Opinion · La oveja Negra

Muerte con pingüino: deliciosa, surreal y negra

Los policías no podían creer lo que estaban viendo: Un hombre tetrapléjico circulaba por la autovía que comunica Ferrol con Vilalba conduciendo una silla-camilla motorizada con la boca. Cuando lo interceptaron, el hombre les explicó que se había equivocado en un acceso y que había acabado en la vía rápida. En realidad se dirigía a tomar unas copas en un puticlub cercano. Tenía el 95% del cuerpo paralizado.

España es un país surrealista. Siempre lo hemos sido y me temo que no vamos a dejar de serlo. Si no me creen, echen un vistazo a estos titulares de prensa: “Un pedo fue el detonante de un tiroteo en Torrent con cuatro heridos”, “Encuentran un mariachi ebrio en el pasillo de su casa”, “El presidente de la CEOE considera que la incorporación de la mujer al mercado laboral es un problema”, “Mariló Montero se denuncia a sí misma por no llevar casco en una motocicleta”.

Por eso creo que estamos más capacitados para disfrutar de “Muerte con Pingüino”, la deliciosa novela de Andrei Kurkov editada por Blakie books. Viktor es un escritor fracasado. No tiene trabajo, su novia lo ha abandonado y no tiene amigos. Bueno, sí tiene uno. Misha, un pingüino al que ha adoptado del zoológico de Kiev porque ya no podían alimentarlo. De pronto su vida cambia por completo. Un importante diario le encarga escribir esquelas de gente prominente que aún no ha fallecido para tenerlas archivadas hasta que llegue el momento de ser publicadas. Es un trabajo cómodo y bien pagado. Pero las cosas no son tan sencillas como parecen. Viktor se da cuenta de que los protagonistas de sus esquelas comienzan a morir sistemáticamente.

Muerte con Pingüino” es una de esas obras que destilan personalidad. Aterradora y divertida. Tierna y dura. Nos emociona y nos hace reflexionar. En ella se nos muestra la locura de la Ucrania postsoviética, los grupos de poder, la violencia, los servicios secretos controlando la vida de la gente, los medios de comunicación como parte del entramado. El caos que hace que todo se vuelva surreal.  Una obra que nos habla de la soledad, de lo pequeños que somos frente al poder del Estado. Una exquisitez con forma de libro que nos acaricia por dentro. Un delicado plato de caviar entre montañas de sándwiches de máquina. Una novela única, difícil de calificar. Una rara avis, como un pingüino.