La fuerza del periodismo

“Tiene más fuerza Al Jazeera que toda la riqueza de los saudíes”. Esta afirmación de Lluís Foix (La Vanguardia, 5-7-17, pág. 23) explica en pocas palabras la razón última del bloqueo al que está siendo sometido el emirato de Qatar por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos. Egipto y Bahréin. Solo como coartada les importa a estos países el apoyo qatarí al terrorismo cuando acusan oficialmente a su vecino país de participar en diversos actos de desestabilización junto a Irán.

Al cerrar el espacio aéreo y marítimo, y también una frontera por la que transitan el noventa por ciento de productos básicos para Qatar, lo que en realidad buscan es cargarse Al Jazeera, una cadena de televisión cuyos estudios centrales están en Doha, la capital de ese país, y que es sintonizada a diario por millones de musulmanes en todo el mundo. Una cadena con sus más y sus menos, como todas, pero que ofrece informaciones impensables en aquellos países árabes donde no se tolera que la manera de contar las cosas en los noticiarios televisivos se aparte de las versiones oficiales.

Al Jazeera pone de los nervios a muchos jeques árabes, y la CNN saca de sus casillas a Donald Trump, algo que, dicho sea de paso, no parece demasiado difícil. Dos cadenas todo-noticias, rivales globales con la misma filosofía, se encuentran curiosamente denostadas, coincidiendo en el tiempo, por los poderosos a quienes molesta el enfoque de las informaciones que transmiten. El patético e inquietante montaje del video en el que el presidente de los Estados Unidos propina una paliza a alguien cuya cabeza es el logo de la CNN es sobradamente elocuente y alarmante.

Tanto en el caso de la Al Jazeera qatarí como en el de la CNN estadounidense se pone de manifiesto hasta qué punto es necesario en estos momentos, y antes que sea demasiado tarde, defender sin titubeos la necesaria existencia de medios de comunicación en libertad. Hay quien usa el periodismo de manera torticera, manipuladora y tendenciosa, claro que sí, pero esa perversa utilización de los medios que hacen algunos jamás puede servir de coartada a quienes pretenden acabar con la libertad de información. Hoy más que nunca hay que reivindicar la innegociable necesidad de una prensa que vigile e inquiete a los poderosos que sueñan con la impunidad.

Aquí, en nuestro país, tenemos variados y elocuentes ejemplos de la obstinada vocación intervencionista de los partidos políticos en los medios, sobre todo en los de titularidad pública. Tanto el PP como el PSOE, como también el PNV o CiU, o Junts pel Sí, han utilizado y utilizan las televisiones públicas en clave propagandística, sin vergüenza alguna, cuando gobiernan. Y si lo hacen en minoría, ceden algunas migajas a los partidos que los apoyan y santas pascuas. En cuanto a los medios privados, ¿qué podemos decir? Todos ellos se encuentran en manos de grupos empresariales que a su vez dependen de los grandes bancos, o de los fondos de inversión internacionales, o de la habilidad de sus dueños para bailarle el agua al gobierno de turno… Por su parte, partidos emergentes como Podemos han abogado en distintas ocasiones por una regularización de los medios. Ninguno de esos caminos acaba nunca en buen puerto.

Me parece que el trabajo de la CNN es un ejemplo a seguir. Culpable de muchos de los insomnios tuiteros de Trump, desoye las amenazas de que es objeto, como hacen también el New York Times o el Washington Post, medios que tampoco se dejan intimidar a pesar de las continuas ofensas y provocaciones que reciben, y responden redoblando esfuerzos para publicar cada vez mejores reportajes de investigación y de denuncia en una insólita batalla con la Casa Blanca hasta ahora difícilmente imaginable.

Si Al Jazeera vale más que toda la riqueza de los saudíes, las televisiones, radios y periódicos del mundo occidental son a su vez más valiosos que el poder de quienes atacan el derecho a la libre información. Por mucho que estos se empeñen en colonizar los consejos de administración de los medios. Porque por muchos riesgos e inconvenientes que, como todas las libertades, pueda tener la libertad de expresión, como diría Tácito, ésta “siempre será preferible a la tranquila placidez del despotismo”.

Donald Trump pasará, pero lo que significa la existencia del New York Times, el Washington Post o la CNN, no. “La fuerza de la opinión pública es irresistible cuando se expresa libremente”, dejó dicho ya, a comienzos del siglo XIX, Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos de América.

J.T.