Opinion · Malas hierbas

Día de la tierra: 10 propuestas para frenar el deterioro ecológico de España

La península ibérica alberga una gran riqueza ecológica. Habitamos un espacio privilegiado en Europa desde el punto de vista ambiental. Esta riqueza, sin embargo, se deteriora a gran velocidad, siempre a causa de una actividad humana que se desarrolla sin tener en cuenta su impacto sobre el entorno. La variedad y diversidad de los ecosistemas ibéricos nos dotan de una riqueza natural que puede medirse incluso en términos económicos. Una riqueza que dilapidamos de forma inconsciente e irresponsable. Por eso hoy, Día de la Tierra, merece la pena detenerse a analizar qué podemos hacer de forma efectiva para detener el deterioro ecológico de España. Aquí van diez ideas concretas que nos pueden sacar de la actual pasividad política en materia ambiental, y ponernos en la senda de la sostenibilidad:

Una ley de cambio climático ambiciosa: es inconcebible que a estas alturas todavía nuestro país no disponga de una ley para reducir las emisiones que causan el cambio climático. A estas alturas, sabiendo que nuestras fuentes energéticas autóctonas potencialmente más importantes son el sol y el viento, el Gobierno sigue mirando para otro lado en materia de transición energética, y buscando fórmulas para mantener el contaminante sistema energético actual. Es imprescindible que en esta misma legislatura tengamos una ley de cambio climático ambiciosa y transversal.

Proteger la biodiversidad de las especies exóticas invasoras: las especies exóticas invasoras se han convertido en una enorme amenaza para la biodiversidad. Todavía estamos a tiempo de frenar el disparate organizado por el Partido Popular, y apoyado por Ciudadanos, PNV y PdCat, que pretende modificar la Ley de Biodiversidad para satisfacer los intereses económicos a corto plazo de ciertos sectores, permitiendo la introducción de especies invasoras en el medio natural. Esta modificación legislativa debería paralizarse en seco si de verdad queremos proteger nuestra tierra.

Eliminar los plásticos de un solo uso: bolsas, vasos, cucharas, pajitas…son los materiales que aparecen siempre en las playas. Los plásticos contaminan los océanos y debe racionalizarse su uso. Si queremos ser efectivos, hay que adoptar medidas legislativas drásticas que eliminen los innecesarios objetos de usar y tirar, así como reducir drásticamente los envases plásticos, que se han extendido tanto que ya es posible ver una mandarina pelada y envasada.

Electrificar el transporte en las ciudades: la contaminación urbana es uno de los grandes problemas ambientales y de salud en el mundo de hoy. Los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente son contundentes y hablan de que la contaminación causa la muerte prematura de medio millón de europeos al año. La causa más importante en las ciudades es el tráfico de vehículos, y por tanto deben afrontarse estrategias que pasen por la electrificación del transporte.

Política de aguas basada en la racionalización del consumo agrícola: en España el 80% del agua se consume en agricultura. Debido al cambio climático la disponibilidad de agua cada vez es menor, y sin embargo el regadío se expande sin control. Es necesario poner freno a este aumento del consumo de agua para regadíos, o entraremos en una situación de crisis crónica del agua. La solución no son los trasvases, ojo, sino una racionalización del uso de agua especialmente en el sector agrario.

Una política de residuos basada en la prevención, la reutilización y el reciclaje: la política de residuos en España está estancada. Estamos muy lejos de alcanzar las cifras de reciclado que promueve la Unión Europea, y cada vez es más difícil gestionar el problema. Las plantas de residuos arden sin control, y es necesaria una nueva política que introduzca estrategias diferentes a las utilizadas hasta ahora. Para ello proponemos mayor énfasis en la prevención, y el impulso a nuevos sistemas de recuperación como el SDDR que ha demostrado su eficacia allí donde se ha implantado.

Protección total del litoral: las costas son nuestra mayor riqueza, sin embargo los últimos rincones sin urbanizar siguen siendo objeto de proyectos urbanísticos. A estas alturas y con la mayor parte de nuestra costa edificada, los últimos lugares sin urbanizar deberían ser estrictamente protegidos. Tampoco podemos ignorar que es urgente una estrategia para hacer frente a la subida del nivel del mar que afectará a nuestro litoral.

Gestionar los espacios naturales, proteger las especies salvajes: es cierto que tenemos una amplia red de espacios protegidos, pero muchos de ellos no tienen ni planes de ordenación ni recursos para garantizar su protección. Proteger sobre el papel no es suficiente, sino que es imprescindible dotar a los espacios de planes y de personal capaz de garantizarla. Además, algunas especies emblemáticas como el lobo ibérico continúan sin tener protección en España.

Promover la agricultura ecológica y la ganadería extensiva: un mundo rural vivo es imprescindible para nuestro país. Los actuales proyectos de la industria agroganadera, como las macrogranjas porcinas o vacunas no son una solución, ni traerán un futuro sostenible al mundo rural. Al contrario, su impacto sobre las pequeñas explotaciones y sobre la ganadería extensiva es demoledor. Por eso es necesaria una apuesta clara en España por aquellas prácticas que hacen de nuestro sector primario líder en agricultura ecológica en Europa e impulsar también el consumo de estos productos.

Una educación ecologista: el origen de la falta de conciencia ambiental en España está en la educación o, mejor dicho, en la falta de educación ambiental. Por ello es imprescindible que el ecologismo pase a formar parte de una manera mucho más importante que en la actualidad del currículo educativo y por tanto de nuestras vidas.

Todavía podemos aumentar la lista con muchas más ideas para hacer de nuestro país un lugar mejor para vivir, pero si estas diez ideas se pusieran en práctica habríamos dado un enorme paso adelante.