Opinion · Otras miradas

8 de julio de 1978: 40 años luchando contra la impunidad

Ramón Contreras López

Miembro de Sanfermines 78: Gogoan!

El 8 de julio de 2018, se cumplirán 40 años de la brutal intervención policial en Pamplona/Iruñea que supuso la muerte por disparo policial de Germán Rodríguez Saiz, 10 heridos de bala, cinco de ellos graves, más de 200 personas contusionadas de diversa consideración, las fiestas rotas y como respuesta a la solidaridad que se extendió por el resto de Euskal Herria, la muerte de Joseba Barandiarán en Donostia-San Sebastián el día 11.

Desde entonces todos los 8 de julio ha habido concentraciones para afirmar que somos muchas las personas que no estamos dispuestas a que aquellos sucesos caigan en el olvido y durante estos largos años hemos seguido defendiendo su memoria. No admitiremos nunca que aquello fue fruto de la casualidad; de una orden mal entendida, o de un cúmulo de trágicas circunstancias. Seguimos manteniendo que detrás de esas actuaciones violentas estaba el objetivo de romper Euskal Herria, y el movimiento popular que cuestionaba la reforma pactada del franquismo.
Desde el primer momento, tanto la Comisión Investigadora de la ciudad de Iruñea como la de las Peñas que se constituyeron, afirmaron que aquello no fue casual, sino premeditado y que la responsabilidad por lo sucedido correspondía directamente al Gobierno de UCD (Martín Villa, ministro de Interior afirmó públicamente en relación con la actuación policial: “Lo nuestro son errores, lo suyo son crímenes”).

No obstante, la fuerza y movilización popular demostrada, ninguna responsabilidad penal, política o civil se ha producido. Ni a la ciudad, ni a ninguna persona agredida se le ha reconocido verdad, ni se le ha hecho justicia, ni practicada ninguna reparación. Los sucesivos gobiernos del Estado han boicoteado las investigaciones y la justicia ha mirado en todo momento hacia otro lado. La impunidad ha sido total. Pero el recuerdo de aquellos días nunca se ha apagado en la sociedad navarra, y años tras año se han repetido las movilizaciones, actos e iniciativas contra el olvido y la impunidad y cada vez con más firmeza exigiendo responsabilidades, verdad, justicia y reparación.
Con motivo de estos cuarenta años la Iniciativa Popular Sanfermines78: ¡Gogoan Herri Ekimena, ha organizado la campaña Inpunitateari Stop Impunidad!
El primer elemento de la campaña ha sido la redacción de un manifiesto que en uno de sus párrafos dice lo siguiente:

“… queremos hacer un doble llamamiento. En primer lugar, a la ciudadanía y a todos sus grupos sociales y políticos a fin de que, cada cual, en su espacio, haga aflorar la verdad de aquella criminal agresión que el poder ha pretendido ocultar. El 40 aniversario ha de ser así un inmenso grito en exigencia al Estado del reconocimiento de su responsabilidad directa en aquellos hechos. En segundo término, queremos dirigirnos también a nuestras Instituciones –Ayuntamiento de Pamplona, Parlamento y Gobierno Foral-, a fin de que sean dados por éstas pasos firmes que permitan materializar las exigencias de Verdad, Justicia y Reparación hasta ahora negadas. Reclamamos así la creación de una Comisión de la Verdad municipal que dictamine sobre aquellos hechos, sus causantes y las responsabilidades derivadas de lo anterior y que, en los distintos ámbitos institucionales, se dé reconocimiento oficial a las víctimas de los sucesos de SF-78 y se adopten cuantas medidas de reparación se deriven de lo anterior”.

Al manifiesto se han adherido más de cien organismos sociales, culturales, euskaltzales y populares, así como la propia Federación de Peñas sanfermineras y distintas entidades institucionales.

El Ayuntamiento de Pamplona/Iruñea a iniciativa de Sanfermines78, ha constituido una Comisión de la Verdad en la que personas de reconocido prestigio académico, jurídico y en el ámbito de la memoria histórica están, desde el mes de marzo de 2018, desarrollando un proceso basado en la Verdad, Justicia y Reparación de los sucesos ocurridos en la ciudad durante los sanfermines de 1978, al objeto de elaborar, para antes de julio de este año, un informe que determine las violaciones de Derechos Humanos cometidas en aquellas fechas y las responsabilidades derivadas de las mismas. La creación de esta Comisión de la Verdad es un elemento clave para avanzar no solo en el relato fundamentado de lo ocurrido, sino también para inscribir aquellos sucesos en un contexto histórico, político y social y estudiar la apertura de posibles vías en el ámbito de la justicia.

Por otra parte, el pasado 18 de enero el Parlamento navarro ha pedido al Gobierno español desclasificar los documentos sobre los sucesos de los sanfermines de 1978 en los que Germán Rodríguez fue asesinado por la Policía y otras diez personas resultados heridas de bala.

En la moción, apoyada por todos los grupos parlamentarios (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra y UPN), con la única abstención del Partido Popular, se emplaza al Ejecutivo español a que adopte el acuerdo que sea preciso para proceder a la desclasificación de todos los asuntos, actos, documentos, informaciones, datos y objetos existentes en la Administración del Estado relacionado con los sucesos de los sanfermines de 1978. En un segundo punto se establece la remisión de esta moción al Consejo de Ministros del Gobierno de España.

En parecidos términos se ha presentado una iniciativa en el Congreso de los Diputados, apoyada por siete grupos parlamentarios, que no ha sido tomada en consideración por los votos en contra del Partido Popular, de Ciudadanos y, sorpresa, del PSOE que mientas en Navarra vota a favor de la propuesta en el Congreso de los Diputados vota en contra de la misma (¡vaya esquizofrenia de Partido!).

Igualmente se está trabajando con grupos del Parlamento europeo para presentar este caso de agresión e impunidad en instancias internacionales.

La Iniciativa Popular Sanfermines 78: Gogoan ha llevado a cabo con total éxito una cuestación popular para la colocación, en las inmediaciones de la Plaza de Toros, de un monumento que recuerde aquellos hechos para que no vuelvan a repetirse. Se trata de una escultura de la artista Dora Salazar, consistente en un reconocimiento a la ciudad agredida. Nuestra intención de que este símbolo se sufrague por cuestación popular ha supuesto un éxito total, pues para mediados del mes de marzo, se había conseguido cubrir totalmente el coste material de la escultura.

Paralelamente y en un formato de escalera cada mes se está llevando a cabo una intensa campaña de sensibilización social. Así, en el mes de febrero se organizó un ciclo de charlas sobre la visión de la transición desde las nacionalidades.

En el mes de marzo un ciclo de cine bajo el título de “Imágenes contra la impunidad. Impunitatearen aurkako irudiak”. También en ese mismo mes tuvo lugar una tertulia sobre “arte y memoria histórica”.

En abril se estrenó una obra de teatro creada expresamente por personas de las artes escénicas que trata el tema de los sanfermines del 1978, y la presentación de un libro sobre una visión feminista de la transición y de los sanfermines.
En mayo distintas actuaciones de “bertsolaritza”, flamenco-teatro y música, todas ellas enmarcadas en una exposición de fotografías que reflejan momentos de aquellos acontecimientos.

En junio se colocará y se inaugurará el monumento en recuerdo a los sucesos de sanfermines de 1978. También se celebrará un acto institucional de reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Pamplona/Iruñea a todas las personas que sufrieron las consecuencias de aquella agresión. Igualmente, en ese mes, tendrá lugar una jornada de “hip-hop” en la calle y concierto de “rap”.

Así llegaremos al 8 de julio en donde en colaboración con las Peñas sanfermines de Iruñea, realizaremos actos con una significación especial y con una participación de diversos colectivos que esperemos tengan una participación masiva.

Nuestro objetivo con esta ambiciosa campaña es el de dar firmes pasos a fin de rescatar la Verdad silenciada, exigir Justicia por aquel crimen y reclamar Reparación para todas sus víctimas, y que en estos sanfermines recuperaremos en la calle y en la fiesta la dignidad que el Gobierno de UCD y su Policía quisieron pisotear hace cuarenta años.