Contra el racismo

Tinixara Guanche

Parlamentaria de Elkarrekin Podemos y secretaria de Protección Social y Acogida de Podemos Euskadi

Tinixara Guanche

Este 21 de marzo, Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, es el día para recordar a todas las personas que sufren la discriminación racial en forma visible e invisible, y también para  denunciar y expresar nuestra más firme condena a todas las personas, agentes o instituciones que ejercen violencia xenófoba o prácticas que entremezclan el racismo y la aporofobia en todos los ámbitos de la vida.

Es necesario recordar y denunciar a todas las personas que por haber nacido en otros lugares del mundo han sido asesinadas. A las más de 5.000 que ya han visto ahogados sus sueños de una vida mejor en la tumba del mar mediterráneo. A todas las personas que sufren el racismo. A Mmame Mbage y a Ousseynou Mbaye, que en su intento de tener una vida mejor la perdieron en Madrid. A los miles de personas que desde abril de 2014 no son consideradas sujetos, sino deshechos de un sistema sanitario que las excluye y las abandona. A los miles que encuentran la puerta cerrada de una Europa Fortaleza que mercadea con sus derechos, con sus sueños y con su futuro. A todas las personas que crean vida como Helena Maleno y a las que el racismo criminaliza y juzga injustamente. A las que son tratadas, expulsadas, criminalizadas, empobrecidas, repatriadas, tratadas, abandonadas, deshumanizadas…a las que se critica por bulos xenófobos y aporófobos que no tienen base real más allá de encontrar, en algún colectivo, un chivo expiatorio que calme o justifique la desigualdad que todas y todos sufrimos en un mundo profundamente injusto que obedece a enriquecer a unos pocos, mientras la mayoría sufre unas injustas e intolerables consecuencias.

Hay que decirlo una y otra vez; los seres humanos deben ser tratados como tales al margen de su lugar de origen, del color de su piel o de su recorrido vital. Es necesario denunciar la injusta situación a la que se ven sometidas las personas que transitan por un mundo que solo levanta muros a su llegada y que además, tras jugarse la vida y dejar parte de ella atrás, solo encuentran subastas y regateos a sus derechos.

Debemos alzar la voz contra quienes ponen en práctica leyes y medidas que dejan al margen de la salud, del derecho a la vivienda y de una vida justa a quienes no cotizan o no tienen el mismo color de piel; contra la construcción de muros de injusticia, de barcos que comercian con armas en nuestros puertos para llevar la muerte a los lugares de donde vienen quienes reciben nuestros portazos y abandonos.

Llamemos la atención sobre  las condiciones injustas que llevan a miles de niñas, niños y adolescentes a vagar por el mundo solo, sin referentes y enfrentándose a momentos que no les corresponden y que les marcan para siempre. Alertemos sobre un sistema que pretende crear migradas de primera y de segunda, refugiadas con derechos y extranjeras sin nada. E interpelemos a quienes siguen considerando que esto es una crisis y no quieren ver que es una situación estructural, real.

Desde Podemos Euskadi sabemos y reconocemos la resiliencia, la resistencia y la capacidad de salir adelante de quienes han llegado hasta aquí, o de quienes transitan y van hacia otros lugares. Reconocemos su condición de personas y trabajamos porque ellas y ellos, encuentren un lugar donde poder descansar y donde sentirse protegidos.

En Podemos Euskadi recordamos Gernika y recordamos cuando nosotras tuvimos que huir. Recordamos a los miles de personas que perdieron la vida o los miles a quienes les robaron la infancia, el presente y el futuro, y que siguen sin tener reconocido ni reparado su pasado.

En Podemos Euskadi reconocemos a todas las personas, vengan de donde vengan y tengan el color que tengan. Hacemos política para todas ellas y con todas ellas. Y recordamos hoy, 21 de marzo de 2018, que no queremos vallas, ni muros, ni fronteras. Queremos vías seguras, respeto a los proyectos de vida de los seres humanos, agradecimiento a quienes los defienden, y reconocimiento a la diversidad como un tesoro de todas. Por eso animamos a todas nuestras personas militantes y simpatizantes a que acudan a las movilizaciones contra el racismo que se celebrarán en las distintas localidades y pueblos, para decir alto y claro que migrar no es un delito y que ningún ser humano es ilegal. Y también animamos a continuar practicando la solidaridad, la acogida, y a frenar rumores injustos que, asentados en la miseria de enfrentar a unos seres humanos contra otros, solo tienen como objetivo que sigan ganando los de siempre.