Llegó la primavera: reflexiones tras una jornada histórica

25 May 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Las elecciones de ayer representan un momento crucial del cambio político en España, sin precedentes desde la Transición. Hay dos elementos que revelan la profundidad del proceso que avanza.

En primer lugar, las grandes ciudades han representado, una vez más en la historia de nuestro país, la locomotora de la transformación política. Los resultados tanto de las candidaturas de unidad popular por las que apostamos en nuestra Asamblea de Vistalegre, en ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña, Oviedo, Compostela o Cádiz, de Compromís en Valencia, así como los resultados de Podemos en las ciudades y grandes poblaciones en las que también se podía votar en las elecciones autonómicas, son reveladores. Podemos gana en Las Palmas de Gran Canaria, en Parla, en Rivas, es segunda fuerza en Zaragoza, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Oviedo, Huesca, Teruel, Fuenlabrada, Gijón o Avilés.

En el complejo ecosistema político de Barcelona, la candidatura encabezada por Ada Colau ha ganado las elecciones en un hecho sin precedentes en la historia política catalana. El caso del municipio de Madrid ha sido insólito pues ha mostrado la pasokización del PSOE en la capital de España. Si en algún lugar nuestra apelación al voto socialista ha funcionado de forma arrasadora ese ha sido Madrid, gracias a una candidata que ha sido capaz de sumar a los apoyos consolidados de Podemos, los de buena parte del electorado socialista, dicotomizando el escenario electoral de la capital.

En segundo lugar, aunque de manera más lenta de lo que esperábamos y deseábamos, el bipartidismo ha dejado de servir para entender el sistema de partidos en España. El PP y el PSOE han tenido su peor resultado desde la Transición. Aunque resisten bien en algunas de las comunidades autónomas menos pobladas, la política española ha dejado de ser cosa dos partidos.

UPyD desaparece del tablero político mientras que Izquierda Unida ha comprobado el contraste entre su agotamiento histórico como proyecto político autónomo y la emergencia de los espacios de protagonismo ciudadano como las candidaturas de unidad popular y Podemos. Ciudadanos ha tenido un buen resultado, básicamente a costa del PP, pero ha quedado muy alejado, tanto en los municipios como en las comunidades autónomas, de las expectativas que había despertado entre las élites y sus portavoces, que quizá inflaron de manera contraproducente el fenómeno naranja tratando de ponerlo a nuestra altura.

A falta de saber si habrá o no elecciones en Cataluña, este panorama plantea un escenario inédito en nuestro país para las elecciones generales, en el que la disyuntiva entre continuidad o cambio constituirá el eje de la contienda. Es indudable que el PSOE tratará de apuntarse al carro del cambio pero no lo tendrá fácil; las generales concluirán en buena medida el ciclo político abierto por el 15M y son el escenario natural para nosotros.

Tendremos que trabajar muy duro en estos próximos meses y asumir las dificultades de gobernar y de llegar a acuerdos, pero hemos salido más que vivos de un invierno en trincheras enfangadas en el que nuestro adversario pensaba derrotarnos. Han sido meses difíciles en los que hemos recibido golpes duros, pero hemos sabido encajarlos afrontando con éxito estas elecciones y las andaluzas.

Debemos sin embargo tomar nota de algunas lecciones que han dejado tanto la campaña electoral como el resultado de los comicios.

Por una parte, tras estar a la defensiva durante varias semanas, la recuperación de nuestro discurso de formación que representa a las clases populares y la defensa de los derechos sociales, poniendo en valor a los movimientos sociales, se ha demostrado como el terreno favorable frente a la disputa por la novedad o la regeneración. Aquí Ciudadanos no puede competir con nosotros.

Por otra, la denuncia de la corrupción como modelo económico y político de las élites que encarna el PP, dicotomiza el escenario electoral y sitúa la elección entre continuidad y cambio en los términos en los que nos interesa. Aquí es el PSOE el que no puede competir con nosotros.

Esos dos elementos (defensa de las clases populares y denuncia de la corrupción como elementos inseparables)  son los que nos han permitido ser la única fuerza política estatal que ha desafiado al bipartidismo en muchos municipios de nuestro país y que ha quedado muy cerca de la segunda posición en comunidades como Aragón (a poco más de 6000 votos del PSOE) Asturias (a 14.000 votos del PP) o Baleares (a 18.000 votos del PSOE).

Debemos tomar nota también de la importancia de los liderazgos y los estilos que sirven para ir más allá de una identidad de partido. Podemos no puede ser en las generales un partido más sino un instrumento abierto a la participación y al protagonismo de todos aquellos que apuesten por el cambio.

Se acabó el invierno y llega una primavera que nos llevará a Noviembre. El terreno nos es propicio y a la presencia institucional sumamos la experiencia de combate. Toca salir de las trincheras; quedan pocos meses para el cambio.


comments powered by Disqus