Planeta Axel

Análisis, perfiles e historias de fútbol internacional

SMS desde Viena (12-06)

12 Jun 2008
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Esos pasecitos entre centrales
Muy decepcionante fue el debut de la campeona Grecia en la presente Eurocopa. Jugó con un sistema mucho más defensivo que en Portugal, metiendo un tercer central y renunciando prácticamente a salir con el balón jugado. En varios momentos del partido, incluso se vio a los zagueros helenos pasarse el balón horizontalmente unos a otros, sin ninguna intención de progresar. A Rehaggel le preguntaron en la rueda de prensa si había dado alguna indicación para que sus hombres realizaran continuamente esa absurda jugada, y él lo negó por completo. “No, no quería que hicieran eso”, contestó King Otto, muy enojado con el nivel de juego de su equipo. Fue, por lo tanto, una iniciativa propia de los Dellas, Kyrgiakos y Antzas, que provocaron la primera gran pitada generalizada del torneo en Salzburgo. ¡Qué desastre! Se va Zagorakis y nadie se ofrece para sacar la pelota.

Villa, Der Tor-ero
David Villa se lo puso muy fácil a los periodistas que escriben en lengua alemana, en la que tor significa gol. El juego de palabras estaba cantado. Los diarios vieneses abrieron su edición de ayer con una foto del asturiano y un gran titular que lo definía como Der Tor-ero, además de asignarle la nota máxima en las crónicas. Los analistas ingleses fueron los que más elogiaron el juego de España. Ellos habían apostado por el equipo de Aragonés como campeón de Europa y ahora sacan pecho.

Los austriacos se animan
En el fútbol hay que sacar detalles para el optimismo de donde sea. Austria se juega su supervivencia en el torneo en un dramático encuentro esta tarde ante Polonia y la prensa local ha querido contribuir en la ardua tarea de aumentar el ánimo de hinchas y jugadores. En una llamativa portada, un periódico saca la fotografía de dos marcadores electrónicos: uno, con el resultado final del Holanda 3-0 Italia; el otro, con el resultado parcial Austria 3-0 Holanda. No es ficción: sucedió en un amistoso el 26 de marzo, aunque al final los tulipanes remontaron y ganaron 3-4. El titular reza: “El Show de Holanda nos da coraje”. E invita al siguiente razonamiento: si nosotros llegamos a ir goleando a Holanda y ellos golean a la campeona del mundo, quizá no seamos tan malos. Parece rocambolesco y forzado, pero hay que agarrarse a algo.

Klagenfurt, aún más cerca
Si se esperaban 50.000 croatas en Viena, ¿cuántos podrán viajar hoy a Klagenfurt? La moral está más alta tras empezar el torneo con victoria, el rival es más prestigioso y la distancia mucho más corta: en tres horas de coche se puede realizar el trayecto desde la capital Zagreb. ¿Estará preparada la ciudad más pequeña de esta Euro para absorber la invasión? Hay además un factor de riesgo añadido: en Carintia, el Estado federado del que Klagenfurt es capital, habita una minoría eslovena. La rivalidad entre croatas y eslovenos no es la más pronunciada en la zona de los Balcanes, pero tampoco se puede decir que haya entre ellos una relación de amistad. Segunda prueba de fuego para la organización después de las detenciones previas al Polonia-Alemania.

Detalles del campo:
Revolución austriaca: Se confirman los presagios y Hickersberger hará hasta cuatro cambios en el once inicial. Hoffer, Kienast, Korkmaz y Fuchs estrenarán titularidad.
¿Guerreiro de entrada?: El ex brasileño del Celta fue el jugador más creativo de Polonia cuando ingresó en la segunda parte y muchos esperan verlo en el equipo inicial.
Rakitic por Petric: Bilic ya avisó que algunos jugadores no habían rendido a su máximo nivel y hoy hará algún cambio ante Alemania. Se espera que Rakitic sustituya en ataque a Petric.
Batalla formidable: Dos equipos que juegan 4-4-2, con todocampistas que defienden y atacan. Vaya partidazo de ida y vuelta nos espera con el Alemania-Croacia.
Donadoni lo reconoce: El técnico italiano asumió su parte de responsabilidad y, como todo el mundo esperaba, indicó que introducirá novedades en el dramático encuentro ante Rumanía.


comments powered by Disqus