La tragedia y la farsa

Con toda evidencia la entronización de Donald Trump como 45 Presidente de los Estados Unidos no es idéntica a la elección de Hitler el 6 de noviembre de 1932, pero si como dice Hegel todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen dos veces, más  que nunca pueden compararse tales personajes.

El triunfo de Trump se explica por la atracción que produce en sectores populares un hombre que no procede de las familias políticas conocidas y que recién llegado a las confrontaciones electorales, se erige en líder. Ciertamente la diferencia con Hitler -que sus votantes no parecen haber tenido en cuenta- es que Trump es uno de los hombres más ricos de EEUU. Pero se muestra como aquel, sin tener en cuenta los convencionalismos políticos y sociales y se atreve a poner en cuestión tanto el sistema parlamentario como los resultados electorales, cuando no le sean favorables. Con modos groseros y soeces echa en cara a los políticos su falta de coraje, su connivencia con los poderes económicos de los que sacan beneficios, asegura que sus propósitos son limpiar el país de corrupción, de extranjeros, de  terroristas, de la debilidad moral que ha llevado a que tanto el crimen como las prácticas mafiosas se hayan enseñoreado de la sociedad. El mismo discurso de Mussolini, de Hitler, de José Antonio Primo de Rivera. El discurso del fascismo que deslumbra a los pobres maltratados por la explotación del capital.

Esa atracción que fascina a las clases trabajadoras, siempre golpeadas por las periódicas crisis del capitalismo, a las que los partidos que administran el capital prometen bienestar y solo las condenan a la pobreza y el desprecio. Por otro lado las promesas del salvador de la patria no son diferentes de las de los partidos burgueses: más trabajo para los parados, más inversión en la producción industrial, más bienestar social, pero el pueblo ya  conoce en lo que quedan las promesas de la burguesía, y como saben que miente es consolador creer en un nuevo redentor.

Además, lo que más atrae y consuela a las rencorosas almas de los trabajadores explotados es que se identifique y señale al enemigo. Un enemigo conocido y accesible porque puede ser su vecino o su compañero de trabajo: el extranjero, el excluido, el negro, el latino. En el caso de Hitler fueron principalmente los judíos, pero su delirio racista también excluía a las razas de color y a los extranjeros. Como Trump contra los inmigrantes. El odio y la exclusión incluye también a los diferentes: mujeres, homosexuales, transexuales.

Este nuevo Presidente de EEUU no ha ganado las elecciones por mayoría de votos, ya que Hillary Clinton obtuvo casi cuatro millones más. Ha sido la extraña ley electoral estadounidense la que le ha otorgado la presidencia, como sucedió con la de George W. Bush, con pucherazo incluido en Florida. Al fin y al cabo el capital siempre prefiere a un filonazi que a un progresista, como se identificaba a Al Gore y sus tímidos propósitos de proteger el medio ambiente.

Tampoco la oligarquía estadounidense está contenta con Trump. No le gustan los excesos desafiantes del presidente. Por eso le critican. Querría que Hillary le hubiera administrado el capital y la industria armamentística sin exabruptos ni excesos. Pero han permitido que lo entronizaran. Como en Alemania el 6 de noviembre de 1932, en que la burguesía aceptó, incómoda y desconfiada, que el canciller Hindenburg designara presidente del gobierno a Adolf Hitler, a pesar de no haber obtenido más que el 31% de los votos. El Partido Nacional Socialista tenía 196 escaños, el Partido socialdemócrata  121 y el Partido Comunista 100. Lo que hubiera significado que la izquierda hubiese podido gobernar si se hubiesen aliado. Pero la socialdemocracia siempre se escora a la derecha ante la amenaza del comunismo. Como ha sucedido ahora en EEUU.

Bernard (Bernie) Sanders que se postuló como candidato frente a Hillary llegó al atrevimiento de presentarse con un moderado programa de beneficios a las clases trabajadoras.  Había sido miembro de la Liga Socialista de la Juventud (YPSL por sus siglas en inglés), activista y organizador de protestas como parte del Movimiento por los Derechos Civiles para el Congreso de Igualdad Racial y el Comité Coordinador Estudiantil No Violento. En 1963, participó en la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad donde Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso “Yo tengo un sueño“. Calificado de socialista, por su militancia juvenil en el Partido Socialista y su larga militancia contra la política de los gobiernos estadounidenses,  se convirtió en el enemigo a batir por el Partido Demócrata. Y tan bien lo hicieron que Hillary ganó la competición…y perdió la Presidencia.

En definitiva, en estas elecciones se dirimía la eterna confrontación: o fascismo o socialismo, y la burguesía prefirió el fascismo, y así se lo brindó al pueblo. Ciertamente el Partido Demócrata no creía que Trump fuera a ganar, como tampoco el canciller Von Papen, Hindenburg y el Partido Nacional del Pueblo Alemán (DNVP), un partido político alemán de ideología conservadora nacionalista, creían que ganara Hitler. Pero es que el Partido Comunista alemán había obtenido 750.000 votos más y subido 11 escaños, y ese sí era el verdadero enemigo a batir. Con las evidentes diferencias, también lo era Sanders cuyo éxito en las primarias comenzó a ser muy molesto para el Partido Demócrata. Y así se eligió a Trump.

No es una excentricidad de las feministas que al día siguiente de la jura del cargo de la Presidencia muchos miles mujeres, en 70 ciudades de EEUU y en muy diversos países del mundo, desde Australia a España, se manifiesten indignadas por tener de Presidente a un personaje como Trump. En este caso las feministas -como lo fue en 1936 el pueblo español, y las Brigadas Internacionales que acudieron a luchar a España contra el fascismo- han percibido claramente la amenaza que para sus derechos y  libertades supone la presidencia de Trump.

El entusiasmo que muestran sectores de la izquierda respecto al “pacifismo” de Trump y a su negativa a ratificar los Tratados comerciales es un enorme despropósito. Este Presidente defiende el nacionalismo de la misma manera que lo hicieron Hitler y Mussolini y Franco: los llamamientos al amor a la patria, a reclamar el país solo para sus nacionales, corresponden a la exaltación típica de la prepotencia, la historia y el orgullo que son característicos de la derecha más reaccionaria.

Esa postura que ahora defienden incluso los comunistas suponiendo que la OTAN será debilitada por la negativa de Trump a apoyarla, es de una ingenuidad infantil. Trump amenaza con retirar los fondos que suministra EEUU, pero nadie puede creer que con ello desaparecerá la OTAN. Lo que sucederá es que los europeos tendremos que pagar más. Y como eso supone acrecentar la desconfianza de la UE en la protección de su aliado, los dirigentes europeos ya se preparan para crear un Ejército propio, que hace tiempo que reclaman los otros salvadores de las esencias europeas. En definitiva, para España – como para los demás países- significará que pagaremos tres ejércitos: el de la OTAN, el de UE y el español.

Las invectivas y amenazas con que Trump asegura que acabará con el terrorismo en el mundo –nada menos- supondrá la mayor inversión en armamento y la proliferación de invasiones de países en los que anidan las facciones terroristas. Y no se ha abstenido de admitir que está de acuerdo con aumentar el armamento nuclear. Como tampoco va a cerrar la infame prisión de Guantánamo. Con una defensa a ultranza de Israel y su política sionista, que ha comenzado aceptando que la capital del país se sitúe en Jerusalén, hasta ahora rechazada por toda la comunidad internacional.

El plan de construir un muro frente a México, exigiéndole  que lo pague, y que si no se aviene a ello subirá los aranceles, puede arruinarlo, ya que exporta el 80% de su producción a EEUU. A todo ello hay que sumar el desprecio que Trump  ha mostrado por la protección del medio ambiente, aumentando la producción de carbón, y cómo se propone incumplir el Tratado de París o retirarse de él; la anulación –que ya ha firmado- del modesto sistema de atención médica que Obama consiguió aprobar, y los insultos y las amenazas contra los homosexuales, las mujeres y los inmigrantes, que pueden ver restringido el derecho al aborto, anulado el matrimonio y expulsados del país.

Suponer que Trump se va a erigir en defensor de los trabajadores es delirar. Todo su gobierno y sus ayudantes pertenecen a la oligarquía más poderosa y rica de EEUU. Sus diecisiete ministros poseen la riqueza de varios millones de estadounidenses. Y defenderlo porque dedica elogios a Putin, es bobalicón. No solo porque Putin es un sátrapa de todos conocido, que colaboró a destruir la Unión Soviética, sino porque debemos recordar que el 23 de agosto de 1939, 9 días antes de comenzar la II Guerra Mundial, Stalin firmó con Hitler el Tratado de No Agresión –llamado Pacto Ribbentrop-Molotov- cuando comprobó que las democracias occidentales, con el Reino Unido a la cabeza, entregaban a Alemania los Sudetes checoeslovacos, deseosos de contentar al dictador en vez de aliarse con la Unión Soviética. De estas alianzas coyunturales entre enemigos irreconciliables nunca se pueden sacar certezas indiscutibles.

El proyecto trumpiano es tan demoledor que apenas cabe espacio para alguna esperanza. Excepto la lúcida descripción de Marx cuando parafraseando a Hegel dijo que la Historia siempre se repite dos veces: la primera como tragedia y la segunda como farsa.

Esperemos que el gobierno de Trump sea la farsa del de Hitler.