Carta de Eduard Punset al president de la Generalitat: “Quiero que me dejen votar”

19 Jul 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Eduard Punset Casals

En noviembre de 2016, hace casi un año, y con ochenta cumplidos, decidí
que había llegado el momento de retirarme de la vida activa. Después de
treinta y cinco años dedicado a la divulgación científica en España, hecho
sin precedentes en la política televisiva española, decidí poner punto final a
tan gratificante etapa.

¿Qué me había llevado a esta conclusión? En primer lugar, mi experiencia
de siete años en la Universidad de Londres, dando clases en horario
nocturno para una audiencia española, por el simple hecho que era difícil
que los jóvenes entendieran los vericuetos de la divulgación científica, en
un país donde la investigación se había explicado poco y mal. En el mismo
sentido, entre otras actividades, por las mañanas en Londres me dedicaba a
trabajar mi tesis, que me permitió obtener el doctorado en Economic
Science, así como difundir para la BBC noticias del ámbito económico para
los espectadores de habla hispana; esta circunstancia, sin duda, me
catapultó al maravilloso mundo de la divulgación científica para Televisión
Española, un campo prácticamente inédito y hasta entonces inexplorado en
España. Dirigí el programa Redes diociocho años en total, desde 1996 hasta
2013.

En segundo lugar, y relacionado con lo anterior, un país como España, tan
acostumbrado a los San Fermines y a las procesiones del Santo Sepulcro,
parecía poco dado a grandes y profundos cambios en educación y
pensamiento. Una de las razones que me llevaron a deducir que las cosas
podían evolucionar hacia esta dirección y de manera distinta a las del
pasado fue, sencillamente, la propia naturaleza del cambio, tan inherente al
ser humano. Contrariamente a lo había creído hasta entonces, me di cuenta
de que las cosas mejoraban con el paso del tiempo y que era falso que
cualquier época pasada hubiese sido mejor; solo había que fijarse en el
aumento sustancial de la esperanza de vida, que había mejorado en tan
poco tiempo.

Por último, en aquel momento, existía una Primera Transición en la que era
preciso reconocer y aceptar la ayuda de todos aquellos que habían optado
por no seguir donde antes: el ejemplo de Adolfo Suárez y su papel con la
dictadura y su pasado franquista es perfecto para comprender esta
“transición” y cambio de paradigma; pero en su mayoría también es cierto
que no acabaron de entender, y quizá tampoco de aceptar, una Segunda
Transición, a la que se debían, como culminación de la Primera. Una
Segunda Transición en vistas a trabajar de forma clara por la separación de
poderes, la no injerencia entre poder Legislativo, Judicial y Ejecutivo y, al
fin y al cabo, el invento de una nueva democracia española, con el objetivo
puesto hacia un futuro mucho más abierto y no como un espejo permanente
del pasado.

A efectos prácticos, y con este fin, decidí aceptar el cargo de Ministro para
las Relaciones con las Comunidades Europeas (9 de setiembre de 1980 – 27
de febrero de 1981) en el llamado primer gobierno democrático de Suárez,
así como anteriormente en el del President Tarradellas, como Conseller de
Economia i Finances (19 de octubre de 1978 – 8 de mayo de 1980). Accedí
al ministerio español por sugerencia directa de Suárez, para que participara
activamente en la Primera Transición y para, justamente, remar hacia este
intento de apertura mental y de mejora democrática, tan absolutamente
rompedora. Y esto, en un país donde todo, o prácticamente todo, en
muchos ámbitos, sin ir más lejos el político, sigue aún por hacer o a medio
hacer.

Han tenido que transcurrir muchos años para que, ahora, como catalán, dé
muestras de mi reconocimiento y gratitud al actual President de la
Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, así como el vicepresident,
Oriol Junqueras, y a toda la junta de gobierno, por seguir remando en la
misma dirección democrática. Es por esto que estoy completamente a favor
de celebrar el referéndum del 1 de octubre, por el simple derecho
democrático (el sustantivo es importante) que tenemos todos los
ciudadanos de Catalunya a ejercer nuestro voto. Pura y simplemente: no
pueden impedir el mío ni el de nadie: Quiero que me dejen votar.


comments powered by Disqus