Opinion · Otras miradas

Más y mejores becas

Miguel Ángel Heredia Díaz

Diputado nacional del PSOE por Málaga

La derecha, siempre ha defendido que sobran estudiantes en la Universidad, aunque cuando dicen esto no están pensando en sus hijos, siempre piensan en los de los trabajadores y las trabajadoras.

Por eso Rajoy se aprovechó la crisis para recortar en educación y en becas, expulsando a miles de alumnos de la universidad, pero no eran sus hijos, sus hijos no necesitan becas para estudiar, ellos sí terminarán sus carreras y conseguirán un buen empleo.

La educación para los socialistas no es gasto, representa una inversión y por ello defendemos que haya una política de becas, sobre todo en los niveles universitarios, que no abandone a quien lo necesite y que no lo someta a una incertidumbre injusta. Nuestra sociedad avanzará y progresará con más igualdad, con más conocimiento y con mayor formación, no excluyendo y reduciendo las oportunidades educativas.

Soy el hijo de un desempleado agrícola, el primero de mi familia que pudo estudiar, gracias al esfuerzo de mis padres y a una beca de un gobierno socialista; por eso defiendo que el hijo o la hija de un trabajador precario pueda estudiar en igualdad de oportunidades con los de una familia de rentas altas.

No es justo que se haya recortado un 13% la cuantía de las becas de Bachiller y FP de Grado Medio o Superior; no es tolerable que se hayan recortado en 377 euros las becas universitarias, mientras las tasas han crecido un 20% y no es decente que hayan exigido a más de 135.000 alumnos de niveles universitarios y no universitarios que devuelvan 159 millones de euros en becas tras haber endurecido los criterios. Una auténtica rapiña.

Pero además y según datos del propio Gobierno, mientras la cuantía de las becas en las universidades públicas ha bajado de media un 2%,  aumentan “de forma abusiva” en las universidades privadas, en algunos casos hasta un 58%, como en la Universidad Europea Madrid, en Valencia.

Las becas están llegando tarde, a dos meses de acabar el curso, más de un 12% de los solicitantes de becas universitarias aún ignoran si las tendrán. Los estudiantes necesitan las becas cuanto antes, para pagar los libros, el alquiler del piso, el transporte o las fotocopias. La diferencia entre recibir en octubre o noviembre y recibirla en marzo es poder continuar los estudios o tener que abandonarlos por falta de recursos familiares. Y eso lo sabe perfectamente el Gobierno y por eso retrasa “a conciencia” el pago.

A Wert, quién recortó brutalmente las políticas educativas, Rajoy lo premió haciéndolo embajador de la OCDE en París, sin tener la más mínima experiencia en el cuerpo diplomático. Hoy cobra 60.000 euros anuales más complementos, gastos de representación, coche con chófer y residencia de 11.000 euros al mes. Pero no tuvo suficiente y los españoles también le mantenemos el jardín en su zona de trabajo, que nos cuesta 331.825 euros.

Sus recortes educativos y en becas lo ha continuado su sucesor Méndez de Vigo, quien el pasado 15 de marzo aseguró en sede parlamentaria que por fin iba a subir las becas en 2018, concretamente en 50 millones, pero dos semanas después, esa cantidad quedó reducida a poco más de la mitad, y veremos al final en lo que queda.

Hoy hay 120.000 alumnos universitarios menos. Las becas han pasado de ser un derecho, a ser un privilegio, en definitiva este Gobierno se ha cargado las igualdades de oportunidades en educación.

¿Hay otra forma de hacer política? La respuesta es que sí, y un buen ejemplo lo representa Andalucía, donde con un Gobierno socialista de Susana Díaz, se bonifican al 99% los créditos universitarios aprobados en primera matrícula.

Frente a ello, ¿dónde han subido más las matrículas universitarias? En Madrid y Castilla y León, las dos son Comunidades Autónomas donde gobierna el PP, esa es la diferencia. Y la diferencia con Europa es que España invierte en becas y ayudas a la educación la mitad que la media de la UE.

La única patria de los socialistas es la igualdad, por eso defendemos una buena educación pública, un buen sistema de becas, porque sin educación no hay futuro, frente a un Gobierno del PP que le está robando el futuro a la juventud de este país.