Fuego amigo

Blog de Manolo Saco

¿Tenemos un rey golpista?

22 Mar 2007
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ya tenemos “leit motiv” para unos días. Tatachaaaaaan! Al asunto De Juana Chaos ya le ha llegado el relevo en el imaginario de la oposición del PP: el fiscal de la Audiencia Nacional Fernando Burgos retiró a última hora de la tarde de ayer la acusación contra el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi en la que se le pedían 15 meses de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo. Como no hay acusación particular de ningún tipo (¡Alcaraz, te estás durmiendo!) el tribunal no tendrá más remedio que absolverle. Y todo ello después de unos prolegómenos de película, con atascos en la nieve inventados por parte del reo cómodamente sentado en un sofá de su casa, orden de detención urgente, y traída a Madrid en avión.

Atención pues al argumentario de la derecha para los próximos días:
– ¡Qué bonito! Quería que lo trajesen en avión para no pasar frío en las carreteras nevadas.
– El fiscal ha obedecido, una vez más, las órdenes del gobierno.
– Y todo para conseguir el tan ansiado comunicado de Batasuna en el que debería acatar la Constitución y repudiar la violencia terrorista.
– Ergo, de nuevo, Zapatero se ha rendido al chantaje de los terroristas.
– Ergo, convocamos otra manifestación para el sábado sabadete, que ya vuelve otra vez el buen tiempo.

Y así un día tras otro, cansinamente, llevando sobre sus hombros los pesados destinos de España (¡Paña!).
—————————————————————-
Meditación para hoy: Miguel Sanz, el presidente de la Comunidad Foral de Navarra, dio un paso más en la campaña de apropiación indebida de los símbolos de todos los españoles. Ya metidos en gastos, esta vez le toca al rey. Ya no le resulta suficiente convocar una manifestación para impedir un peligro inexistente, como el invento de que Navarra es una moneda de cambio en un futuro tratado de paz con ETA, porque esto de mentir es una droga dura en la que cada vez necesitas más dosis para mantenerte en pie. Y la droga dura ahora es la Corona, que, como dice Sanz, “está plenamente comprometida con el régimen foral de Navarra y en ningún caso acepta ni aceptaría ninguna veleidad que lo pueda poner en duda”. Es decir que, según él, si los españoles decidiésemos democráticamente asignar Navarra al País Vasco (es un supositorio o un suponer), ¡el rey actuaría de golpista!