Carta dirigida a las organizaciones agrarias profesionales y a las asociaciones y organizaciones ganaderas

09 Mar 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , ,
Comentarios

Estimados amigos y estimadas amigas:

Numerosas organizaciones sociales, sobre todo ecologistas, han convocado para el próximo domingo 12 de marzo, un año después, una nueva manifestación estatal a favor de la defensa y protección del lobo ibérico. Nuestro partido no está entre las organizaciones convocantes, aunque, tras un profundo debate, hemos decidido apoyarla, pero con un comunicado propio de la nueva Área de Soberanía Alimentaria, Mundo Rural y Sostenibilidad (que os hacemos llegar junto a esta carta).

Desde que Podemos se articuló como fuerza social y política y después llegara a las instituciones, hemos tenido ocasión de reunirnos con el sector agrario y ganadero, así como con otras organizaciones y asociaciones que trabajan en el medio rural. Tenemos que decir que, por nuestra parte, estamos contentos del camino compartido que nos ha ayudado a comprender los problemas y retos que tenemos que abordar juntos en el futuro. Conocéis el trabajo que estamos haciendo como formación política, nuestro empeño en construir una propuesta sólida y coherente en defensa de un mundo rural vivo y de un modelo de producción agropecuaria social y sostenible. Queremos abanderar propuestas innovadoras y de calado que respondan a los problemas y a las demandas del sector primario y del medio rural, pero que estén claramente apoyadas en una visión orientada a la soberanía alimentaria y la sostenibilidad que nos exige el futuro.

Conocemos la tremenda fragilidad en la que se encuentra el sector de la ganadería extensiva y somos conscientes de ello. Sabemos que es un sector crucial para la sostenibilidad de nuestros ecosistemas naturales, y que está fuertemente vinculado a la vida en los pueblos. Consideramos sin lugar a dudas que debería ser uno de los sectores prioritarios en la defensa de un nuevo modelo agropecuario. Sin embargo, la ganadería extensiva es constantemente olvidada en la aplicación de las políticas sectoriales, lo que la lleva a un callejón sin salida. La aplicación del coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP) resulta ser un castigo inaceptable, las políticas sanitarias en el control de enfermedades, como brucelosis o tuberculosis, machacan las cabañas nacionales, existen dificultades para insertarse con sellos de calidad diferenciada dentro de las cadenas alimentarias, hay constantes ataques de la propia distribución falseando el origen de la carne que se comercializa, se dificulta la valorización de los productos de alta calidad cuyo origen está en la ganadería extensiva, se imponen barreras desde las normas de higiene sanitaria para transformar los productos y, desde luego, nos encontramos con dificultades para coexistir con la fauna salvaje.

Es urgente atender todas estas cuestiones si queremos devolver la vitalidad al sector de la ganadería extensiva. Las propuestas que estamos llevando a las instituciones y que defendemos de manera constante surgen directamente de vuestra propia experiencia, de vuestras ideas y de vuestras demandas. Los partidos que han gobernado hasta ahora han abandonado al sector y lo único que han hecho es fortalecer a la agroindustria y a la gran producción estabulada. Tenemos que reconocer que estos gobiernos no han tenido voluntad política de acometer una reforma de la Política Agraria Común (PAC) que sea realmente justa y sostenible, ni de implementar una política de desarrollo rural ni ambiental coherente, ni de equilibrar la cadena alimentaria, ni de llevar a cabo tantas otras reformas necesarias. En la mayoría de las ocasiones han construido un discurso que lo único que ha hecho es enfrentar sectores sociales y contentar de forma infantil a una parte u otra dependiendo de sus intereses de poder, pero siempre defendiendo la trama económica, que sale beneficiada del modelo dominante.

Podemos hacerlo mejor. Queremos hacerlo mejor. No queremos caer en respuestas sencillas y simplistas. Creemos que hay suficiente inteligencia colectiva acumulada en los sectores sociales interesados para pensar formulas políticas diferentes a las desarrolladas hasta la fecha. En Podemos, creemos firmemente que es posible conseguir una coexistencia entre el lobo y las demás especies emblemáticas, como el oso y el lince, con las actividades ganaderas. Podemos es consciente de la problemática especial del lobo en el sector de la ganadería extensiva, no solo en las zonas de existencia tradicional donde su presencia es abundante, sino en las nuevas zonas a medida que la especie se extiende. Pero, al igual que entendemos y queremos defender el valor de la ganadería extensiva, consideramos que la fauna salvaje es una riqueza y un valor en sí mismos que debemos proteger, cuidar y favorecer. La biodiversidad es una garantía de futuro para nuestras sociedades: es necesario defender todas sus manifestaciones, también en la biodiversidad de las semillas y variedades cultivadas. La conservación de los grandes mamíferos es, evidentemente, un reto importante que, además, se demanda socialmente como un símbolo de salud de una naturaleza de la que formamos parte.

Desde Podemos nos gustaría que se entendiera que, para construir un futuro país más justo, sostenible y solidario, necesitamos y queremos todo. Queremos y necesitamos pastores y pastoras, queremos y necesitamos ganadería extensiva y queremos y necesitamos lobos y el resto de la vida silvestre, y además lo queremos en un mundo rural vivo, democrático y sostenible. Por eso, focalizamos nuestro esfuerzo de atención en la ganadería extensiva, como una actividad que hay que recuperar y potenciar como oposición política, y demandamos una Ley de Fomento y Apoyo de la Ganadería Extensiva que organice medidas y objetivos hoy dispersos en la legislación y en los departamentos de la administración, en la siguiente dirección:

– Mejorar el tratamiento de la ganadería extensiva en la PAC. Es urgente y primordial modificar el actual cálculo del CAP que castiga a la ganadería extensiva. Pero, además, es necesario el reconocimiento de prácticas locales establecidas en todos los ecosistemas naturales que dependen en parte de la ganadería extensiva y extender el bonus dehesa a otros sistemas silvopastoriles prioritarios e igualmente benignos presentes en casi la totalidad de nuestros territorios.

– Es necesario reactivar la aplicación del Contrato Territorial de Explotación, contemplado en la Ley 45/2007, de 13 de diciembre, para el desarrollo sostenible del medio rural, y desarrollado por el Real Decreto 1336/2011, de 3 de octubre, por el que se regula el contrato territorial como instrumento para promover el desarrollo sostenible del medio rural. Consideramos que este instrumento podría ser muy positivo para abordar un apoyo a la ganadería extensiva de carácter global y que incorporara retos como el que estamos ahora debatiendo.

– Apoyar la valorización y comercialización de los productos derivados de la ganadería extensiva, tanto de carnes identificadas geográficamente como de productos elaborados a partir de la ganadería. Esto incluye de manera muy clara la flexibilización del paquete de higiene sanitaria aplicable a la elaboración de los productos transformados, desde el sacrificio de los animales hasta la comercialización. Igualmente es fundamental el apoyo y mantenimiento de mataderos comarcales para que favorezcan la comercialización directa a los ganaderos y a las ganaderas locales.

En relación directamente con la coexistencia con el lobo, consideramos que:

– Es necesario poner en marcha en todas las comunidades autónomas implicadas mesas de concertación para el desarrollo de planes de coexistencia de la ganadería extensiva y fauna salvaje, en cada caso de manera adecuada a la realidad de la comunidad autónoma. Alguno de ellos, como el Plan de Gestión del Lobo de Cantabria, ha significado una buena experiencia y la hemos apoyado totalmente y de forma decidida. En otros casos, como el Plan de Gestión del Lobo de Asturias, valoramos algunas de sus medidas. Consideramos, además, que estos planes de coexistencia deben tener un reflejo en los presupuestos tanto autonómicos, como del Estado, para dotarlos de fondos que primen el desarrollo e implantación de medidas de prevención (inclusión en el debate del poder local, sobre la problemática de limpieza de montes y la posibilidad de potenciar rebaños mancomunados con apoyo municipal).

– Hay que primar el desarrollo de buenas prácticas y de medidas preventivas que generen otra relación de coexistencia entre los ganaderos y las ganaderas y el lobo, y que permita generar un ambiente social favorable y positivo.

– Desde luego, es evidente y urgente mejorar el sistema de compensación de daños ocasionados por el lobo, para que sea ágil e integral, que no solo incluya la muerte de los animales, sino que prevea otro tipo de daños como animales heridos, el estrés provocado que puede llevar a perder el ganado preñado y otro tipo de perjuicios en la reproducción de los rebaños.

– Se aumente la investigación científica para determinar los censos exactos de la especie y poder determinar el tamaño de las poblaciones, de las manadas, los comportamientos en su extensión y otros tantos temas que son necesarios para la correcta protección de la especie y que, en caso de ser necesario, el control se desarrolle de una forma técnica y científica.

– Hay que potenciar las experiencias en las cuales el lobo se convierte en un elemento positivo para la generación de empleo y de riqueza en las comarcas donde vive.

No tenemos que caer en las divisiones que instrumentalizan los que han venido manteniendo un sistema productivo al servicio de los grandes poderes económicos y siguen manteniendo un comportamiento caciquil en las instituciones. Trabajando junto con las ganaderas y los ganaderos en extensivo que contribuyen a nuestra soberanía alimentaria sostenible y junto con las entidades ecologistas preocupadas para que un mundo rural vivo pueda seguir custodiando nuestro territorio y patrimonio natural, podemos avanzar en una amplia transformación de nuestro país y la conservación sus parajes más hermosos.


comments powered by Disqus