Otra ayuda del BCE a la banca que sólo empeorará las cosas

06 dic 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Eduardo Garzón
Economista

El pasado 3 de diciembre el Banco Central Europeo (BCE) anunció la extensión hasta marzo de 2017 del programa de Expansión Cuantitativa que inició en marzo de este año, además de la incorporación a la compra de activos los bonos de entes públicos locales y regionales. Se trata de una nueva vuelta de tuerca a un movimiento que a todas luces está siendo ineficaz para el objetivo que supuestamente se propone: incrementar el crédito a familias y empresas en la Eurozona y combatir el riesgo de deflación. Y digo “supuestamente” porque en buena parte el objetivo es otro: ayudar a las entidades financieras europeas, todavía en serios apuros por mucho que digan lo contrario. A continuación explicaré de la forma más sencilla posible por qué digo esto, con el objetivo de compensar humildemente los pobres análisis que nos encontramos en los medios convencionales, que suelen ser meras réplicas del mensaje del BCE (esto se debe seguramente a que poca gente entiende bien cómo funciona el sistema monetario actual).

El programa de Expansión Cuantitativa consiste en que el BCE crea dinero y lo utiliza para comprar activos (públicos y privados) que poseen tanto entidades bancarias como otros operadores financieros (compañías de seguros, fondos de inversión, fondos de pensiones, etc). Estos agentes económicos pasan de tener en su cuenta bancaria un bono (activo ilíquido) a tener dinero (activo líquido), y por lo tanto los bancos privados en los que se encuentren esas cuentas bancarias quedarán inundados de nuevos depósitos de dinero. Por ejemplo, imaginemos que un fondo de pensiones X tiene en su propiedad un bono público español por valor de 1000 euros. Ahora el BCE compra mediante su programa ese bono público (la compraventa es voluntaria, sólo se produce si acepta el vendedor, pero siempre lo hace porque sale ganando), de forma que el fondo de pensiones dejará de tener el bono y pasará a tener en su propiedad algo más de 1000 euros contantes y sonantes. Como ese fondo de pensiones tiene su cuenta bancaria en un banco privado, la cantidad de reservas bancarias de ese banco aumentará.

Lo que suele pensar la mayoría de la gente es que este movimiento se realiza para que los bancos, que pasarían a tener más reservas bancarias (depósitos), puedan dar más créditos a empresas y familias. Pero pensar eso es absolutamente erróneo y absurdo por muchas razones. En primer lugar, si el BCE le ha comprado bonos a un fondo de pensiones, el dinero nuevo lo poseerá el fondo de pensiones, no el banco. El banco sólo es el “espacio” donde el fondo de pensiones guarda y gestiona su dinero, no el dueño del dinero. Es cierto que el banco podría utilizar esas reservas bancarias para cualquier otra transacción, pero tiene la necesidad de mantener siempre suficiente volumen de reservas bancarias por si el fondo de pensiones decide utilizar su dinero para algo[1].

En segundo lugar, los bancos no necesitan reservas bancarias para dar préstamos. Los bancos no prestan reservas. Cuando un banco da un crédito lo único que hace es teclear la cantidad correspondiente en la cuenta bancaria del prestatario. Nada más. A continuación, y dependiendo de las transacciones bancarias posteriores, si el banco necesita reservas bancarias podría obtenerlas en el mercado interbancario (pidiéndolas prestadas a otro banco privado) o directamente accediendo a la ventanilla del BCE. El banco primero da créditos, y luego, y sólo si es necesario, se preocupará de conseguir reservas bancarias; pero jamás al revés. Lo explico con mayor profundidad aquí. En definitiva, que el movimiento del BCE provoque un aumento de las reservas bancarias en nada afecta a la posibilidad que tienen los bancos de dar créditos. Pensar que el BCE utiliza la Expansión Cuantitativa para que los bancos incrementen los préstamos a familias y empresas no tiene ningún sentido. Es más, si los bancos se pusiesen a conceder muchos créditos, ¡el volumen total de reservas aumentaría en vez de descender! Esto es algo que explico aquí.

Entonces, ¿por qué el presidente del BCE y todos sus seguidores dicen que es para eso? Pues no lo podemos saber con exactitud porque no estamos en sus cabezas; unos economistas opinan que ni ellos mismos entienden bien el funcionamiento del sistema monetario, y otros aseguran que están mintiendo para ocultar el verdadero objetivo del programa que es continuar otorgando ayudas a la banca. Yo soy de los del segundo grupo, aunque algunos movimientos me hacen pensar que la primera tiene también sentido. ¿A qué me refiero con ayudas a la banca? Es sencillo de entender. Los bancos europeos están hoy día enormemente endeudados, y cada cierto tiempo se cumple el plazo para devolver dinero que pidieron prestado y entonces deben cumplir con sus obligaciones. Como estamos hablando de enormes sumas de dinero y como los bancos europeos no están obteniendo apenas beneficios (es casi imposible hacerlo en un contexto de tipos de intereses cercanos a 0 y con una economía europea estancada) no pueden devolver por ellos mismos sus deudas. Frente a esto, el BCE utiliza el programa de compra de activos para, entre otras cosas, permitir que los bancos tengan suficiente dinero para poder devolver sus deudas. Utilizan las reservas bancarias para cumplir sus obligaciones financieras. Ése es el verdadero objetivo. Y como se puede comprobar, se trata de otra ayuda descarada de las instituciones públicas a la banca privada. Sin estas ayudas la inmensa mayoría de los bancos europeos (si no todos) habrían quebrado por insolvencia.

Pero hay otro objetivo que se persigue con la Expansión Cuantitativa y del que casi nadie suele hablar: reducir los tipos de interés a largo plazo (el riesgo de inversión) de los bonos públicos y privados (por eso las primas de riesgo de los bonos públicos están por los suelos) con el objetivo de que los inversores privados y públicos se animen a invertir más, y ello genere un ambiente optimista para la actividad económica. Puesto que el BCE está además inyectando dinero líquido en las cuentas bancarias de muchos de esos inversores, la posibilidad de que se animen con la inversión es mayor. Por otro lado, la creación de más euros tiende a depreciar su valor, lo cual estimula las exportaciones, que es otra forma de intentar activar la economía. Todo esto lo explico con mayor profundidad aquí. No obstante, Japón lleva más de 20 años con este tipo de medidas y todavía no ha servido para mejorar el crédito ni combatir la inflación. Todo apunta a que aquí pasará igual.

Decía que a veces me pregunto si de verdad los dirigentes del BCE entienden bien el funcionamiento del sistema monetario. Hay un movimiento que realizan que confunde a cualquiera: el establecimiento de un tipo de interés negativo en las reservas bancarias. Es decir, el BCE penaliza al 0,3% las reservas bancarias de los bancos de la Eurozona. Por lo tanto, cuantas más reservas bancarias tengan los bancos, más dinero perderán por ese concepto. El objetivo que declara perseguir el BCE es que los bancos no dejen las reservas quietas sino que las utilicen para dar créditos (para evitar la penalización). ¡Pero como ya he explicado esto no tiene ningún sentido! Para empezar, los bancos no necesitan reservas para dar créditos. Y para terminar, las reservas bancarias no desaparecen, sólo cambian de un banco a otro, por lo que si un banco se librara de la penalización al desprenderse de las reservas, otro la comenzaría a sufrir por recibirlas. Por otro lado, si los bancos no dan créditos es porque no se fían de que las familias y empresas puedan devolverles el dinero debido al estancamiento de la economía (lo explico con más detalle aquí). En definitiva, la penalización a las reservas bancarias no tiene ningún sentido y sólo sirve para deteriorar más si cabe la rentabilidad de los bancos.

Para lo que seguro que está sirviendo la Expansión Cuantitativa es para generar burbujas financieras. Puesto que el riesgo de las inversiones se está reduciendo artificialmente de una forma muy exagerada, los inversores no están siendo capaces de discernir las inversiones que son verdaderamente arriesgadas de las que no lo son. Y como están recibiendo mucho dinero fresco, lo pondrán en marcha para invertir en bonos, acciones, productos financieros, etc, elevando su precio de forma considerable y generando por tanto burbujas especulativas. Y el crédito, por cierto, difícilmente se verá alterado. Otra cosa que también está provocando esta medida del BCE es una distribución de la riqueza que favorece a las capas de la población que participan en los mercados financieros (que son las de mayor renta, casualmente), puesto que está elevando el precio de los activos financieros que poseen. Sirva un botón para reflejar este fenómeno: un informe del Banco de Inglaterra de 2012 reveló que el 40% de las ganancias financieras causadas por la Expansión Cuantitativa británica fueron registradas por el 5% más rico de los hogares.

Y es que ya nos podemos imaginar el chollo que supone que el BCE cree dinero y te compre todo aquello que quieres vender. Si eso lo hiciese en la economía real y productiva en vez de en la economía financiera, habríamos salido de la crisis y del estancamiento económico hace ya varios años. Por cierto, esto es precisamente lo que defendemos muchos cuando hablamos de que el BCE debería financiar programas de inversión pública que beneficien a los más necesitados como el Trabajo Garantizado, la Renta Garantizada, el incremento de pensiones, de prestaciones por desempleo, de educación y sanidad públicas, etc. Pero claro, si uno dice esto es tachado de loco o de comunista, porque parece que lo política y económicamente correcto es crear el dinero para dárselo a los inversores financieros y no para dárselo a la gente normal y corriente. Eso último está verdaderamente feo.

[1] Para algo que no tenga que ver con el mismo banco, claro, como explico con más detalle en http://eduardogarzon.net/transacciones-bancarias/ y en http://eduardogarzon.net/operaciones-banco-entrega-recibereservas/


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus