Pero… ¿qué es lo que ha pasado aquí?

in%cc%83igo-y-pabloMe voy tres meses de este país, vuelvo a casa por Navidad y en vez de turrón El Almendro me encuentro con el “marrón” de Podemos. No doy crédito al estrepitoso follón que tienen montado ¿De verdad está pasando todo lo que parece que está pasando? Me niego a creer que las cosas se hayan podido liar tanto durante el corto período en que he perdido algo de foco por haber estado un tiempo en el extranjero.

– He perdido año y medio de mi vida con los de Podemos, creyéndome que esta vez sí era posible, me dice un amigo catedrático de universidad durante una comida de reencuentro navideño.
– Han rebasado su nivel de competencia, me dice otro aludiendo al célebre principio de Peter.
– Se van a acabar matando entre ellos mientras Mariano se fuma un puro.
– El Psoe en la ruina y ellos haciéndole la competencia a ver quién se pelea más y mejor. ¿Se puede ser más torpes? -remata otro amigo.

Queridos colegas de Podemos, ¿qué coño os ha pasado? ¿Cómo es posible que tengáis montado un pollo de tamañas dimensiones? ¿Qué hacéis peleándoos a muerte y ladrándoos por las esquinas los unos a los otros, mientras vuestros otrora acojonados adversarios se frotan divertidos las manos con vuestros desencuentros y peleas públicas?

José Manuel López defenestrado como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, twitter ardiendo con agresivos hastags contra Errejón que luego desautoriza Iglesias pidiendo perdón por el espectáculo que están dando, Echenique llamando al orden, Mayoral y Montero con unas cosas, Rita Maestre y Tania Sánchez con otras… y los periódicos poniéndose morados de titulares contra la organización aprovechando las cuitas internas y sin tener que esforzarse en inventar nada, como tantas veces habían tenido que hacer hasta ahora.

¿Qué os ha pasado, amigos? ¿Cómo es posible esto? Metedle caña al PP, pero no os la metáis entre vosotros, por favor. ¿La misma historia de siempre una vez más? Podemos era un estado de ánimo, conseguisteis ponérnosla dura a miles y miles de desanimados y escépticos ciudadanos que habíamos tirado o estábamos a punto de tirar la toalla, y que ahora nos tiramos de los pelos mientras otros hacen palmas con la orejas.

Revolucionasteis el panorama político acertando al recoger el descontento de la calle, las movilizaciones del 15-M, las actuaciones de la PAH contra los desahucios, las mareas, la indignación por tanta corrupción y tanta puerta giratoria… Supisteis meterle el miedo en el cuerpo a los salvaguardas del sistema, que se apresuraron a cargar contra vosotros por tierra, mar y aire y se inventaron un Ciudadanos estatal en tres cuartos de hora. Denunciabais las injusticias, poníais en evidencia las mentiras de los acólitos de la derecha, que por fin dejaron de sentirse impunes en las tertulias televisivas, pusisteis al descubierto las vergüenzas del bipartidismo, introdujisteis un lenguaje nuevo, dejasteis clara la importancia de una urgente reforma constitucional, hablabais de Renta Básica y de pobreza energética, combatíais la desigualdad, llenabais los mítines y conseguisteis que gente que había decidido no votar nunca más volviera a hacerlo con ilusión.

En resumen, le pegasteis a esto un meneo histórico y los réditos se los están llevando otros. Os están robando literalmente la cartera y vosotros a hostias en twitter. Volved a la casilla de salida, por favor. La aventura que encabezasteis merecía mucho la pena. Decidme que todo ha sido un mal sueño, que mi percepción tras un tiempo de estancia fuera de España es equivocada, decidme que os vais a dejar de malos rollos y a emplear todas vuestras energías en lo que realmente importa: acabar con el bipartidismo y con los desmanes de la derecha en el poder. Se lo debéis a quienes creyeron en vosotros, a quienes se creyeron que erais diferentes y que no teníais nada que ver con los usos y costumbres de los partidos tradicionales.

A menos que todo fuera mentira, pero no lo es. Leo a Monedero y veo que no lo es. Era el padre de la criatura y lo dejasteis tirado, os pusisteis de perfil cuando teníais que haberle defendido a muerte sin fisuras y ahí sigue él, mirando únicamente hacia adelante, intentando que aquel prometedor invento llamado Podemos no acabe al final yéndose a la mierda. Igual basta con que le hagáis caso. Monedero no se resiste a creer que el sueño de cambiar este país no sea posible. Que él siempre esté ahí, y que continúe con el empuje y la coherencia del primer día me hace pensar que a lo mejor no todo está perdido.

Decidme, colegas de Podemos, que estoy equivocado y que me falta información. Que sois como erais, que pensáis como pensabais y que todo volverá a ser como antes. Convencedme, por favor. Decidme que no renunciáis a que os voten no ya cinco, sino seis, siete u ocho millones de ciudadanos. Que os vais a dejar de mariconadas de una puñetera vez, de poneros verdes en twiter los unos a los otros, de pedir perdón y de echar portavoces a las primeras de cambio. Decidme que el mal sueño se acaba ya y que quienes creímos y creemos en vosotros no tendremos nunca que avergonzarnos de ello. Feliz Año Nuevo.