La Ciudad de las Mujeres quiere hermanarse con Madrid

27 Abr 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Paula San Millán
Periodista de PorCausa

Patricia Guerrero, abogada, exjueza y activista, ha dedicado su vida a defender los derechos de las mujeres en Colombia. Patricia se encuentra en Madrid con motivo de la presentación del documental Mujeres al frente, dirigido por la periodista española Lula Gómez que aborda el conflicto interno que sufre Colombia desde la perspectiva de las mujeres. Su historia queda recogida en este documental, en el que se narran los testimonios de siete activistas colombianas en su lucha contra la violencia que recae sistemáticamente en las mujeres.

Una de las mayores problemáticas es en Colombia es el desplazamiento forzado por causa del conflicto armado. En 1999 Patricia Guerrero fundó en la Liga de Mujeres Desplazadas (LMD), una organización que afronta este problema que afecta ya a 8 millones de personas. “El desplazamiento era un crimen contra las mujeres porque detrás de este estaba el despojo de sus tierras, el control de los territorios, el paso del narcotráfico, la presencia del paramilitarismo y de la guerrilla, el ejército en connivencia con los paramilitarismos y en connivencia con la guerrilla. En ese triángulo permanente estábamos las mujeres y en ese triángulo teníamos que trabajar”, asegura Guerrero en una entrevista para Lula Gómez.

En 2004 quiso dar un paso más allá y creó un espacio seguro en el que poder asistir y asesorar a las víctimas del desplazamiento. Este espacio fue bautizado con el nombre de Ciudad de las Mujeres y se emplaza en el municipio Turbaco, cerca de Cartagena. Hoy ofrece cobijo a más de 800 personas, la mayor parte de ellas mujeres, aunque también residen hombres que acogen la ley de las mujeres, la de la no violencia. Estas mujeres no están solas, vienen con hijos e hijas que muchas veces son de padres diferentes, son fruto de las violaciones que han sufrido por el camino. Un centenar de viviendas constituyen este barrio que ya cuenta con una escuela y un centro comunitario destinados a ofrecer la mejor asistencia posible a estas mujeres. La educación es clave, partiendo de cosas tan básicas como leer y escribir, hasta nociones de derecho necesarias para poder defenderse y tomar conciencia de sí mismas y de los delitos acometidos en su contra.

Ya son 233 los casos de mujeres muertas por feminicidio en Colombia en lo que va de año. Otras mueren de pena, un dolor tan real que hace que las mujeres enfermen de manera irreversible. La muerte por pena moral es un concepto nuevo asociado a esas mujeres que sufren las consecuencias de los abusos, los maltratos, las violaciones, la miseria… La tristeza y la desesperación terminan somatizándose y el dolor psíquico se convierte en muerte física.

Como muchas otras mujeres colombianas que dedican su vida a luchar contra la violencia contra la mujer en su país, Patricia Guerrero, no quiere compasión para las mujeres ni que las cataloguen como víctimas desamparadas, sino como supervivientes con propuestas concretas. Solo necesitan una plataforma para que se las escuche y que los medios abandonen una actitud compasiva que no lleva a ningún lado. Buscan aliadas y sumar fuerzas, crear una red de solidaridad para hacer un mundo más inclusivo y más justo.

Su trabajo no resulta fácil. La Ciudad de las Mujeres vive bajo una amenaza constante. Patricia no estaría viva de no tener una escolta permanente. Además, la ciudad ha ido creciendo y las ayudas decreciendo. Ahora más que nunca este proyecto necesita apoyo y reconocimiento. Por eso Patricia Guerrero firma esta carta abierta a la alcaldesa Manuela Carmena para que la Ciudad de Las Mujeres y Madrid se conviertan en ciudades hermanas, y que les permita trabajar conjuntamente en defensa de los derechos de las mujeres no solo en Colombia sino en todas partes. Por eso también el diario Público y la fundación porCausa han abierto una campaña de apoyo a la Ciudad de las Mujeres a la que te puedes sumar aquí.

Esta es la petición:

Carta abierta a la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, de parte de Patricia Guerrero fundadora de la Liga de Mujeres Desplazadas y creadora de la Ciudad de las Mujeres:

En el año 2006, fundé en el Municipio de Turbaco, Bolívar, la Ciudad de las Mujeres como respuesta a la situación de extrema vulnerabilidad que sufren las mujeres victimizadas por la guerra en Colombia: cientos de miles de mujeres fueron desplazadas por el conflicto armado y por el machismo de la sociedad colombiana, una sociedad donde no se les reconoce el más básico de los derechos, como es el derecho a la vida. Solo en los primeros cuatro meses de 2017 contamos 233 casos de feminicidio en Colombia.

En la Ciudad de las Mujeres viven alrededor de 800 personas, la mayoría mujeres con sus hijos, también se admiten hombres, siempre y cuando cumplan con la ley de las mujeres: la no violencia. Actualmente hay una situación de precariedad enorme a pesar de su reconocimiento como sujetas de reparación colectiva.

Para conseguir los apoyos que necesitamos de nuestro Gobierno, los cuales facilitarían la implementación de nuestro Plan Integral de Reparación Colectiva (PIRC), sería extraordinario para nosotras contar con vuestro apoyo y el del pueblo de Madrid, una ciudad a la que vemos como hermana por los valores que compartimos, como la paz, la no violencia, la solidaridad y la ternura.

Por eso le pedimos, excelentísima señora Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, que su ciudad se hermane con la Ciudad de las Mujeres. Y que a través de ese hermanamiento, recorramos juntas un camino hacia la igualdad y el reconocimiento de la importancia vital de las mujeres, para hacer de estas sociedades en las que vivimos un buen sitio para todas y todos.


comments powered by Disqus