Por qué el Planeta teme a Trump

Donald Trump tomará posesión de su cargo como presidente de EEUU hoy mismo. Si bien es cierto que la Administración Obama ha hecho poco por el cuidado con el medio ambiente, una de las numerosas amenazas que acompañan a Trump es precisamente ésta. Greenpeace ha recopilado algunas de las declaraciones del magnate y sus adláteres que respaldan estos temores:

  • “El cambio climático es un invento de China para perjudicar a EEUU”. Donald Trump, que también sostiene que “aún hay que investigar mucho en ese campo” y que “EEUU no debería malgastar dinero en el cambio climático”.
  • “Haré recortes en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) porque es ridícula, cada día sacan nuevas normas. El medio ambiente está bien, lo que no puedes destruir es el negocio”. ¿Y a quién a nombrado máximo responsable de la EPA? A Scott Pruitt, negacionista y aliado de la industria de los combustibles fósiles.
  • “El Plan de Energía Limpia es un intento ilegal de cerrar las centrales de carbón y con el tiempo otras fuentes de electricidad a partir de combustibles fósiles”. Dicho por Pruitt en 2015 ante a la EPA, cuando ésta anunció un plan federal para potenciar las energías renovables.
  • “Tengo que hacer lo que es mejor para los accionistas”. Afirmación del que será nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, que ha sido presidente de la petrolera Exxon.
  • “Mi filosofía es hacer dinero, y si para ello tengo que perforar, eso es lo que voy a hacer”. Afirmación de Tillerson que, quizás, comience por ‘perforar’ el acuerdo entre Estados Unidos y Canadá que suspende las prospecciones petrolíferas en en el Ártico de estos dos países.

Y mientras uno se queda ojiplático con este tipo de afirmaciones, podemos seguir apoyándonos en documentos de Greenpeace para saber cómo nosotros mismos contribuimos al incremento de la contaminación. En su reciente informe Clicking Clean: ¿Quién gana la carrera para crear un Internet verde? 2017, la organización ecologista revela cuánto contaminan algunas de las compañías tecnológicas cuyos servicios consumimos masivamente.

La buena noticia es que compañías como Facebook o Google han avanzado mucho en el uso de las energías 100% renovables. De hecho, el popular buscador ya anunciaba el pasado mes de diciembre que este año rozará el 100% de consumo de energias limpias. Google hace gala de ser “el mayor comprador corporativo mundial de energía renovables”, con una demanda de 2,6 gigawatios de electricidad de fuentes eólica y solar.

Al otro lado de la moneda se encuentra Netflix, que pasa por ser una de las compañías con la mayor huella de datos (mayor tráfico de internet), lo que requiere del apoyo de grandes centros de proceso de datos. No es lo único en lo que ocupa puestos de cabeza: tal y como revela el informe de Greenpeace, la plataforma de streaming de vídeos también lidera la opacidad.

A diferencia de otras grandes tecnológicas como Apple, Facebook o Google, Netflix no ofrece de manera regular información sobre su consumo de energía, emisiones de gases de efecto invernadero o el mix energético que soporta sus operaciones. Esto provoca que, a pesar de que hace ya dos años que anunció su intención de volverse ‘más verde’, Greenpeace se teme que la plataforma de vídeos apuesta más por pagar las sanciones por superar sus emisiones de carbono o por comprar los certificados de energías renovables transmisibles, sin que ello implique detrás exista realmente generación de energía limpia.

Como en el resto de asuntos, siempre que existe opacidad ha motivos para pensar mal. En su mano, la de Netflix, está poner freno a estos temores.