La tramoya

Blog de Juan Torres López

¿Son irrealizables las propuestas de Syriza o Podemos?

15 Ene 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Desde que comenzó a atisbarse que Syriza en Grecia y Podemos en España podían llegar a gobernar con propuestas diferentes a las que se vienen aplicando en Europa no se ha parado de decir que sus programas son irrealizables.

Desde hace unos años en Grecia y ahora en España el formato es el mismo. Los economistas que en su día decían que no había burbuja inmobiliaria, que se saldría de la crisis enseguida o que llevan años difundiendo modelos que siempre fallan calculando la evolución de las pensiones públicas, se presentan ahora como los que de verdad saben predecir el futuro para asegurar que las propuestas de Syriza o Podemos no se podrán llevar a la práctica. Los presidentes o ministros de los gobiernos, como el español, que han incumplido la totalidad de sus compromisos electorales dicen ahora, como Rajoy, que Syriza o Podemos prometen “lo imposible”. Responsables públicos que en los últimos años han dejado que se produzcan autenticas fechorías y corruptelas de todo tipo, ahora aseguran que con Syriza o Podemos se deteriorarán las instituciones. Y los que han aplicado las políticas que han multiplicado la destrucción de empresas, el paro, la deuda y la evasión de capitales, afirman con rotundidad que las políticas de Syriza o Podemos nos llevarán a la catástrofe económica.

Estos discursos agoreros están claramente orientados a minar la confianza de la gente en estas fuerzas políticas de nuevo cuño y son muy exagerados pero no podemos engañarnos: hay que reconocer que tienen una buena parte de razón y que será muy difícil que Syriza o Podemos puedan llevar a cabo sus propuestas de recambio político y económico (esta es la típica frase que algunos podrán sacar de contexto para decir que “el gurú” económico de Podemos reconoce que sus propuestas son inviables). Pero las personas honradas e inteligentes no se quedan aquí sino que inmediatamente se preguntan por qué será tan difícil o incluso quizá imposible llevar a cabo el programa completo de estos partidos. Y lo que ocurre es que cada vez más gente está descubriendo de dónde viene esas dificultades.

La gente se está dando cuenta de que el fracaso de las políticas europeas a la hora de crear actividad y empleo o de acabar con la deuda es evidente y de que la situación económica que dejan las políticas que se vienen aplicando es deplorable. Se decía que las políticas de austeridad eran imprescindibles para reducir la deuda pública, pero lo cierto es que en la Eurozona ha subido del 72% del PIB en 2007 al 103% en 2014, en Grecia del 103,1% al 174,9% y en España del 35,5% al 96,8%. Y aseguraban que gracias a sus políticas se crearía empleo pero en la Eurozona hay ahora casi dos millones de ocupados menos y seis millones de parados más que en 2007.

Cualquier persona inteligente sabe que será muy difícil restañar la herida económica tan profunda que están dejando las políticas actuales.

La gente también se está dando cuenta de que el fracaso de esas políticas no se produce por casualidad sino porque los gobiernos están claramente al servicio de los bancos y de los grupos económicos más poderosos. Todo el mundo sabe ya que la disminución de las ayudas a los grupos y población más pobres o la menor financiación de los servicios públicos que necesitan para salir adelante han ido en paralelo al crecimiento de las ayudas a los bancos y a las grandes empresas. Y la gente percibe claramente que el aumento de la pobreza y la pérdida de ingresos de los grupos de renta más baja se corresponde con una situación cada vez más acomodada de los más ricos.

Cualquier persona inteligente sabe que será muy difícil realizar reformas simplemente orientadas a repartir un poco mejor la renta y la riqueza porque está claro que los de arriba lo quieren todo y que no están dispuestos a repartir ni lo más mínimo. Su resistencia, como siempre ha pasado, será grande y quizá hasta violenta.

La gente también se está dando cuenta de que para llevar a cabo estas políticas los gobiernos han ido desmantelando la democracia en Europa y que a la hora de tomar decisiones no obedecen a los pueblos que los han elegido sino a poderes económicas y financieros que se mueven en la sombra y que nunca se presentan a las elecciones. Es cada día más evidente que Europa se convierte poco a poco en una dictadura cuando sus responsables amenazan si se dan unos determinados resultados electorales o si la gente respalda políticas que no sean las que quieren aplicar los grandes poderes.

Cualquier persona inteligente sabe que cuando se debilita la democracia, como ocurre hoy día en Europa, se hace muy difícil que la voluntad popular, por muy mayoritaria que sea, pueda realizarse.

Esas dificultades las conocen ya cada vez más ciudadanos. Pero lo que no saben los que quieren convencer a la gente de que las propuestas de Syriza y de Podemos son irrealizables es que la gente no es tonta.

Es verdad que la mayoría de las personas normales y corrientes no tiene grandes conocimientos de historia. Pero tiene memoria y sabe que incluso no hace mucho se han producido cambios inesperados o bastante más difíciles que los que puedan proponer Syriza o Podemos. Mucha gente sabe que todos los poderes del mundo defendían la esclavitud como un derecho natural, o que las mujeres no votaran ni tuvieran derechos. Y mucha más gente vio caer el Muro de Berlín (¿habría algo más “imposible” que eso días antes de que cayera) o revoluciones de un día para otro en naciones vecinas.

Es verdad que la mayoría de la gente no sabe análisis económico para comprobar que las críticas que se hacen a los programas económicos de Syriza o Podemos no tienen fundamento científico sino puramente ideológico. Pero tiene suficiente sentido común como para percibir que no tiene sentido decir que es imposible llevar a cabo en Grecia o España medidas políticas o económicas que ya se han aplicado en otros sitios.

Pero, sobre todo, la gente empieza a convencerse de que en la vida no se puede decidir solo en virtud de que algo le parezca realista o no a unos pocos sino en función de imperativos éticos que, como en este caso, llevan a reclamar justicia, libertad, bienestar o responsabilidad para todos los seres humanos por igual. El apoyo a Syriza o Podemos está aumentando tanto porque cada vez hay más gente deseosa de realizar una apuesta ética diferente porque ya está cansada de que todo vaya a los de arriba, de que se pueda robar sin límite a los de abajo, de que se destruya la naturaleza sin descanso o de que no se pida cuentas a quienes nos han llevado a la ruina. Y lo que no parece que sepan quienes dicen que las propuestas de Syriza o Podemos son irrealizables es que la fuerza con más capacidad transformadora del universo es la convicción moral y el impulso ético de los seres humanos. Es verdad que Syriza o Podemos no tienen el monopolio ni de esa convicción ni de ese impulso, y que no podrán conseguir todo lo que se proponen por sí solas, pero empiezan a disponer del suficiente como para salir adelante e incluso para transmitirlo a otras fuerzas políticas y sociales, tal y como se está demostrando día a día.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus