La insensatez de Borrell

10 Oct 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Cristina Fallarás

Tras la intervención de Josep Borrell en la manifestación del domingo pasado en Barcelona, Miquel Iceta se ufanó de que el político catalán había protagonizado el acto y lo había hecho “suyo”. Suyo, ¿de quién?”. “Dio voz a mucha gente que no había sido escuchada”, exclamó el primer secretari del PSC.

Pues bien: No.

Más allá de estar de acuerdo con todo lo que dijo Borrell y de que sí es verdad que dijo lo que mucha gente piensa, lo que hizo Borrell el domingo fue otra cosa, algo peligroso, insensato y triste.

No estaban allí aquellos a quienes Borrell “dio voz”, no participaban en esa manifestación ni salieron a la calle con banderas españolas, ni besaron a la Policía Nacional ni jalearon a la Guardia Civil ni cantarían nunca “Yo soy español, español, españooool”.

Lo que hizo Borrell el domingo pasado fue blanquear una movilización convocada por la derecha española, por la ultraderecha de todas partes –ultraderecha crecida– y por el nacionalismo español en general. Nacionalismo español contra nacionalismo catalán. Entre ambos, Josep Borrell se colocó junto al primero.

Porque podía haber salido el día anterior, junto a los ciudadanos vestidos de blanco y sin banderas, aquellos que sí representaban, aunque fueran muy pocos, a esa “minoría silenciosa” de la que tanto se ha hablado y que no tenía nada que ver con las gentes que desfilaron el domingo por Barcelona.

Lo que hizo Borrell el domingo pasado fue justificar la respuesta de la derecha más rancia contra el Procés. Una insensatez que pagaremos todos.


comments powered by Disqus