Neda y el periodismo

23 Jun 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Hasta que hemos visto a Neda morir mirando a cámara en YouTube, lo de Irán era una película sin bueno y tenía poco público. Sabíamos que Ahmadineyad y su valedor Jamenei eran muy malos y muy integristas, pero a Musaví, Jatami y Rafsanyani, el trío opositor, no les hubiéramos confiado a nuestro perro. Ahora todo ha cambiado. Nadie sabe si Neda es real, pero se ha convertido en un símbolo. La revolución verde tiene su mártir y el periodismo su verdugo. Si la información se sirve en Twitter o en Facebook, ¿para qué demonios queremos a periodistas que hacen tres comidas diarias?

La verdad será la verdad la diga quien la diga, lo que pasa es que ya no importa ni que lo sea. A Antón Losada, por ejemplo, la existencia de Neda le resultaba indiferente: “Exista o no, pone cara a los 10 muertos que ha habido ya”, señalaba ayer en la Ser. Tenía que ser Josep Ramoneda el que le llamara al orden: “Antón (…) no vale esto. O es o no es. A más de un periodista le hubieran echado si no fuera real la imagen”. Ramoneda vive en otro mundo.
¿Dónde estamos los periodistas? ¿Salimos del hotel? “Llamamos a nuestra corresponsal –explica en El País Francisco Perejil desde Madrid– y nos dijo que debido a la lenta conexión de Internet no tenía opciones de ver el vídeo y mucho menos de comprobar si era fidedigno”. Si la censura iraní es tan férrea como nos lamentamos, ¿por qué en Internet hay a diario imágenes de las protestas colgadas por ciudadanos iraníes? ¿No nos pagaban a nosotros para eso, aun a costa de ser expulsados, encarcelados o, incluso, asesinados?
A este último asunto se refería un reportaje del Christian Sciencie Monitor repicado y traducido en soitu.es. “Un adulto corriente puede observar y dar noticias (…), añadir audio, fotos y elementos en vídeo (…). Y gran parte de esta labor se hace por amor al arte. Hasta que los periodistas logren volver a colocar el valor de este trabajo por encima de este nivel, merecen cobrar poco”. Puede que sea cierto.

Deontología
Reflexionaba Enric González en el ex diario independiente de la mañana sobre la deontología del oficio, cuando los medios han perdido el privilegio de determinar cómo se presenta la noticia. “El problema, ahora, consiste en que el ‘valor informativo’ lo deciden otros. Lo decide, mientras nosotros hojeamos el Libro de estilo, nuestra antigua clientela”. Si contásemos algo distinto, quizás resolveríamos ese problema menor.


comments powered by Disqus