El periodismo será responsable…o no será

14 Sep 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Yolanda Quintana
Secretaria general de la PDLI

En la Plataforma por la Defensa de la Libertad de Información (PDLI) pensamos que nos encontramos en un punto de inflexión muy relevante para el periodismo y los medios en todo el mundo. Tras una clara desconexión con la sociedad, y un descrédito hacia su papel compartido con otras élites tradicionales, fenómenos como las noticias falsas, o hechos que suponen una ruptura política y de valores como la victoria de Trump o un neofascismo latente, están contribuyendo por un lado, a que el periodismo y los medios empiecen a recuperar la legitimidad perdida en todo el mundo y, por otro, a que se reencuentre con su papel y su función social como pieza básica en los sistemas democráticos.

Al mismo tiempo, los retrocesos en derechos que hemos vivido en los últimos años han permitido demostrar que la sociedad sí está implicada en reclamar una mayor libertad de información y de expresión, como demuestran la contestación social frente a las leyes mordaza, o la alarma social que han generado los juicios y condenas por expresar opiniones en redes sociales, o cualquier amenaza o ataque concreto contra periodistas o contra la independencia de los canales públicos, por ejemplo.

Otra cosa es que esa reclamación la sociedad la traslade a una defensa de los medios y el periodismo tradicional, cuando venimos de una desconexión y un descrédito que aún no han sido revertidos.

Precisamente, para reflexionar sobre el papel del periodismo hoy en la sociedad desde la PDLI hemos convocado la ‘I Jornada internacional sobre periodismo responsable, innovación y libertad de información’ que pretende ser el punto de arranque de un ciclo de debates monográficos sobre estas cuestiones, conscientes del momento crítico en el que nos encontramos.

Porque, si bien la información es más necesaria que nunca, los intentos de obstaculizar este derecho son cada vez más graves.

A pesar de las dificultades hay un periodismo que está encontrando su camino, como el periodismo de investigación que saca a la luz los rincones más oscuros del poder o el que se apoya en sus comunidades de lectores para buscar un modelo sostenible.

Hay que recordar que los equipos de periodistas españoles que participaron en la investigación internacional de los Papeles de Panamá obtuvieron uno de los reconocimientos más relevantes del mundo, como es el premio Pulitzer.

Este galardón ponía varias cosas en evidencia: la importancia de las filtraciones de grandes cantidades de archivos (con contenido relevante de interés general) como fuente informativa, la necesidad de nuevos procesos periodísticos como el periodismo colaborativo, y lo imprescindible de manejar herramientas tecnológicas que permitan trabajar, de forma segura, en este nuevo entorno.

Este premio se suma al obtenido unos meses antes por ‘Civio’, el García Márquez de periodismo, por una investigación sobre el mercado de medicamentos, anticipando que las grandes informaciones, en el futuro, no tienen por qué estar vinculadas necesariamente a las cabeceras tradicionales.

Además, surgen proyectos innovadores a partir de formatos que, si bien no son nuevos, sí están viviendo un resurgir al haber encontrado nuevos usos y audiencias, como los podcasts, los bots o las newsletter; y nuevas oportunidades informativas, como el periodismo de datos o de investigación a partir de las posibilidades abiertas por la ley de Transparencia, con todas las limitaciones y obstáculos que aún presenta.

Es decir, en este cambio de ciclo en el que nos encontramos, el periodismo y los medios necesitan hacer primero examen de conciencia y empezar a buscar nuevos caminos y zonas de encuentro con la sociedad.

Sin una ciudadanía informada no hay democracia, pero que esa función siga estando liderada por los medios es algo que, sin un periodismo responsable, hoy ya no es indiscutible.


comments powered by Disqus