Hoy no es 8 de marzo

18 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía y Lorena Garrón, militante de Anticapitalistas

Hoy venimos a hablar de nosotras. No de nosotras Teresa y Lorena, sino de nosotras, las mujeres. Nosotras que con nuestro trabajo, la mayoría de veces invisible y mal pagado, sostenemos el mundo. Nosotras que limpiamos coles, casapuertas y zaguanes, que recogemos alcachofas y vamos al verdeo, las que atendemos a personas enfermas, las que educamos a niños y niñas y cuidamos a mayores.

Hoy no es 8 de marzo. Hoy las instituciones no se ven obligadas a tenernos en cuenta. No hay felicitaciones, ni claveles, ni rosas, ni placas, ni medallas. No hay paseos violeta del feminismo de un día al año en los coches oficiales. No hay miles de post en Facebook diciendo lo maravillosas que somos, ni nos ‘dejan’ formar parte de la historia. Hoy es un día normal y esa normalidad nos está matando.

Pero a nosotras no nos importa que no sea 8 de marzo. Hoy queremos rendir homenaje a todas aquellas mujeres trabajadoras que apenas sí son dueñas de sus vidas. A esas abuelas que sostienen una familia entera con su humilde pensión a base de ollas de puchero y potaje. A esas amas de casa que van de súper en súper viendo dónde se pueden ahorrar un céntimo para poder llegar a fin de mes. A esas mujeres que han puesto sus cuerpos como escudo intentando salvar su casa después de sentirse desamparadas por los bancos. A esas estudiantes que tienen que hacer malabares para estudiar y trabajar a la vez. A esas camareras que, además de trabajar 10 y 12 horas diarias, tienen que aguantar a clientes babosos que las tratan como trozos de carne. Trozos de carne currantes.

Pero nuestros homenajes no son de boquilla. Nuestro compromiso con el feminismo, con la lucha de las mujeres no está vacío. Y no lo está porque venimos de ahí. Porque nos hemos curtido con ellas, en los tajos y en las calles. Porque cuando las monitoras de educación especial, las trabajadoras del 061, las del 112, las intérpretes de lengua de signos, las limpiadoras de las facultades y centros de Salud, las madres de las niñas y niños que necesitan Atención Temprana, las jornaleras que componen el 60% de las cartillas agrarias, las panaderas del Horno de San Buenaventura y muchas más compañeras se pusieron en huelga o se movilizaron, nosotras estuvimos cerquita aprendiendo de ellas, uniéndonos a la defensa de sus derechos, peleando con ellas, intentando que se escuchara su voz en los medios, pero también en las instituciones.

Nuestro homenaje no es hablar de las mujeres sólo un día al año y como si fuera una simple efeméride. Nuestro homenaje es exigir al Gobierno andaluz que no recorte en dependencia, que desprivatice y dignifique servicios externalizados, que no despida a trabajadoras. Pero también exigir a los gobiernos municipales (muchos del mismo signo político que el andaluz) que pongan en marcha planes de trabajo con perspectiva de género, que se abran Puntos de Información de la Mujer, que dejen de vernos sólo como madres y esposas.

Tenemos propuestas y las hemos puesto encima de la mesa. Pero es evidente que al PSOE le falta voluntad para solucionar los problemas de las andaluzas. No hay alternativas laborales, ni reducciones de jornada, ni propuestas eficaces contra las violencias machistas, ni un plan de educación para aprender desde pequeñas a respetarnos, ni remunicipalización de servicios, ni reforma agraria… Pero no duden de que vamos a estar ahí, dentro y fuera de las instituciones, junto a miles de mujeres, reivindicando nuestros derechos todos los días. Los que legítimamente nos pertenecen. Los que se nos han querido negar como mujeres y como trabajadoras. Los que nos hemos ganado a pulso. Esos derechos que los gobiernos del PP y del PSOE nos han arrebatado a base de políticas de recorte y precariedad.

Hace unos días, recibimos la fantástica noticia de que las intérpretes de lengua de signos de Canal Sur habían ganado su lucha. Después de muchos meses organizándose y  saliendo a la calle, de casi 200 días de huelga, por fin habían conseguido volver a trabajar en sus puestos de trabajo en mejores condiciones, en condiciones razonables dentro de lo que cabe. Y para nosotras son un ejemplo. Y no han sido las únicas que han conseguido victorias en los últimos tiempos.

Sabemos que con la organización, con la lucha, se ganan batallas. Algunas serán pequeñas, otras más grandes. Algunas serán locales, otras estatales. Algunas serán por reivindicaciones puntuales, otras por derechos más generales. Pero no podemos olvidar que nos hacen falta todas las manos y todas las voces. Y nuestra forma de organizarnos será diversa. Desde esas vecinas que se sientan en las puertas de sus casas a contarse los problemas y a procurarse ayuda mutua hasta huelgas indefinidas en las empresas. Desde las asociaciones feministas y de mujeres hasta los círculos. Pero teniendo presente que tenemos por delante una gran labor de concienciación, de pedagogía, de hacer entender a hombres y mujeres que hay un sistema, y unas personas que lo ponen en pie, que está pisoteando con especial saña a la mitad de la población. Pero no sólo nos basta concienciar sino que hay que plantarle cara a ese sistema, a esas instituciones que quieren que las cosas sigan tal como están o incluso recortar más esos derechos que nos pertenecen. Y los compañeros tendrán que ceder espacio y dejar que nosotras también ocupemos nuestro lugar.

Serán la organización y las luchas colectivas la que nos hagan romper nuestras cadenas y cambiar esta tierra nuestra que nos pertenece, porque en ella trabajamos, porque en ella podemos ver reflejados todos nuestros rostros, porque en ella vivimos. Andalucía, un día, estará libre de desigualdades y eso será fruto de la victoria que consigamos entre todas y todos.

Por eso, el 8 de marzo salimos a la calle. Por eso, el 9, el 10, en abril y en noviembre, seguiremos estando con las mujeres que luchan, con las mujeres trabajadoras. Y por eso, nuestra apuesta es por un cambio de verdad, un cambio donde el cuidado de las personas y del planeta estén en el centro, y no la lógica infinita de la acumulación de capital, un cambio donde nosotras también estemos incluidas, donde también seamos las protagonistas porque en el arte de cuidar somos expertas históricas.


comments powered by Disqus