Fuego amigo

Blog de Manolo Saco

Periódicos con burundanga

26 Sep 2006
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Se llama burundanga, y es la droga de los violadores y delincuentes que emplean la violencia para cometer sus delitos. Una sustancia que se relaciona con la escopolamina, utilizada, al parecer, por los nazis como droga de la verdad en los interrogatorios, y por los rusos de las películas de la guerra fría (¡qué tiempos aquellos en que las guerras eran frías!). Dice la policía que los delincuentes la usan ahora mezclándola en las bebidas de sus presas o haciéndola inhalar mediante un papel impregnado con la sustancia (humm… un papel impregnado con la sustancia, ¡qué idea!). A los dos minutos, la víctima pierde la voluntad, y se entrega en cuerpo y alma a los deseos del criminal durante las dos horas que perduran los efectos de la droga.
Pues bien, ahora sabemos que la Audiencia Nacional confirma los 29 procesamientos dictados por el juez instructor del 11-M, Juan Del Olmo, y hasta da por “perfectamente acreditado” que el explosivo utilizado por los terroristas era Goma 2 Eco. Teniendo en cuenta que las informaciones disparatadas sobre el 11-M publicadas por el diario El Mundo son una manifiesta violación y maltrato del sentido común, y sin embargo, sus lectores víctimas caen en un inexplicable trance alucinatorio de sumisión intelectual y entrega incondicional a la estúpida teoría de la conspiración, ¿no se debería investigar si las páginas del periódico de Pedrojota están impregnadas de burundanga?
No me preguntéis cómo se las arreglan en el otro frente, desde la emisora de los obispos, para expandir la burundanga a sus oyentes creyentes. No me lo preguntéis. No quiero ni pensar que están utilizando las hostias de las misas para fines extra eucarísticos.
Aunque, bien pensado, ésta sí que es una consistente teoría de la conspiración, y no la de esos aficionados aprendices de sabuesos del equipo mundial de investigación.
Queremos saber. Queremos saber. Repetid conmigo, niños queridos, queremos saber, queremos saber… hasta que la burundanga os cierre los ojos y soñéis con los angelitos.


comments powered by Disqus