el gran error de Izquierda Unida en el pasado. ¿Para qué votar al escudero si puedes votar al Señor? Pero la verdad es que lo útil electoralmente es lo contrario. Quien ha regresado las políticas para la mayoría en España fue primero el 15M y luego Podemos, y es el PSOE el que ha venido a reconocer que Podemos es el más firme valedor de las políticas de igualdad, de las políticas para los pensionistas, de dignificación del trabajo frente a las reformas laborales, de defensa de la vivienda digna frente a los desahucios expres o la venta de vivienda oficial a fondos buitre.
  6. Podemos tiene que clarificar sus posiciones en los grandes temas que debe enfrentar España. Es tiempo de trasladar a la organización el debate sobre los grandes retos españoles y europeos, al tiempo que el Gobierno en la sombra debe cobrar un nuevo impulso como ámbito de clarificación de las políticas alternativas que beneficien a la mayoría. Es tiempo de que comience un flujo incesante entre los adentros y los afueras de Podemos, que construya agenda, organización y consciencia –como han empezado a hacer las Secretarías de Podemos, a destacar las de Políticas Sociales, feminismos y la de Movimientos sociales y sociedad civil- hacia ese programa que oriente la política del Gobierno en solitario del PSOE.
  7. Le corresponde a Podemos el ingrato papel de hacer gala de los principios progresistas. No con la inflexibilidad de la izquierda que prefiere vivir en los credos inmaculados antes que gobernar y por lo tanto ceder, pero si buscando esa tensión que no termine instalando a la formación morada en esa tierra de nadie que es el centro. La inusual peripecia que ha llevado a Sánchez al gobierno de España, su decisión de gobernar con apenas 84 escaños, la belicosidad de la derecha española, la desubicación de Ciudadanos, la radicalidad que ha alcanzado el conflicto con Catalunya y la deriva neoliberal y xenófoba de Europa son amenazas que invitan a gobernar sobre la base de principios y no de gestos. El papel que ha alcanzado Iván Redondo como Jefe de Gabinete es muy bueno para algunas cosas pero problemático para otras. Con este nombramiento, Pedro Sánchez ha dado más papel a la consultoría que a la ideología, dejando las grandes líneas económicas a la ortodoxia de Bruselas. La prestidigitación en el Gobierno es una cosa del corto plazo. Las mismas razones que nos llevan a alegrarnos como país por la acogida de 629 refugiados podría revertirse después de un atentado yihadista ¿hubiera generado el Gobierno de Sánchez entonces como respuesta algo similar a la de Italia  porque es lo que hubiera alentado  la extrema derecha política y mediática y hubiera esperado una parte de la población? ¿Cuánto estás dispuesto a pagar confrontando a los que crean sentido común para hacer valer tus principios?
  8. Hay algunas leyes que tienen que salir con urgencia. No precisan tiempo ni deliberación porque forman parte de discusiones que llevan tiempo dándose y que tanto el PSOE como Unidos Podemos y las fuerzas nacionalistas han mostrado su decisión de avanzar en ellas. En algunas, incluso Ciudadanos ha mostrado su apoyo. Los permisos paritarios de maternidad y paternidad, la aplicación con eficacia de un plan integral contra la violencia de género, la derogación inmediata de la ley mordaza y el indulto y retirada de penas para los encarcelados y multados por delitos de expresión, los cambios en la ley electoral, las garantías para pensiones dignas, la derogación de la reforma laboral, el concurso público en RTVE, la aplicación de la ley de dependencia, el cumplimiento de los compromisos migratorios con los refugiados, el cumplimiento de las leyes penitenciarias para todos los presos y acercamiento a sus domicilios, la reforma constitucional en asuntos sociales y territoriales, el aumento de las dotaciones para sanidad y educación públicas, la revisión de los Acuerdos con la Santa Sede o el freno de la burbuja inmobiliaria, tanto de compra como de alquileres,  son algunas cuestiones sobre las que se lleva hablando años y sobre las que, al menos desde la oposición, parecía que existían acuerdos. Es ahí donde Podemos, con más prisa que pausa, tiene que recordarle a Pedro Sánchez que su gobierno ha ganado por abajo y por la izquierda. Cada decisión del Gobierno de Pedro Sánchez por abajo y la izquierda será posible porque es Unidos Podemos quien ha traídos este gobierno. Para Unidos Podemos es también tiempo de gobernar.