Opinion · Otras miradas

El PSE y el autogobierno: dime de qué presumes…

Por Sergio Campo

Responsable del Área de Discurso de Podemos Euskadi

 

Hace unos años, en 2013, el PSOE se negaba a reconocer que Catalunya o Euskadi eran naciones y zanjó ese debate con la Declaración de Granada. Hoy, en cambio, ya asumen que somos naciones. Eso sí, según Idoia Mendia y Patxi López, solamente naciones en una de sus dimensiones, la cultural.

En febrero de este mismo año, Mendia le pedía explicaciones al entonces candidato Pedro Sánchez por asumir el concepto de plurinacionalidad. Ya en junio, la misma Mendia pedía que todo el PSOE asumiera ese modelo de Estado. Al igual que hizo López, a pesar de que en marzo se negaba a reconocer a España como un estado plurinacional. Todos recordamos el interesantísimo artículo con el que Borrell le respondió a sus dudas sobre esta cuestión. Señores y señoras del PSE, bienvenidos al espacio compartido de la plurinacionalidad, aunque sea tarde, mal y a regañadientes.

En septiembre de 2016, Idoia Mendia hablaba del derecho a decidir como “derecho a dividir”. Pasadas las elecciones, tocó borrón y cuenta nueva, y llegó a un pacto de gobierno con el PNV. Era noviembre y el PSE aceptaba debatir “sobre el reconocimiento del derecho a decidir del Pueblo Vasco y su ejercicio pactado”. En enero de 2017 ya no le gustaba. Se acercaba un Congreso Federal movidito. Así que en marzo Idoia Mendia decía que jamás aceptaría tal cuestión. Así hasta hoy, pero tiempo al tiempo. Tampoco sería novedad un nuevo cambio de parecer. El derecho a decidir ya lo reivindicaba el PSC en 2012 aunque en 2015 renunciara a ello. También asumía el derecho de autodeterminación Felipe González a finales de los setenta y ahora echa pestes del derecho a decidir. El mismo Felipe y el mismo partido que luego apoyaron la LOAPA y hoy piden aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución.

¿Quién sabe lo que tocará mañana con el PSE, Mendia o López? ¿Será día par o impar? Nunca se sabe que dirá en estas cuestiones un socialista ni cuánto valor darle a lo que diga.

Eneko Andueza, respondía a un artículo mío de hace unos días en el que perfilaba con bastante nitidez los derroteros por los que, en mi opinión, Elkarrekin Podemos debe plantear la cuestión del autogobierno y de un posible nuevo Estatuto.

En ese artículo hablo claramente de plantear un marco propio y diferenciado del que ha impuesto el PNV (y asumido resignadamente el PSE en multitud de ocasiones). Un marco propio que pasa por priorizar lo social con el blindaje de derechos sociales, de los servicios públicos, de la igualdad entre mujeres y hombres o de la sostenibilidad medioambiental. Hablo de un pacto social transversal y plural, que ponga como base de la convivencia los derechos humanos. De aprender de los aciertos y errores del pasado sin hacer tabla rasa con ellos. Un pacto social que pasa por abrir el debate a la sociedad y no circunscribirlo a los partidos ni al Parlamento. Abrir la puerta a mesas sectoriales para abordar estas cuestiones junto con los agentes sociales y hacerlo antes de cerrar textos articulados por parte de los partidos. Una apuesta clara por identificar diferentes instrumentos para dar cabida al derecho a decidir en su vertiente territorial como es un pacto de claridad de inspiración canadiense que una vez acordado en Euskadi se traslade a Madrid.

Se trata de una línea coherente con la enmienda que transaccionamos en enero y permitió la constitución de la ponencia de autogobierno. En esa enmienda conseguimos que precisamente, y por primera vez, los contenidos sociales tuvieran cabida expresa en ese foro parlamentario. Así como el derecho a decidir. Se trata además de una línea absolutamente coincidente con el programa electoral presentado en esta materia por Elkarrekin Podemos[1]. Pero el Señor Andueza parece que no se lo leyó y nada de esto parece encajarle al PSE. Es que hoy tocaba día impar. Mala suerte.

Y sobre todo, no deja de ser curioso que el Sr. Andueza se revuelva contra el hecho de que desde Elkarrekin Podemos hayamos invitado a varias personas expertas a comparecer en la ponencia de autogobierno del Parlamento. Parece que el parlamentario del PSE no se entera de lo que hace su partido… Y no lo digo únicamente porque ellos también las hayan solicitado, sino sobre todo porque mientras ellos en su momento solo invitaron a sus viejos popes partidistas (Patxi López, Ramón Jauregui y Txiki Benegas), nosotras hemos optado por dar voz a reconocidas personas del ámbito académico y social. Así constitucionalistas, expertas en derechos sociales o en feminismo, la mayoría sin dependencias partidarias, han podido dar su opinión.

Entonces, ¿por qué esta pataleta del PSE ante el artículo que firmaba hace unos días sobre autogobierno? Pues la respuesta es tan simple como que recientemente el PNV, a través de Itxaso Atutxa decía que no le hacía falta el PSE para sacar adelante el nuevo estatuto. Se trata de una pataleta de celos. Eso sí, infundados e inútiles porque si algo tenemos claro, y ya lo apuntaba días atrás, es que o ese nuevo estatuto es un nuevo acuerdo en claves sociales, de convivencia y de participación y decisión ciudadana o Elkarrekin Podemos no estará. Nosotras, en estas cuestiones de convivencia y autogobierno, tenemos siempre la mano tendida, pero la nuestra es una mano firme tanto para llegar a un acuerdo si se incluyen los contenidos señalados como para retirarla sin el menor complejo si no están esos contenidos.

En todo caso, parece que los nuevos aires de Pedro Sánchez no traspasan el Ebro y no terminan de llegar a Euskadi y al PSE. Ni en lo territorial ni en lo social. Una pena, sobre todo, por verles desaprovechar la primera mayoría progresista en décadas por sus férreos pactos con PNV y PP. Tampoco sorprende. Como no sorprenderá que en un nuevo giro de guión, por todos intuido, el PSE acabe aceptando “pulpo” en un hipotético nuevo Estatuto si así lo exigen Ortuzar y el PNV. Porque ya se sabe que donde manda capitán, no manda socialista.

[1] Ver páginas 212 a 229: https://elkarrekinpodemos.eus/wp-content/plugins/programa/data/programa_es.pdf