¡Es Mariano Rajoy, estúpido!

01 Mar 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Máximo Pradera

En 1992, Bill Clinton le ganó las elecciones a George W. Bush con un eslogan que decía Es la economía, estúpido. Desde entonces, la frase ha sido utilizada infinidad de veces cada vez que alguien quiere atacar a un adversario que emplea un «argumento señuelo», en vez de centrar la cuestión sobre el problema esencial. Viene esto a cuento porque criticamos mucho últimamente al Ministro de Justicia, Rafael Catalá, en vez de apuntar nuestros CNDs (Cañones de Navarone Dialécticos) hacia Mariano Rajoy, el ventrílocuo que mueve y hace hablar a este fantoche político, insignificante y anodino, que si algún mérito tiene es el de habernos hecho olvidar antes de tiempo a Ruiz-Gallardón. Que si Catalá ataca la separación de poderes, que si Catalá ha presionado a la Fiscal General…

Es como si tras una lamentable actuación de José Luis Moreno, todos dijéramos:
–¡Qué mal ha estado Monchito!

Si Catalá tuviera algo en la cabeza, en vez del hueco para que Rajoy le meta mano y le haga hablar, ya nos habríamos dado cuenta. Su antecesor en la cartera de Justicia, por ejemplo, sí era inteligente, y por lo tanto autónomo, por más que su inteligencia estuviera puesta al servicio exclusivo de su lucimiento personal y no de los intereses de los ciudadanos. La inteligencia se le notaba en el brillo de los ojos, que podía ser mefistofélico (incluso en las raras ocasiones en que no estaba achispado), y en la manera de expresarse, pedante y alambicada como la del picapleitos que siempre fue, pero al menos cargada de citas y rica en recursos retóricos. Los ojos de Catalá en cambio ni siquiera pueden compararse con los de un pez, que es un ser vivo, sino con los de un pescado. Cuando le miras a los ojos, la impresión que te llevas es la de que ha salido. Como no quiero sumir al lector en una catatonia profunda, no me extenderé sobre su tono de voz, monocorde y cansino, como el de un mal actor de doblaje. Pero salvo su limitada capacidad expresiva, lo único que se le puede criticar a Catalá es su sumisión incondicional a Rajoy, no su manera de pensar, que es inexistente.

Catalá es Rajoy igual que Doña Rogelia era Mari Carmen o Macario era Moreno. Cuando Catalá comete un lapsus y dice Hay que seguir trabajando en la mejora de nuestro sistema de corrupción vemos a Rajoy moviendo los labios, embarrado en lapsus semejantes, como el de Lo que hemos hecho es engañar a la gente o ETA es una gran nación. Cuando Catalá suelta majaderías como La responsabilidad política por la corrupción se salda en las urnas, no hace sino repetir con otras palabras el planteamiento de Rajoy: la corrupción es cosa del pasado y el pasado quedó atrás en las últimas elecciones. Del mismo modo que el muñeco permite al ventrílocuo expresarse con mayor libertad, Catalá hace posible que Rajoy manifieste su abyecta ideología de manera mucho más desinhibida. Que se suelte la melena, diríamos en lenguaje de la calle. Pero no deja de ser Rajoy. El subtexto de la frase anterior, La responsabilidad por corrupción se salda en las urnas es el siguiente: la corrupción no es algo contra lo que en el PP luchemos de manera activa, por el enorme perjuicio que causa a los ciudadanos, sino algo que practicamos o no en función del grado de tolerancia de nuestro electorado. Si, como en el caso de Valencia o Madrid, nuestros votantes no solo tragan, sino que alientan con su voto el saqueo sistemático de las arcas públicas, no haremos nada por atajarla. Si empiezan a quejarse y nos pasan factura electoral, rebajaremos nuestros inmundos trapicheos lo justo y necesario para que la corrupción nos salga gratis en los comicios.

¿Alguien piensa que destituyendo a Catalá, en España reviviría Montesquieu? Voy más lejos: ¿alguien piensa que si Rajoy se fuera a su casa, el PP empezaría a respetar la separación de poderes? Sí, yo lo he pensado a veces: también por estúpido. Porque en el fondo, el problema no es solo Rajoy: ¡es la derecha española, estúpido!


comments powered by Disqus