Opinion · Mundo Rural s.XXI

PODEMOS PRESENTA SU DOCUMENTO DE PROPUESTA Y DEBATE PARA LA FUTURA POLÍTICA AGRÍCOLA COMÚN

Área de Mundo Rural, Sostenibilidad y Soberanía Alimentaria Podemos

 

La bodega “Tierras de Cubas” tercera de las bodegas del Grupo Cooperativo San Valero, dentro de la D.O.P Cariñena y que aglutina a más de 700 cooperativistas con más de 3.500 ha sido el escenario elegido por PODEMOS para presentar el viernes 22 de junio, su Documento de posición y propuesta para la Futura PAC. Nacho Escartín, S.G de Podemos Aragón y la formación en la región han acogido el acto en el que se han reuniendo Secretarios Generales de otras CCAA, los responsables autonómicos de agricultura y mundo rural, y diputados y diputadas en el Congreso y en los Parlamentos Autonómicos. En el acto han participado representantes de organizaciones agrarias, cooperativas agroalimentarias, organizaciones ecologistas, grupos de desarrollo rural y sindicatos de trabajadores del campo.

 

Estamos ante un año crucial para el futuro del sector primario y el mundo rural. La Política Agraria Común es una política pública y por lo tanto debe poner en el centro la defensa del modelo agrario y ganadero social, familiar, sostenible y ligado al territorio.  Desde PODEMOS, “Queremos una Política Agrícola Común fuerte y coherente y por ello, nos oponemos a la reducción presupuestaria que plantea la Comisión Europea.

 

En el acto se ha presentado el contenido del documento “Una PAC para un mundo rural vivo y con futuro” que incluye el desarrollo de las propuestas. (enlace al documento completo) Se ha rendido homenaje a los y las jóvenes que se incorporan al sector frente a todas las trabas y en un contexto durísimo, con el testimonio de dos agricultores y dos agricultoras de Aragón que han expuesto sus proyectos.

 

El principio de subsidiariedad es siempre positivo y por ello, la propuesta de “Planes estratégicos” es una oportunidad para lograr una mayor adecuación a las necesidades concretas y específicas de cada estado miembro. Sin embargo, no negamos que esta propuesta encierra riesgos que deberán tenerse en cuenta en la regulación definitiva. Mantener un Marco Unico de referencia para toda la UE, y, sobre todo, una Estrategia Nacional, son elementos básicos para evitar el riesgo de la renacionalización de la PAC, las desigualdades entre agricultores y agricultoras de distintas regiones y países ricos, y la ruptura de la unidad de mercado interior al generar competencia entre territorios.

 

Focalizar las ayudas en los profesionales y activos agrarios que representan el modelo familiar, social, sostenible y ligado al territorio es un principio básico para la nueva PAC y si la Unión Europea es clara al definir las características del “Agricultor o Agricultora Genuina” estaremos de acuerdo, aunque vigilantes para que no se desvirtúe en la aplicación estatal.

 

PODEMOS considera imprescindible, eliminar el sistema actual basado en los Derechos Históricos y cuya consolidación ha llevado a su patrimonialización. Se posicionan junto a otras voces que piden unas ayudas directas vinculadas al objetivo de la renta y condicionadas a la actividad productiva. Este sistema de ayudas estaría abierto a todos los agricultores y agricultoras, ganaderos y ganaderas con independencia de la producción que desarrollen y territorio donde la ejerzan.   PODEMOS apuesta por el Mantenimiento de las Ayudas asociadas con un presupuesto de hasta el 15% de la dotación del Primer Pilar. Considera imprescindible el pago asociado a la ganadería extensiva por su especial valor. La futura PAC deberá ser sin duda mucho más ecológica, y la condicionalidad ambiental, debe estar orientada de manera clara en un escenario de transición del modelo productivo en el contexto de cambio climático.

De igual manera, el documento defiende establecer el límite máximo de ayuda directa por persona beneficiaria de 60.000 €/año estando vinculadas al número de UTAs generadas en la explotación.

 

Se plantea además como propuesta, la posibilidad de extender un régimen de insularidad similar al POSEI para las Islas Baleares.

 

Respecto al Desarrollo Rural.  La formación morada considera imprescindible fortalecer este pilar con un Marco Financiero de Desarrollo Rural Multifondo, que integre el conjunto de los Fondos Estructurales y Fondos de Cohesión, y es partidaria de mantener el mínimo del 25% de dotación, pero con posibilidad de transferencias del primer al segundo pilar, hasta llegar al 50% de la dotación presupuestaria.  Al implicar una mayor cofinanciación, se considera necesario volver al reparto 50% – 50% entre la Administración del Estado y las CCAA.

 

Defendemos y apoyamos el modelo de Programas de Desarrollo Rural diseñados y elaborados de forma participativa en el ámbito territorial de competencia, garantizando que su ejecución y seguimiento están monitoreados por las organizaciones y actores implicados y propone que, en todo caso, se desarrolle una “Estrategia específica para las Montañas”.

 

Podemos considera necesario fortalecer los estrategias y medidas de desarrollo local participativo impulsadas al amparo de la metodología LEADER, pero garantizando su vuelta a los principios y la metodología que la inspiraron con suficiencia económica y capacidad de maniobra.

 

Por último, desde PODEMOS considera que existe justificación para construir un tercer pilar de Medidas de Regulación de Mercados.

 

La Unión Europea debe revisar su política de negociación comercial absolutamente liberalizadora y la formación considera que el Partido Socialista debería reflexionar sobre sus posiciones en este tema puesto que es la agenda comercial la que marca la música de las reformas. Es necesario que los acuerdos comerciales incorporen en primer lugar una evaluación de impacto sobre el sector primario, y en segundo lugar cláusulas de reciprocidad de los estándares sociales, sanitarios y ambientales en un marco de solidaridad en las relaciones internacionales.

 

En todo caso, y mientras esto se produce, existe margen de maniobra que hay que desarrollar. PODEMOS considera imprescindible elevar las medidas de mercado hasta un mínimo del 10% para poder dar respuesta a las crisis cada vez más frecuentes, y para poder impulsar medidas permanentes. Apuesta por Introducir Pagos contracíclicos que ya están utilizando otros países, y desarrollar otras medidas de control de la oferta y de transparencia de la cadena alimentaria dotando de mayor poder a las organizaciones agrarias y al sector productivo.