24-M. El Municipalismo responde

19 May 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Miles de ciudadanos quieren conquistar la gestión de su entorno a través de los movimientos municipalistas. Desde la irrupción de Guanyem Barcelona en junio de 2014, la mayoría de las capitales de provincia y cientos de pueblos han visto nacer iniciativas que aglutinan las sensibilidades de movimientos sociales y plataformas ciudadanas. El objetivo: devolver los municipios a sus residentes. Portavoces de algunas de estas iniciativas responden a 25 cuestiones esenciales.

*Las entrevistas se realizaron a finales de 2014, meses antes de que se conformaran las listas para las Elecciones Municipales del 24 de mayo.

Coordinación: David Losa (@deividlost). Ilustraciones: Ana Adjiman.

mumi

Responden a continuación los portavoces de Ganemos Madrid (actualmente integrado en Ahora Madrid)

1. ¿Cuáles son las bases teóricas del movimiento municipalista que ha surgido en toda España?

Nuestra base son las demandas construidas en los últimos años por la ciudadanía: más democracia, mayor transparencia, más control ciudadano de las instituciones, un reparto más justo de los recursos, fin de la corrupción, etc. Ganemos construye su acción entre los ciudadanos porque es allí donde queremos que se sitúen los mayores niveles de control sobre las instituciones públicas. Hablamos de una concepción de la democracia que no establece una frontera entre lo político y lo social, sino que plantea una relación de interdependencia entre las dos esferas. Se trata de transformar el monopolio de la representación política con nuevas prácticas que cedan el protagonismo a la ciudadanía.

2.¿Cuáles son las principales denuncias municipalistas sobre el actual Gobierno de los municipios?

Hubo un momento en el que se dotó a los ayuntamientos de muchísimas competencias y posibilidades de gestión, pero no se previó una adecuada financiación de los mismos. El resultado fue que no había dinero para desarrollar esas competencias, de modo que los ayuntamientos empezaron a desarrollar tres políticas interrelacionadas: el endeudamiento progresivo, la competencia territorial a través de la especulación urbanística y la producción de “ciudades marca” para extraer beneficios de la economía financiera. Este proceso ha producido el desastre que vivimos ahora, y la única respuesta a esta situación por parte de las élites ha sido quitar las competencias a los ayuntamientos. El mecanismo, que funciona también a otras escalas, es sencillo y perverso: despojar primero de dinero y luego de competencias a las instituciones cercanas y desde ahí despojar a la propia ciudadanía de sus derechos y sus infraestructuras públicas.

3. ¿Por qué es necesario el movimiento municipalista en este preciso momento?

Porque se abre un periodo de ruptura institucional. Dicho periodo se puso en marcha cuando se modificó la Constitución el verano de 2011 para consagrar nuestro orden constitucional al pago de la deuda privada (convertida por los alquimistas financieros en deuda pública). En ese momento se inicia desde las élites del país una transformación institucional y a continuación se abre una crisis del régimen político del 78. Ante esto la ciudadanía se organiza para componer un nuevo marco democrático. Se trata de un proyecto político muy variado y a muchas escalas: europea, estatal, de las comunidades autónomas y los municipios. Pero es desde el municipio donde podemos construir un cambio que sea tangible para la ciudadanía. Tocar nuestra ciudad, sentir que tenemos la posibilidad de hacer otra cosa con nuestras instituciones es fundamental para creer que podemos vivir otro tipo de vida.

4. ¿Quiénes ganarían y quiénes perderían con un hipotético triunfo del nuevo municipalismo?

Ganaría la ciudadanía en general, que tendría más mecanismos de participación y control y recuperaría servicios públicos esenciales y dignidad. Perdería la pequeña minoría que está precarizando nuestras vidas y haciendo negocio de ello. Ganaría la propia gestión de los servicios al desterrar intereses privados ajenos a lo público que obtienen sus beneficios de precarizar el empleo y de reducir prestaciones sociales. El proyecto del nuevo municipalismo pertenece a la gente, no a un sector X, Y o Z: los derechos son siempre para todo el mundo. Nadie te pregunta a quién votaste para subir a un autobús público o recoger la basura.

Responde a continuación Amparo Bella, de Ganemos Zaragoza (actualmente integrado en Zaragoza en Común)

5. ¿Cuáles serían las medidas más urgentes que tomarían las propuestas municipalistas si llegan a gobernar?

Ante el momento de emergencia social y económica que vivimos, las primeras medidas deberían ser: Asegurar una vivienda digna, con interposición de recursos de paralización de desahucios y facilitando viviendas sociales de rápido acceso. Asimismo, atender las necesidades básicas perentorias, con mejoras en la dotación presupuestaria y de personal. Paralelamente tendríamos que comenzar una auditoría de la deuda para determinar legitimidad o no de la misma y proponer modificaciones presupuestarias a la hora de atender otras prioridades. Por último, urge impulsar un verdadero debate colectivo sobre movilidad urbana para reordenar el transporte público y privado y hacerlo eficaz y ecológicamente sostenible.

6. ¿Qué otras medidas de más largo recorrido se podrían llevar a cabo en el periodo de una legislatura?

Será necesario hacer un plan de valoración de servicios por tareas midiendo la eficiencia de los mismos y su utilidad social y asumiendo los costes que se derivaran de las medidas de largo recorrido en el desarrollo de las medidas urgentes planteadas. La apuesta de futuro debería mirar hacia tres perspectivas: -Municipalización de servicios; -Dotación a la ciudad de energías renovables; -Inversión en empleo, en rehabilitación de viviendas y en la creación y difusión de cultura lejos de la mercantilización de las grandes superficies.

7. ¿Se pueden transformar los municipios y las ciudades sin el apoyo de los Gobiernos autonómico y central?

Somos realistas , sabemos de la interconexión de las políticas económicas y sociales, no existen paraísos, salvo los fiscales que hay que perseguir y atajar. Las posibilidades de acción desde los ayuntamientos dependen en buena medida de las competencias y partidas presupuestarias que se desglosan desde el Gobierno central y autonómico, es por ello que la complejidad de las apuestas municipalistas puede chocar contra muros difíciles de reblandecer. Si apostamos por un modelo energético basado en las energías renovables, dotando a la ciudad con placas solares, por ejemplo, la transformación económica y medioambiental, al menos en este ámbito, será patente.

munibota

Responde a continuación Joan Subirats, portavoz de Guanyem Barcelona (actualmente integrado en Barcelona en Comú).

8. ¿Cómo se puede mejorar la democracia en el ámbito local? ¿Con qué medidas concretas?

Lo que parece bastante obvio es que cada vez hay más presión ciudadana para poder intervenir y decidir en los asuntos que les atañen más directamente. Y ello resulta aún más natural en la esfera de gobierno más próxima a la ciudadanía. Hay mucho terreno a cubrir, tanto en formas de democracia directa como en transparencia y rendición de cuentas. Pueden establecerse elecciones directas de concejales de distrito, fórmulas de consulta sobre los asuntos más relevantes, procesos obligatorios y periódicos de rendición de cuentas, presupuestos participativos, etc.

9. ¿En qué medida puede depender el éxito de cada candidatura municipalista de la persona o personas que encabezan las listas?

Es evidente que las personas no son irrelevantes. Es muy importante el proceso de construcción compartida del diagnóstico, la participación en la confección del programa, en la construcción de la candidatura, y en todos esos casos la horizontalidad y la participación amplia son imprescindible. Pero al final, las personas son también significativas, ya que proceden de procesos concretos, expresan trayectorias que pueden o no ser coherentes con lo que proponen. La construcción de equipos y candidaturas que relacionen bien construcción colectiva y personas con trayectorias coherentes con ese proceso es clave

10. Aplicar un sistema en el que se consulte más las decisiones a la ciudadanía y en el que se fiscalice permanentemente a los poderes políticos, ¿no puede ralentizar la toma de decisiones?

Estamos acostumbrados a considerar que eficacia y participación ciudadana son objetivos antitéticos, pero aunque resulte contraintuitivo, cada vez más ante la complejidad de los problemas actuales en las ciudades, participación, eficacia y continuidad de las políticas a aplicar resultan elementos que necesitan complementarse.

Responde a continuación Diego Jiménez, portavoz de Marea Atlántica (A Coruña).

11.¿Qué sistemas se pueden accionar para evitar la corrupción de sus miembros una vez en el poder?

Perseguimos otra forma de hacer política, que, entre otras cosas, implica que las actuaciones públicas pasen a realizarse de manera limpia y transparente. Para lograrlo, se pueden poner en marcha mecanismos sencillos y establecer normas que dificulten la corrupción de las personas que participen en la vida pública. Proponemos evitar la profesionalización de la política, limitando las funciones de cada representante a un máximo de dos mandatos y haciendo públicos los ingresos y el patrimonio anualmente. Por otro, los cargos electos estarán obligados a someter su actuación al principio de transparencia, y a facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones, dando cuenta de sus actuaciones de manera periódica. Hay que dotarse de los mecanismos necesarios para revocar los cargos electos que incumplan esos compromisos.

12.¿Cree que un partido que gana las elecciones municipales con alguna de las nuevas formaciones ciudadanas puede ejercer la desobediencia civil?

Desobediencia civil se refiere a la practicada por personas y organizaciones sociales frente a normas y acciones emanadas de las instituciones y que se consideran injustas. En este sentido, dudo de si dicho término puede aplicarse al desempeño de un municipio con respecto a otras instituciones (en este caso, los Gobiernos autonómicos o centrales). Ahora bien, si somos capaces de aglutinar las fuerzas suficientes como para gobernar un municipio –no solo desde el punto de vista electoral, sino también en la base social–, deberíamos asumir también el compromiso de llevarlo a sus límites institucionales, con el objetivo de garantizar una vida digna para todos. Esto significará estudiar los márgenes normativos y moverse en las grietas del sistema, lo cual se viene haciendo ya, por ejemplo, en el caso de los municipios que están declarando como ilegítima una parte de su deuda.

13. ¿Con qué debería ilusionarse un votante municipalista y con qué no?

Con todo y con nada. Es cierto que las competencias municipales en el Estado español están profundamente limitadas y que, en algunos aspectos, no pasan de ser una desconcentración de funciones, pero también es verdad que los ayuntamientos pueden hacer mucho más por mejorar la vida de los y las vecinas. Me refiero a las competencias en infraestructuras, obras sociales, guarderías, cultura, etc. Además, por la coyuntura económica y política actual, y por el profundo peso simbólico que tienen las municipales en nuestra historia, pienso que estas elecciones van más allá del espacio local. Hay que enmarcarlas dentro del proceso de rebeldía democrática que está en marcha en toda Galicia y que puede terminar transformando también el país desde abajo.

14.¿Cómo diría que es el perfil de personas que integran las propuestas municipalistas?

Se trata de gente movida por el interés de cambiar la realidad desde un ámbito en el que se ven capaces, sin los objetivos espurios que parecen dirigir la vida de los partidos tradicionales, que han sido los protagonistas de la estafa que estamos padeciendo. Lo que nos mueve es la urgencia y la certeza de que estamos siendo despojados de nuestros derechos –y de nuestros bienes– por una élite que sigue concentrando poder y recursos. Es gente que ha logrado convertir su rabia y su indignación en un vector de cambio en positivo. Que confía en las personas que tiene al lado y se siente capaz de organizarse para quitar a una oligarquía que amenaza con arruinar la vida de las mayorías.

Responde a continuación Margarita Guerrero, portavoz de Ganemos Región de Murcia (actualmente integrado en Ganar la Región de Murcia)

15. Algunas voces procedentes de las nuevas organizaciones municipalistas niegan cualquier orientación en el espectro político. ¿Es deseable o no que se identifique al municipalismo con la izquierda?

En estas iniciativas se está priorizando dar el protagonismo a las necesidades de la gente y a la participación y organización de las mismas para elaborar una alternativa, más allá de estancarnos en el debate del espectro ideológico. No obstante, nuestros principios son afines con los fundamentos de la izquierda.

16.¿Qué mejoras puede esperar un ciudadano medio en su día a día si triunfa la apuesta municipalista?

Cada ayuntamiento tiene sus necesidades y unas propuestas diferentes que responden a su problemática concreta. Estas tienen en común el objetivo de devolver las instituciones a la gente, es decir, que se realice un trabajo para la ciudadanía. La inclusión y participación de los ciudadanos hará que los presupuestos estén enfocados a las prioridades de la mayoría social. El fomento de esa participación y la cercanía de las instituciones será lo primero que notará el ciudadano.

17.¿Es importante que haya una vinculación práctica entre las diferentes apuestas municipalistas?

La vinculación se da en el sentido de que compartimos la preocupación por la degradación de nuestro sistema democrático y los principios comunes antes mencionados, que consideramos como ejes para estas iniciativas que están demostrando que otra forma de hacer política es posible. Además compartimos un sentimiento de esperanza de recuperar las instituciones para la gente. Desde el punto de vista electoral sí nos parece útil el que se identifiquen todas las apuestas municipales y autonómicas como similares, tengan el nombre que tengan.

18.¿Qué cree que harán las diferentes apuestas municipalistas que triunfen para soportar el peso de la deuda municipal que tanto lastra su futuro?

El endeudamiento es uno de los principales problemas del actual sistema económico, ya que genera dependencia y subordinación de la estructura social ante los poderes económicos. Lo primero que hay que hacer es paralizar las políticas megalomaníacas que han llevado la deuda hasta el estado actual. Entendemos que una parte de este endeudamiento es ilegítimo, ya que se ha contraído a espaldas y en perjuicio de las mayorías sociales. La solución pasa por auditar las deudas contraídas y saber que hay parte de ellas que no nos corresponde pagar. Se harán unos presupuestos para satisfacer las necesidades populares en vez de las de la clase oligárquica que ha estado gobernando las instituciones.

Responde a continuación Ysabel Torralbo, portavoz de Ganemos Málaga (actualmente integrado en Málaga Ahora).

19. ¿Tiene sentido que las nuevas propuestas salten al ruedo político autonómico o nacional?

Las propuestas municipalistas son espacios de confluencia basadas en candidaturas ciudadanas, en la construcción democrática y participativa del programa electoral, y en una serie de condiciones de carácter metodológico. Es fundamental que haya primarias con listas abiertas y que los representantes estén sujetos a un código ético bajo el principio de “mandar obedeciendo”. Se pretende una federalización de aquellas plataformas que se rijan por los mismos principios para obtener mayor apoyo social, pero cualquier propuesta que supere el ámbito municipal deberá esperar a la maduración de las iniciativas municipales para que tenga sentido y se construya de abajo a arriba.

20.¿Tiene sentido formar Gobierno con una formación clásica?

Cualquier política de calado, incluidas las posibles alianzas, tendrá que ser decidida por la base social que conforma de la propia propuesta municipalista, para ello se establecerán las formas democráticas de consulta para temas estratégicos que afecten a la representación de la plataforma. Un espacio así surge para romper con un sistema que no protege los derechos de la ciudadanía. Los representantes de este bipartidismo incompetente y caduco difícilmente tendrán la aceptación y el apoyo de la base social de una iniciativa ciudadana como la que promovemos.

21.¿Una hipotética victoria electoral municipalista podría derivar en una desinversión financiera?

El capital financiero ha volcado su interés en operaciones de carácter especulativo, especialmente en sectores vinculados a la construcción que han revalorizado sus activos con oscuras recalificaciones y contratas de obras públicas. Hay que mejorar la capacidad adquisitiva de la ciudadanía, dotándola de los servicios y recursos necesarios mediante un ‘Plan de rescate ciudadano’, establecer una verdadera política de protección y apoyo a las PYMES, y abrir nuevos sectores productivos como las energías renovables.

22. ¿Qué importancia tiene el movimiento feminista dentro del municipalista?

Consideramos que los feminismos deben trabajarse de forma transversal y mediante la interseccionalidad. En principio, nos gustaría hacer hincapié en aspectos que atañen al trabajo doméstico y al trabajo sexual, así como a la precarización de las mujeres y las violencias machistas. Es hora de crear un modelo de ciudad accesible para todas y todos, en el que nos relacionemos desde la igualdad, la solidaridad, la cooperación y el buen trato. Los movimientos feministas tienen mucho que aportar: por una sociedad libre de violencia, por una economía que sitúe a las personas en el centro, por unos servicios públicos de calidad, por una gestión de recursos sostenible, por una sociedad que garantice derechos y respete libertades.

Responde a continuación María Velázquez, portavoz de Ganemos Valladolid (actualmente integrado en Sí se puede Valladolid)

23. ¿Cuál es la postura municipalista sobre la gestión del suelo municipal?

Es determinante configurar una amplia mayoría que nos permita dar respuesta a los desafíos legales planteados por la L.O. 2./2012 de estabilidad presupuestaria (articulo 135 C.E.) y a la 27/2013 que reduce las competencias municipales en materias fundamentales. En el caso del suelo, esta última permite a los municipios destinar este patrimonio público a reducir la deuda del Ayuntamiento. Dada la importancia que se da a través de estas dos leyes al pago de la deuda por encima de nuestro derecho constitucional a disponer de una vivienda digna, habría que plantear una auditoría de esa deuda para saber qué cantidad deben pagar legítimamente los ciudadanos.

24. ¿Cómo debe ser la política de impuestos dentro del municipalismo?

Estamos de acuerdo en que debe pagar más quien más tiene. Un proyecto municipalista puede abrir campos de posibilidad en lo que a priori no son sus competencias, pero eso pasa por el apoyo de mayorías amplias para equilibrar la pérdida de poder adquisitivo que sufrimos los de siempre en materia de impuestos, que graban de forma indigna al más débil y premian al más rico con amnistías fiscales.

25. ¿Contemplan expropiaciones a bienes privados? ¿Bajo qué premisas?

Un Gobierno debe velar por los intereses de los ciudadanos, y más cuando la base de su negocio, y por tanto de su beneficio, parte de la gestión de bienes comunes. Nuestra factura del gas y de luz son hoy insoportables, y el agua es un bien común que no tenemos garantizado porque los ayuntamientos han regalado su gestión a empresas de amigos con las que los propios gobernantes se han beneficiado en privado. El foco, por tanto, no se ha de poner en la medida que tome un Gobierno, sino en la práctica de algunas empresas con respecto a los bienes comunes, algo que tendrá que ser regulado a través de un nuevo proceso constituyente en el que todos decidamos cómo proteger esos bienes.

Consigue aquí tu ejemplar de Números Rojos

 


comments powered by Disqus