Círculos con voz y voto

Dina Bousselham y Hugo Paternina

Dina Bousselham
Politóloga. Responsable de Migraciones de Podemos Comunidad de Madrid
Hugo Paternina
Concejal de Ahora Getafe. Candidato a representante de los círculos al Consejo ciudadano Autonómico de Madrid

La participación es un rasgo identitario y constituye un elemento esencial en Podemos. A lo largo de nuestra corta pero dinámica existencia, nos hemos caracterizado por someter a consulta las grandes decisiones. Ahora no nos toca sólo tomar una decisión, sino dar un paso adelante en la construcción de la herramienta del cambio en la Comunidad de Madrid y en el país. A algunos esto le causa urticaria, sobre todo a amplios segmentos de la prensa y a los partidos del régimen (tanto los viejos como los reciclados), quienes no desaprovechan la ocasión para atacarnos un día sí y otro también porque ven peligrar sus privilegios.

A pesar de todo ésto, seguimos creyendo que la democratización de la política en nuestro país es una necesidad. Las organizaciones políticas deben entender que estas no son patrimonio de sus dirigentes sino de sus militantes y votantes. El mandato de Vistalegre 2 fue precisamente ampliar la democracia interna y posibilitar que el cambio se  construya desde abajo hacia arriba. Esto significa dar voz a los círculos, a esa inmensa mayoría que levanta esta organización día a día y hace posible que el cambio se siga extendiendo, barrio a barrio, municipio a municipio. Los militantes son los verdaderos carteros del cambio.

Desde el 8 hasta el 14 de diciembre nos toca elegir – por primera vez – a los representantes de los círculos autonómicos que entraran a formar parte de la dirección de la Comunidad de Madrid. Al mismo tiempo, también por primera vez, del 8 al 13 de diciembre se elige en Madrid ciudad la composición del nuevo Consejo Ciudadanos Municipal (CCM) de Podemos, la Secretaria General y los representantes de los círculos municipales de Madrid.

Con la elección del nuevo CCM nos jugamos mucho. Nos jugamos si Podemos es capaz de garantizar 4 años más de Manuela Carmena y 4 años más de gobierno del cambio en Madrid. Julio Rodríguez es la mejor garantía para revalidar el Ayuntamiento con un proyecto de Madrid abierto, acogedor y que siga poniendo en el centro las necesidades de la gente. Nunca más un Madrid que le de la espalda a su gente.

Al mismo tiempo el Consejo Ciudadano  Autonómico (CCA), encabezado por Ramón Espinar,  ha abierto un proceso electoral para elegir, también por primera vez, los representantes de los círculos de la Comunidad de Madrid. A algunos no les parecía apropiado abrir este proceso en la Comunidad de Madrid. Parece ser que no les gusta que los Círculos tengan voz en un órgano de dirección. Por suerte, el sentir general de la militancia y el sentido común dictan lo contrario. Renunciar a que los círculos tengan voz en los órganos de dirección de Podemos es renunciar a nuestro ADN. Renunciar a que los círculos puedan tomar decisiones y dirigir la organización, nos convertiría en aquello que combatimos: en una organización gris, burocratizada y afianzada en las instituciones.

En esta nueva etapa en el CCA, los representantes de los círculos tienen que ser las agujas que tejen poder popular, que fortalecen la organización, que garantizan que tengamos un pie en las instituciones y mil en la calle. Los representantes de los círculos tienen que ser la brújula que guía a Podemos para no desviarnos nunca de nuestro objetivo: transformar la sociedad.

En la dirección autonómica de Podemos necesitamos a Gema Gil, madre coraje, un espartana que lucha incansablemente por los derechos de los trabajadores de este país. Necesitamos a Juanjo Barroso, teleoperador que sabe bien lo que es la precariedad y la temporalidad del mundo del trabajo. Necesitamos a María Montero, vecina de Móstoles que lleva desde 2014 construyendo Podemos día tras día, campaña tras campaña, dejándolo todo por este proyecto. Necesitamos a Javier Cid, vecino de Carabanchel, economista comprometido con las clases populares.  Necesitamos a Mercedes Iglesias, madre, trabajadora desde los 16 años y vecina de Torrejón. Necesitamos a Nuria Paredes, vecina de Alcobendas, feminista, defensora de los derechos de los animales y de la escuela pública. Necesitamos a Teresa López, de Alcalá de Henares, socióloga y funcionaria pública. Perfiles diversos para representar a los círculos de los diferentes territorios de la Comunidad de Madrid.

Hace falta fortalecer nuestra democracia interna. Hace falta apostar por aquellos que puedan garantizar un Podemos fuerte y unido para ganar en 2019 al Partido Popular. Hace falta consolidar el proyecto de cambio en Madrid. Hace falta un Madrid donde la gente siga siendo la protagonista. Hace falta un Madrid donde quepa todo el mundo, nosotras las migrantes también. Por eso queremos círculos con voz y voto.