¡Jesús, esto va a funcionar!

04 Jun 2010
Compartir: facebook twitter meneame

ANDRÉS PERELLÓ Esta historia comienza hace más de 47 años, cuando una familia de Denver donó los órganos de su hijo recién fallecido para intentar salvar la vida de un niño de 3 años afectado de una estrechez congénita de las vías biliares; o hace 43 años, cuando Dénise Darvall donó sus órganos. Y es […] [... seguir leyendo]