La Cena de los Ciudadanos (no de los Idiotas)

13 Jun 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Elena Méndez, Nicolás Aztiárraga y Bruno Estrada

Era una fría noche de marzo, por eso Alberto se había puesto su mejor abrigo. Salió del ascensor y pulsó el timbre de un lujoso piso en una de las zonas más ricas de Madrid. Le abrió la puerta un mayordomo con levita que le pidió cortésmente que le dejara el abrigo.

—Lo llevaré al guardarropa. Espere un minuto, que le anuncio al señor.

Alberto se sintió sorprendido, sabía algo de la vida del viejo profesor de económicas que iba a ejercer de anfitrión de esta extraña cena a la que estaba invitado, y por eso le desconcertó todo ese fasto de alguien que había sido miembro del Comité Ejecutivo del Partido Comunista de España.

El mayordomo volvió y le indicó que pasara al salón.

Ramón, el anfitrión, le cogió del brazo con delicadeza y fue presentándole al resto de los comensales que ya habían llegado. Saludó en primer lugar a Pedro J., director del Mundo, le conocía desde hacía algunos años y le debía muchos favores. En segundo lugar Ramón le presentó al viejo marqués Juan Miguel Villar Mir, le impresionó el aspecto frágil del que fuera vicepresidente y ministro de Hacienda en el gobierno aconstitucional de Carlos Arias Navarro, y que actualmente es presidente de una de las principales constructoras de nuestro país, así como de otras importantes empresas metalúrgicas y energéticas. Le ofreció una de esas manos de monja boba que quedan colgando después de estrecharla.

Junto a él estaba un hombre algo más joven, aunque debía rondar los setenta años, campechano y con mucha energía. El apretón de manos fue mucho más enérgico, como si Fefé, ahora lo recordó ese era el mote que le habían colgado las revistas del corazón, le echara un pulso desde el primer momento. Ahora no pasaba por su mejor momento, debido a la crisis había tenido que renunciar a su último sueño, construirse el yate más grande de España. Junto a él estaba un hombre que Alberto también conocía bien, habían coincidido en varias ocasiones en Barcelona, el difunto José María Lara, el hombre que vendió su alma de editor por los negocios.

Por último Ramón le presentó a dos individuos más jóvenes, de unos cincuenta años, cuyos nombres fue incapaz de recordar, ambos políticos de segunda fila, al de Unión, Progreso y Democracia le conocía de alguna reunión que había mantenido con Rosa Diez y el otro, que le dijeron que era del Partido Popular, le resultaba totalmente desconocido.

Esto es la política de verdad, pensó Alberto, con la que siempre había soñado. La cena transcurrió de forma amigable, era la primera vez que cenaba en una casa particular en la que sirvientas llevaban cofia. La conversación se animó al mencionar la última metedura de pata del PSOE.

—Eso de pactar con el exalcalde de Ponferrada, un tío condenado por acoso sexual, justo el día de la mujer trabajadora no tiene precio. Alfredo no para de darse tiros en los pies –exclamó jocoso uno de los convidados.

—Si, me preocupa la incapacidad del PSOE de recoger el descontento con el gobierno. Eso no augura nada bueno –respondió otro en tono más solemne.

Esa era la principal preocupación de los comensales, daban por descontado que el Partido Popular estaba perdiendo apoyo electoral a gran velocidad, eso estaba en el guión, pero estaban realmente preocupados por la incapacidad del PSOE para recoger el descontento social. Era marzo de 2013, hacía tan solo unos meses que Alfredo Pérez Rubalcaba había revalidado su puesto en la secretaría general del PSOE frente a Carme Chacón.

—Algo esta pasando en la sociedad española que no somos capaces de percibir, y eso me pone muy nervioso – dijo uno de ellos.

Alberto sonreía mientras quien se llevaba los reproches en la reunión era el representante de UPyD. A la mayor parte de los comensales les ponía muy nerviosos la obsesión del partido magenta por la querella contra Bankia.

—Nunca hay que llegar a juicio, es algo que aprendí de mi padre —dijo un empresario—. Además, cada vez hay más jueces que piensan por si mismos. Una demanda se sabe como empieza pero no como termina.

—Sí, —apuntó otro— los trapos sucios se lavan en casa. Si unimos el deterioro de la situación económica a la corrupción tenemos un coctel explosivo que no vamos a poder controlar.

Todos asintieron, tampoco les gustaba su oposición a la Candidatura Olímpica de Madrid, era mucho el dinero que se podía ganar con un tinglado de ese volumen. Molesto con el tono agresivo que iba tomando la cena el miembro de UPyD terminó abandonando la mesa antes de los postres.

—Estos de la Rosa Díez están muy subiditos, a mí no me duran más de dos portadas – dijo uno de los invitados animado por el magnifico vino que había hecho servir Ramón.

—Muchas empresas catalanas, incluido el Banco Sabadell y La Caixa, estamos muy asustadas con la deriva nacionalista de los convergentes y este gobierno lo está gestionando muy mal – expuso sin tapujos uno de los comensales- No nos importa un estatuto fiscal similar al vasco, es más, nos sentiríamos cómodos en ese escenario. Alberto, te hemos visto actuar en Catalunya y creemos que tú tienes madera de líder, por eso están aquí estos señores. Tendrás todos los medios que necesites, es un servicio a España.

La cara de Alberto se iluminó, a partir de ese momento la conversación tomó un ritmo trepidante. Era necesario un nuevo reparto de poder, la regeneración democrática no podía quedar en manos de la izquierda, la derecha necesitaba nuevas caras. Si Alberto aceptaba habría suficiente apoyo mediático y económico para disputar la pole. El representante del Partido Popular callaba, esa es la consigna que había recibido, escuchar y callar. Todo estaba atado y bien atado.

Si has creído que esta historia es cierta, no hace falta que te cuenten más, sabes cual ha sido su final. Sino te la has creído tendrás que mirarte al espejo y preguntarte porque aún crees en los Reyes Magos. Aunque tal vez no consigas explicarte la razón por la cual Josep Oliu, el Presidente del Banco Sabadell, dijera tras las elecciones europeas de 2014, algo más de un año después de esta cena de Ciudadanos: “Necesitamos un Podemos de derechas”.


comments powered by Disqus