¿Podemos se rompe?

24 oct 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

“¿Quién lleva cuatro pesetas y un chorizo’n la maleta
y apuntá en una libreta la estación de Duserdó?”
(Año 1977. Canción La Moralla, Carlos Cano.)

Voy a responder rápido la pregunta del título, como unas veinte veces (y las que hagan falta) a la prensa esta semana, vaya que haya alguno que me celebre la duda antes de tiempo: no, Podemos no se rompe.

El otro día volvía de Bruselas para Cádiz pasando por Düsseldorf, qué vuelta más rara verdad, pues es que desde Alemania vuelan cada día un buen número de aviones llenos de jubilados y jubiladas alemanas que vienen a Conil por el mismo precio por el que va un conileño a trabajar a Algeciras un lunes cualquiera. Pues bien, aeropuerto de Düsseldorf, iba yo andando pensando en la asamblea de Podemos, los documentos, los debates y acabé en una tienda, no porque fuera a comprar, sino porque ahora te hacen sortear stands de  perfumes, botellas de whisky y cartones de tabaco para llegar a la puerta de embarque. Los empleados se apostan a los lados del camino forzoso y te ofrecen olores, sabores y esencias con su mejor sonrisa asalariada. Uno de ellos era Ignacio, del barrio del Mentidero de Cádiz, no nos conocíamos, bueno yo no lo conocía, pero él me reconoció (no suele ocurrirme a menudo no me malinterpreten). Como con un poco de vergüenza y a media voz me dijo “Podemos”, cuando me acerqué a saludar, Ignacio se echó a llorar contándome que era de Cádiz y que le habíamos hecho tener ilusión y que muchas gracias. El resto de camino hasta la cola de los jubilados que hice con los ojos muy abiertos ya no fue para pensar en el proceso interno de Podemos.

Podemos se ha convertido en la esperanza de mucha gente, no en una esperanza, sino en LA esperanza, la que nos queda a nuestra generación, la que podremos contar a nuestros nietos como una hazaña, como un fracaso o como una traición.  La Asamblea Ciudadana de Vista Alegre fue un acontecimiento enmarcado en un proceso democrático histórico. Energía, potencia, diversidad y, cómo no, también tensiones. Si no hubiera tensión seríamos unos irresponsables o estaríamos muertos. Y las tensiones están al aire porque hemos decidido que este proceso tenga lugar sin reservados, sin despachos (todavía casi no tenemos), sin paredes ni techos. Venimos de las plazas: no sabemos ni queremos hacer las cosas de otra manera.

Las tensiones vienen de un debate razonable y oportuno. ¿Cómo podemos ganar? Y a continuación dos respuestas recurrentes: ganamos con un partido fuertemente centralizado o ganamos con una red de círculos y asambleas bien estructurada, ganamos con líderes (machos o hembras) o ganamos con multitudes, ganamos con burocracia o con desbordamiento. Ese es el debate expresado, ya lo saben ustedes que es inevitable, en términos subjetivos desde la perspectiva de una servidora que ha decidido apoyar una de las propuestas en liza: Sumando Podemos. Es, insisto, más allá de mis preferencias, un debate razonable.

Pero aparte de lecturas interesadas como la mía (un interés puramente político que en estos tiempos de tarjetas black hay que aclararlo todo) el mensaje más repetido por la gente y por las bases de Podemos, el más aplaudido, es el mensaje de la unidad. No os peleéis, me dice mi madre por teléfono, y allá voy yo a intentar contarle que el debate es razonable y que el poder se toma desde abajo porque si se toma desde arriba igual en unos años nos recuerdan que hubo un día en el que nos dejamos los ideales en la puerta de un Congreso. Pero ella sigue, bueno vale, pero no os peleéis que lo estáis haciendo muy bien. Y ese fue a mi modo de ver el espíritu de Vista Alegre: luchando juntas y juntando luchas podemos y Podemos. Ese y no otro fue el mensaje, el emplazamiento de la gente que no deja de cobrar fuerza en las redes sociales y en las conversaciones informales que siguieron: no queremos vencedores ni vencidos. Necesitamos a todo el mundo para ser mejores. No podemos ser tan irresponsables como para salir divididos y debilitados de este proceso.

La confluencia, la unidad, la inclusividad y la pluralidad son las bases de la democracia. Y también, o precisamente por eso mismo, las señas de identidad de Podemos desde sus inicios. Queremos para Podemos lo que Podemos quiere para el resto de la sociedad: un cambio real que incluya, respete y valore la diversidad de la mayoría que sufre la crisis y sigue viajando a Düsseldorf como hace cuarenta años con una dirección extraña en un papel. Si nos limitamos a ser una “máquina de guerra electoral”, quizás ganemos las elecciones, pero puede, y sólo puede, que empecemos a perderlas al día siguiente.

Necesitamos echar raíces para poder asaltar los cielos desde bases sólidas con las que aguantar los obstáculos en el camino que nos encontraremos. De lo contrario o nos vencen o nos convencen. Hay que ganar en lo electoral, pero también y sobre todo en lo social, en lo político en sentido amplio. Tenemos que ganar en los conflictos laborales, parar desahucios, defender cada colegio y cada centro de salud, tenemos que reapropiarnos de lo que nos han robado, y para eso no bastan unos resultados electorales, hacen falta brazos y piernas. Además, en las guerras no sólo hay vencedores y vencidos. También hay daños colaterales y, al final, todo el mundo sale debilitado. Algunos de los gestos de hostilidad internos que estamos viendo estos días no casan con el ADN de Podemos ni con los valores que honestamente defendemos hacia fuera. Además desaniman a mucha gente. Hago desde aquí un llamamiento a la responsabilidad. El enemigo está en frente, arriba, ahí afuera, no dentro.

Gane quien gane, tenemos que ganar todos y todas. Porque ganar nunca puede ser sinónimo de ganar a los nuestros. Ganar es cambiar la vida.  No queremos mayorías que excluyan a las minorías, que acumulen demasiado poder, que se escindan de sus bases, que aparten los pies del suelo para marcharse a asaltar el cielo. No podemos parecernos a los partidos de la casta ni en los andares. Queremos círculos fuertes y soberanos. Queremos asambleas compatibles con la vida porque ninguna compleja herramienta de participación on line, por utilísima que sea, sustituye a la palabra que se dice, a la cara que se ve, a la sonrisa que se contagia, a las lágrimas y la rabia con la que se pelea cada día. No se paran los desahucios por Internet. Queremos participación que no se limite a opinar, sino también, y sobre todo, a formular las preguntas y a contestarlas colectivamente, a controlar de abajo arriba. Queremos una dirección que mande obedeciendo, que camine preguntando, que porte la voz de la gente. Queremos pluralidad hacia dentro y también hacia fuera, porque necesitamos a todo el mundo para construir Podemos. Porque, en última instancia, nuestro objetivo no es Podemos ni ganar las elecciones, sino cambiar el país y recuperar la democracia aquí y ahora. Así seremos eficaces. La responsabilidad es enorme. La tarea es urgente, por Ignacio el de Düsseldorf, por sus hijos y sus nietas. El momento es ahora. Y como todas y todos lo sabemos, Podemos no se rompe ni de broma.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus