Opinion · kⒶosTICa

El fracaso de #deletefacebook

Tras los escándalos vividos durante los últimos meses en torno a Facebook y el modo en que se comercian con los datos personales, toca rendir cuentas sobre nuestra propia coherencia. ¿Qué efectos ha tenido toda esa indignación tras conocer escándalos como el de Cambridge Analytica? De cara a Facebook, poca cosa.

Esta misma semana, Facebook ha anunciado a bombo y platillo que ahora está usando la red social más gente que nunca. Los escándalos no pasan factura. Si miramos a las estadísticas con fecha 31 de marzo, el número de personas que entran en Facebook, al menos, una vez al mes, supera los 2.200 millones de personas, lo que supone un crecimiento respecto al mismo periodo del año anterior del 13%.

A la luz de estas cifras, los efectos de la campaña #deletefacebook (#borrafacebook) en redes sociales no ha tenido ningún efecto; más bien al contrario, porque en el último trimestre la cantidad de usuarios activos mensuales ha aumentado en 70 millones.

Asimismo, observando las estadísticas de personas que acceden a esta red diariamente, también comprobamos que ha subido en un 13% o, lo que es lo mismo, un total de 1.450 millones de usuarios.

La cosa no queda ahí… en Norte América dónde el fundador Mark Zuckerberg tuvo que comparecer incluso ante el Senado, las cifras también se ha disparado. EEUU y Canadá han visto cómo durante los tres últimos meses han visto crecer en un millón de usuarios Facebook. ¿Saben qué es lo más curioso? Que el escándalo ha roto, precisamente, la tendencia del trimestre anterior -previo a la polémica de fuga de datos-, cuando por primera vez los usuarios estadounidenses habían caído.

El único dato coherente con la desconfianza que ha vuelto a generar Facebook con sus ‘problemillas’ de respeto a la privacidad es el número de horas que pasan las personas usuarias conectadas: concretamente, 50 millones de horas menos.

Por lo demás, seguimos haciendo de oro a Zuckerberg : el último trimestre la facturación superó las expectativas de los analistas con 11.970 millones de dólares (incremento del 49%) y un beneficio neto de 4.990 millones de dólares (subida del 63%).