Opinion · Otras miradas

El Régimen de la Transición y el capital español en el saqueo de América Latina (3): Asesinatos, atropellos y paramilitarismo al servicio de las multinacionales españolas

Ángeles Maestro

Militante de Red Roja y miembro fundador del Frente Anti-imperialista Internacionalista.

Ustedes, tan liberales, tan humanos, que llevan al preciosismo el amor por la cultura, parecen olvidar que tienen colonias y que allí se asesina en su nombre…
Jean Paul Sartre, prólogo de “Los condenados de la tierra”. Frantz Fanon

El establecimiento de las multinacionales españolas en América Latina no supuso sólo la venta a precio de saldo de las empresas públicas privatizadas, los despidos masivos y la generalización del empleo precario, como había ocurrido pocos años antes en el mismo proceso en España.

Son incontables las denuncias[1] [2]por contaminación de territorios y actividades extractivas en áreas protegidas (REPSOL, ENDESA, ENCE), desplazamiento ilegal y violento de comunidades (Unión FENOSA), lavado de dinero del narcotráfico y congelamiento arbitrario de fondos de organizaciones sociales (BBVA), contaminación por vertido de aguas residuales (Aguas de Barcelona) o muy mala calidad en la distribución de electricidad (Iberdrola, U. FENOSA), entre otras.

También es imposible, no sólo analizar aquí, sino reseñar siquiera, el riquísimo tesoro latinoamericano de heroicas luchas obreras y populares contra el imperialismo y en defensa de su soberanía y sus condiciones de vida[3].

1.- Colombia: beneficios chorreando sangre 

Ante la imposibilidad de referenciar en este texto todos y cada una de las denuncias realizadas en los diferentes países latinoamericanos contra las multinacionales españolas por provocación de desastres medioambientales, asesinatos, ataques a los derechos laborales y complicidad con el paramilitarismo voy a utilizar como muestra un país, Colombia, y una breve referencia a las actuaciones allí de  REPSOL y Unión FENOSA.

Colombia, nación con enormes riquezas minerales, agrícolas y petrolíferas, es conocido ahora como el “Israel de América Latina”, plagado de Bases de EE.UU. y líder mundial en el asesinato de sindicalistas y defensores de los Derechos Humanos.

Este país heroico y torturado que comenzó el siglo XX con la masacre de más de tres mil cuatrocientos  trabajadores en la huelga contra la United Fruit Company[4].  Pagó con más de 200.000 muertos las revueltas populares que sucedieron al asesinato en 1948 del líder revolucionario y candidato a la presidencia de la República Jorge Eliecer Gaitán, que a su vez serían el origen de las guerrillas, sobre todo de las FARC-EP, como defensa armada frente a las masacres de las oligarquías.

1.a.- Repsol 

Creada en 1987 como empresa, a partir de la fusión y modernización de otras varias firmas del sector de hidrocarburos, inició su privatización dos años después, siguiendo el guión de otras empresas multinacionales españolas. Su venta al capital privado culminó en 1997 y se convirtió en una de las diez mayores petroleras del mundo, curioso récord para una empresa originaria de un país sin petróleo. Los principales artífices de la privatización, altos cargos sobre todo del gobierno PSOE, y también del PNV y PP, pasaron a formar parte del consejo de administración de la empresa privatizada[5].

El presidente en la actualidad es Antonio Brufau y el Consejero Delegado es Josu Jon Imaz – ex Consejero de Industria del gobierno vasco y dirigente del PNV. Imaz es también vicepresidente de Gas Natural Fenosa.

En 1988 REPSOL inició su entrada en Colombia comprando una parte del pozo Caño Limón, en la zona del Arauca, una región en la que las acciones del paramilitarismo se intensificaron espectacularmente por entonces a partir del descubrimiento allí de petróleo y su posterior privatización. Para la puesta en funcionamiento de los pozos se expulsó totalmente a la población originaria, los Guahibos, hoy prácticamente aniquilados, muchos de ellos por el alcohol. El medio utilizado fueron acciones reiteradas de terror por parte de los paramilitares[6].

Para la explotación de ese pozo, uno de los más importantes de Colombia, REPSOL actúa en asociación con la  estadounidense Occidental Petroleum – OXY, empresa estrechamente ligada al Plan Colombia – el mayor despliegue militar de EE.UU. en el país  – que además de convertir a Colombia en un país militarmente ocupado, actúa al servicio de la protección de intereses de las grandes multinacionales del petróleo.

El descubrimiento de petróleo por parte de REPSOL en 2002 en la zona de Capachos – región de Los Llanos -, donde conserva la totalidad de la propiedad de los pozos, coincide exactamente con el inicio y consolidación allí de actividades criminales de grupos mercenarios.

Las detenciones arbitrarias, las desapariciones, el asesinato de líderes sindicales y sociales – que tienen el objetivo de sembrar el terror y de aniquilar la resistencia popular – se prolongan y conviven desde hace años con la exhaustiva presencia en la zona del ejército colombiano. Esta situación fue denunciada  por el importante frente obrero y popular “Mesa por Arauca” con el objetivo de promover una campaña internacional contra Occidental Petroleum -OXY y contra REPSOL[7]. La respuesta del estado colombiano ha sido acusar a los dirigentes, que en condiciones tan duras representan organizaciones sindicales y sociales,  de ser integrantes de las guerrillas.

En el Informe para el Examen Periódico Universal de las Plataformas de Derechos Humanos y Paz, titulado “Arauca, ejecuciones extrajudiciales 2002 – 2008”, se registraba un incremento del 68% en este tipo de ejecuciones atribuibles a la Fuerza Pública. Exactamente 1.122 personas eliminadas por funcionarios del Estado en ese periodo que coincidía con la implementación por el gobierno de la política de “Seguridad Democrática”[8].

Un informe de Amnistía Internacional sobre la zona de Arauca[9] denunciaba la financiación y entrenamiento por parte que petroleras de EE.UU. y España de unidades militares de las Fuerzas Armadas colombianas, especialmente la Brigada XVIII con grandes conexiones con los paramilitares. Así mismo  la entidad denunciante se hacía eco de que esa Brigada actuaba como soporte de la Fiscalía General, acusada a su vez de promover detenciones masivas.

Según el sindicato USO (Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo),  “la acción militar con la complicidad del Estado, ha provocado la muerte por asesinato de más de 90 trabajadores del sector, otros muchos heridos en atentados, varios desaparecidos y secuestrados y más de 400 sindicalistas que tuvieron que desarraigarse por amenazas de muerte”[10].

Recientemente REPSOL ha descubierto nuevos pozos de petróleo en aguas del mar Caribe y se plantea aumentar sus inversiones en Colombia.

1.b.-Unión FENOSA 

Unión FENOSA, ahora transformada en Gas Natural FENOSA. inició en la década de los 90 la compra de las empresas distribuidoras de electricidad de Panamá, Guatemala, República Dominicana, Colombia y Nicaragua.

En el año 2000, mediante Decreto del presidente Samper, se hace con las empresas públicas privatizadas, Electrocosta, Electricaribe y Energía del Pacífico, controlando todo el proceso, desde la generación, hasta la distribución de electricidad. La lucha sindical contra la privatización y en defensa de los derechos laborales está regada con sangre obrera. Entre 1998 y 2008 fueron asesinados por grupos paramilitares Jorge Ortega García vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores[11] y 27 dirigentes más del Sindicato Sintraelecol. Un sindicalista informó de la existencia de un documento interno de Unión FENOSA que trataba de terroristas a los representantes sindicales e instaba a su “neutralización”. Los nombres de los asesinados integraban listas que fueron descubiertas en ordenadores de los capos paramilitares y que, como ha sido probado, actúan apoyados por el Departamento de Seguridad (DAS). En 2001 fue condenado a 25 años de cárcel el ex director del DAS Jorge Noguera tras haberse demostrado infiltración del paramilitarismo en esa institución y su comprobada actividad de seguimiento de sindicalistas posteriormente asesinados[12]. Tras el asesinato en 2005 de Adán Pacheco, presidente del Sindicato de Electrocaribe, falsamente acusado de pertenecer a las FARC-EP, el autor material del crimen envió este correo al capo identificado como ”Jorge 40”: Fue dado de baja Adán Alberto Pacheco Rodriguez, alias “Claudio”. Su tiempo de delinquir en estas organizaciones era aproximadamente de 16 años. (…) sociólogo de la Universidad Simón Bolívar (…) Laboraba en Electrocaribe y era presidente del Sindicato [13]

El Tribunal Permanente de los Pueblos acreditó en sesión celebrada en Viena en 2006 “que existen vínculos entre la actual Gas Natural FENOSA y los grupos paramilitares que no sólo amenazaron, agredieron y asesinaron a sindicalistas, sino que también sembraron el miedo entre los barrios populares de Barranquilla para que los vecinos no se metan en problemas”[14].

En 2005, época en la que ACS – una de las mayores constructoras españolas presidida por Florentino Perez, a su vez presidente del Real Madrid – detentaba más del 30% de las acciones de Unión FENOSA cayeron asesinados por paramilitares otros dos dirigentes sindicales del Sindicato Sintralecol. Formaban parte de una lista de sindicalistas, líderes comunales y profesores acusador de pertenecer al Partido Comunista[15]. Este informe del Sindicato Sintraelecol es imprescindible para apreciar el grado de terror organizador por las multinacionales con el paramilitarismo con la colaboración  del Estado.

Sobre todos estos asesinatos sólo se han producido tres sentencias condenatorias, lo que supone un grado de impunidad de casi el 90%.

En 2007 se hizo pública una carta al Fiscal General de la Nación enviada por un hombre “desmovilizado” del bloque norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que originó una denuncia por parte del Sindicato Sintraelecol[16]. En ella se vertía tan abundante información sobre el nexo entre Unión FENOSA y los paramilitares al mando de “Jorge 40” que el Fiscal dijo públicamente: “estas empresas no pagan por seguridad, pagan por sangre”. En la misiva se relataba

el pago por parte de la empresa española a las AUC de “sumas millonarias”, desde 2001, para “ejecutar una campaña de exterminio de líderes sindicales y sociales que se opusieran a los planes de la multinacional presidida por Isidro Fainé y además para proteger sus instalaciones a lo largo de la Costa Atlántica y garantizar los desplazamientos de sus directivos por toda la Región del Caribe”. Un año después una senadora denunciaba la pasividad e inoperancia del Fiscal respecto a estos casos y otros muchos denunciados en la zona.

No es extraño. En el Informe de una misión de trabajo del Área Investigativa de Delitos contra la Vida de la Dirección Central de la Policía Judicial, de 2004[17], se concluye que los responsables de los asesinatos son miembros de las AUC, dirigidos por un individuo alias “Jorge 40” y que “la mayoría de sus integrantes pertenecen a las fuerzas militares, a la policía, al DAS y al CTI (Centro Técnico de Investigación de la Fiscalía General). También consta el apoyo de policías, fiscales, comerciantes, ganaderos, industriales, empresas de juegos de azar y gente del común”

El resultado es la impunidad de los asesinos y de los empresarios criminales que compran sus servicios.

La situación de Unión FENOSA en Colombia es en la actualidad cada vez más tensa. Los costes de la electricidad para las familias son tan desmesurados que los sectores más pobres deben destinar al pago de la luz el 52% de sus ingresos. El Estado subvenciona y paga directamente a la multinacional española buena parte del gasto y las inversiones en infraestructuras.

Las denuncias por apagones frecuentes y masivos como resultado del penoso estado de las redes y por la carestía se multiplican, así como por vertidos de lodos que han arruinado comunidades enteras. En la zona caribeña de Colombia, desde su privatización se han denunciado 15.072 casos de muerte por  electrocución y arrecia la persecución de sindicalistas y de los líderes de los movimientos sociales opositores.

Felipe González ha sido desde 2010 hasta 2016 Consejero de Gas Natural FENOSA  “trabajo” por el que se ha embolsado cerca de 600.000 euros. En el Foro Invertir En Colombia organizado por el Grupo PRISA y en el que estaban presentes Telefónica, Ferrovial, BBVA, ENDESA  y en el que el ex-presidente representaba a Gas Natural FENOSA, manifestó: “lo que es bueno para las multinacionales españolas es bueno para la población colombiana”.[18]  No es extraño que Virginia Vallejo la mujer del narco Pablo Escobar – quien le entrevistó en 1981 y acreditó la presencia del narcotraficante en la fiesta de celebración de la victoria electoral del PSOE – en 1982 dijera en su libro sobre Escobar: “yo creo en el socialismo, en un socialismo a la manera de Felipe González”[19].

2.- El Acuerdo de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC – EP

En septiembre de 2016 se firmó el llamado Acuerdo de La Habana entre las FARC – EP y el Gobierno colombiano, después de 52 años de guerra. Al acto asistieron diez jefes de Estado, el secretario de Estado de EE.UU., el rey emérito de España y Felipe González.

La cifra de dirigentes y familiares de las FARC asesinados desde el Acuerdo de Paz hasta febrero de 2018 es de 44. En este mismo periodo han sido asesinados 137 líderes de movimientos sociales, uno cada tres días, más de 200 amenazas de muerte y 50 atentados. El balance espeluznante es que mientras, obviamente, disminuyen las muertes en acciones de guerra, la cifra de asesinatos selectivos de líderes sociales casi se ha duplicado con respecto a años anteriores al Acuerdo[20].

Se ha denunciado que una organización criminal ofrece hasta un millón de dólares por cada uno de los nueve miembros del Secretariado de las FARC asesinado[21].

La Fundación Paz y Reconciliación estima que 74 municipios de la zona anteriormente controlada por las FARC han sido ocupados por Grupo Armados Organizados (GAO), la nueva etiqueta que usa el gobierno para denominar a las antiguas bandas criminales que nacieron a partir de la supuesta desmovilización de los grupos paramilitares[22].

La seguridad de los combatientes y de la dirigencia de los movimientos sociales fue uno de los puntos cruciales del Acuerdo. El Gobierno se comprometía en el punto tres a “garantizar las medidas necesarias contra las organizaciones criminales”. La respuesta del gobierno de Santos, ante la matanza actual ha sido que “se trata de hechos aislados”.

En la memoria de las luchas obreras y populares está grabada a fuego la terrible experiencia vivida por la Unión Patriótica (organización política auspiciada por las FARC-EP y el Partido Comunista) en el marco de unos acuerdos de paz semejantes a mediados de la década de los 80. Fueron asesinados dos candidatos a la Presidencia del Gobierno, ocho congresistas, trece diputados, setenta concejales, once concejales y entorno a 5.000 militantes. El exterminio que fue calificado de crimen de lesa humanidad por la Fiscalía General de la Nación. Del mismo, una vez más, fueron acusados paramilitares, miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado (ejército, policía secreta, servicios de inteligencia y policía regular) y narcotraficantes[23].

Las recientes declaraciones de Gustavo Cisneros a la agencia EFE con ocasión de ser nombrado “Doctor Honoris Causa” en Humanidades por la Universidad de Miami – acto representativo de la filosofía de dicha universidad – acerca de la “solución” de los problemas de Venezuela son inquietantes. Dijo: “la solución a la crisis venezolana hay que encontrarla en un “baile” a tres, con Cuba y Colombia también el la pista como bailarines y con música de Estados Unidos”[24].

Aludía sin duda al recientes Acuerdos de Paz que, al margen de otras consideraciones para el propio pueblo colombiano, aumentan considerablemente la vulnerabilidad de Venezuela a los ataques del imperialismo desde la enorme frontera venezolano-colombiana anteriormente ocupada por las FARC-EP.

(*) Mañana, última parte: ‘Conclusiones’


NOTAS

[1] https://chiltepines.wordpress.com/2014/09/08/multinacionales-espanolas-en-america-latina-impactos-sobre-los-pueblos-indigenas/
[2] https://www.elblogalternativo.com/2009/10/11/los-nuevos-conquistadores-multinacionales-espanolas-en-america-latina/
[3] Un interesante balance histórico de los movimientos sociales en América Latina realizado por Mónica Bruckman y Theotonio dos Santos puede encontrarse aquí: https://www.cetri.be/Los-movimientos-sociales-en?lang=fr
[4] Esa misma empresa, renombrada como Chiquita Brands, ha sido acusada de financiar a la Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para perpetrar el asesinato de sindicalistas
[5] https://www.yoibextigo.lamarea.com/informe/noticias/blog/puertas-giratorias-repsol/
[6] Importante información al respecto puede encontrarse en. “Repsol-IPF en Colombia. En la guerra contra los indígenas y bajo la sombra paramilitar”. https://cedib.org/wp-content/uploads/2012/09/4-Informe_Repsol_Colombia.pdf
[7] La campaña internacional fue presentada en el Foro Social Mundial de Porto Alegre 2005. https://www.prensarural.org/arauca20050131.htm
[8] El Informe íntegro puede consultarse aquí: https://issuu.com/prensahumanidadvigente/docs/aportes_a_la_verdad_1
[9] https://www.amnesty.org/es/documents/amr23/004/2004/es/
[10] https://cedib.org/wp-content/uploads/2012/09/4-Informe_Repsol_Colombia.pdf
[11] https://colectivodeabogados.org/Hace-12-anos-fue-asesinado-Jorge
[12] http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-5175369 y http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-10365226
[13] Un importante análisis del papel de las multinacionales españolas en Colombia ha sido realizado en la Tesina del Máster de la Universitat de Barcelona Món 3 por Robert Morral y Dolly López con el título de Multinacionals espanyoles i vulneración dels drets humans a Colombia. No publicada
[14] https://www.elconfidencial.com/mundo/2015-02-18/colombia-no-es-pais-para-sindicalistas_713843/
[15] http://www.sintraelecol.org/index.php?option=com_content&view=article&id=76:en-sintraelecol-temen-despido-de-1200-trabajadores&catid=23&Itemid=60
[16] http://omal.info/IMG/article_PDF/La-presunta-relacin-entre-Unin_a3814.pdf
[17] Revista Semana, Bogotá, 20 de noviembre de 2006
[18] https://www.yoibextigo.lamarea.com/informe/gas-natural-fenosa/internacional/gas-natural-fenosa-electricaribe-colombia/
[19] http://www.redpres.com/t17636-al-descubierto-felipe-gonzalez-y-su-relacion-con-los-narcos-colombianos#sthash.yvAFNsNq.dpbs
[20] http://www.pares.com.co/paz-y-posconflicto/nosestanmatando-el-perfil-de-los-lideres-asesinados/
[21] https://www.clarin.com/mundo/ofrecen-millones-dolares-asesinar-jefes-farc_0_ry6o_gSL-.html
[22] http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-40646855
[23] Un resumen de los hechos puede consultarse aquí:  https://es.wikipedia.org/wiki/Unión_Patriótica_(Colombia)
[24] https://www.efe.com/efe/america/ame-hispanos/cisneros-cree-que-fin-de-la-crisis-venezolana-pasa-por-cuba-colombia-y-eeuu/20000034-3263847