1 de octubre: por la democracia y el derecho a decidir

23 Sep 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Si alguien aún las tenía, no hay dudas ya. Asistimos a una involución autoritaria sin precedentes desde la Transición. El gobierno del PP, con el apoyo del “nuevo PSOE” de Sánchez (que cada día muestra ser más viejo) y todo el aparato del Estado, ha intervendido de facto el autogobierno Catalán y aplicado un Estado de excepción encubierto. Todo ello en nombre de la democracia.

Lo que sucede estos días pone de manifiesto los claros límites de la “democracia española”. Son las vergüenzas del régimen de 1978 las que hoy se exponen. El derecho a la autodeterminación de los pueblos forma parte de los derechos colectivos más elementales y su negación es uno de los límites más visibles del marco institucional nacido en la Transición. La actitud del Estado español contrasta vivamente con lo acontedido en Canadá y Gran Bretaña ante los referéndums de independencia en Québec y Escocia. No es casualidad que la propia prensa internacional empiece a cuestionar los métodos del gobierno español, incómoda con el “estilo Erdogán” que está practicando Rajoy.  

Es necesario una vez más recordar cómo se ha llegado hasta aquí. Fue la constatación de la imposibilidad de mejorar el autogobierno de Catalunya con el bloqueo de la reforma del Estatut de Catalunya en 2010 lo que espoleó el ascenso del movimiento independentista. Y ha sido la negativa sistemática del gobierno español a aceptar negociar la celebración de un referéndum sobre la independencia lo que ha forzado a la Generalitat de Catalunya a organizarlo de manera unilateral.

La democracia no es sinónimo de la Ley. Cuando ésta es injusta desobedecerla es un derecho, incluso un deber. El mandato popular en Catalunya para hacer un referéndum se ha expresado en las instituciones y en las calles en innumerables ocasiones los últimos años, por mucho que el Tribunal Constitucional y el gobierno español no lo autoricen. La desobediencia civil e institucional es una herramienta legítima e imprescindible de conquista de derechos sociales, políticos, económicos y culturales, como demuestra la historia de las luchas populares, feministas y de la clase trabajadora.

Quienes no quieren que haya un referéndum en Catalunya son los mismos que avalaron la reforma express del articulo 135 de la Constitución en 2011 para obligar al pago de la deuda pública por encima de las necesidades sociales básicas, como sanidad o educación. Los mismos que impulsaron el rescate bancario con el dinero de todos. Los mismos que han cumplido sin rechistar los dictados de la Unión Europea. Los mismos que han recortado servicios públicos y pisoteado los derechos sociales de los trabajadores de todo el Estado español. Los mismos que tienen negocios y venden armas a dictaduras atroces como Arabia Saudí. Los mismos que… la lista es interminable.

Los acontecimientos muestran que, aunque esto de por sí ya sería suficiente para defenderlo, el 1 de octubre no va solo del derecho a decidir del pueblo catalán. Va también de la democracia y de las libertades en todo el Estado español. El 1 de octubre no solo está en juego el ejercicio del legítimo derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Es el futuro del régimen del 78 lo que está en el aire. La cuestión que tenemos que preguntarnos es muy clara: ¿el día 1-O queremos un Rajoy debilitado o fortalecido? ¿Un Rajoy derrotado o un Rajoy triunfante? Si el PP y todo el aparato del Estado son derrotados se allanará el camino para un cambio favorable a las fuerzas populares en todo el Estado. Si el PP vence en este pulso saldrá fortalecido y el bloque reaccionario que encabeza se hará aún más resistente.

No nos engañemos. Si quedan impunes y sin respuesta, las medidas represivas que hoy vemos en Catalunya acabarán llegando tarde o temprano a todo el Estado el día en que los poderes públicos lo necesiten. La conculcación de derechos y libertades que hoy se practican para impedir el referéndum se aplicarán mañana en nombre de cualquier otra cosa.

Unidos Podemos ha hecho una labor importante al incluir la defensa de un referéndum pactado en su programa y en defenderlo de forma consecuente. Su firme denuncia de los atropellos democráticos que el gobierno del PP y el aparato del Estado están acometiendo en Catalunya es también muy positiva. Como también lo es su reconocimiento de que el 1 de octubre es un evento legítimo. Sin embargo, hay que ir más allá y comprometerse para que el pueblo de Catalunya pueda votar libremente el día 1 en un referéndum vinculante cuya mera celebración será ya un victoria democrática de todos y todas. De hecho, una derrota de las fuerzas vivas del régimen el 1-O puede ser una buen inicio para retomar lo que debería ser un elemento estratégico de todo el bloque del cambio: la apertura de procesos constituyentes que nos permitan pasar página de un régimen caduco.

Ahora es el momento de juntar el espíritu democrático y rebelde del 15M con las aspiraciones democráticas del soberanismo catalán (se compartan o no sus objetivos) en un frente común en favor de una verdadera democracia real. La batalla de Catalunya es también la del conjunto de los y las ciudadanas del Estado español. Por solidaridad y compañerismo y también porque en ella nos jugamos el futuro de todos y todas. Si Rajoy, el PSOE y todo el aparato del Estado pierden este combate habrá mejores condiciones para enfrentarnos a un poder político y financiero que sacrifica la democracia y los derechos de la mayoría para salvar su negocios privados.

Firmantes: 

Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos
Teresa Rodríguez, Portavoz del GP de Podemos Andalucía
Neskutz Rodríguez es Portavoz de Podemos en las Junta de Bizkaia
Josean Elguezabal es Juntero de Bizkaia
Paula Quinteiro, diputada En MArea
Isabel Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid
Carmen San José, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid
Raúl Camargo, diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid
Jesús Romero, diputado de Podemos en la Junta de Andalucía
Mari García, diputada de Podemos diputado de Podemos
David Llorente, diputado de Podemos en Castilla La Mancha
Joan Giner, Diputado de CQSP Catalunya
Sonia Farré, Diputada de En Comu Podem en el Congreso


comments powered by Disqus