Planeta Axel

Análisis, perfiles e historias de fútbol internacional

El Liverpool no levanta el vuelo ni en Luton

07 Ene 2008
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ya han pasado más de quince años desde que el Luton Town estuvo por última vez en la máxima categoría del fútbol inglés. Y algunos más desde que ganó su único título, la Copa de la Liga de 1988. Hoy en día, el equipo del pueblo de uno de los aeropuertos londinenses alterna categorías inferiores. Está en tercera –en la Ligue One-, pero en puestos de descenso a la cuarta división. Plagado de deudas, luchando por sobrevivir, muy alejado de los focos mediáticos. Pero ayer pudo olvidar ese presente tortuoso y logró un resultado de prestigio. Empató a uno con el Liverpool y forzó un sabroso replay en Anfield, lo que reportará un necesario beneficio económico y alegrará a una hinchada demasiado acostumbrada al sufrimiento. Para los reds, en cambio, ese partido de desempate supone una pésima noticia, casi algo de lo que avergonzarse.

Y es que después de dos empates consecutivos que alejaron a los de Benítez de la cabeza de la Premier, lo peor que podía sucederle a un equipo del que se empezaba a dudar era tropezar en la FA Cup ante un modesto. En realidad, no es un marcador trágico: lo lógico es que en casa no tenga problemas para superar la eliminatoria y pueda olvidarse de su embarazosa tarde en Luton. Pero una cosa es la visión práctica y otra la que se refiere a la imagen. En este sentido, el cinco veces campeón de Europa salió con la cabeza gacha, convirtiéndose en el único gigante que no resolvió su cruce en la primera oportunidad.

El equipo local, muy batallador e incluso ambicioso por momentos, logró algo realmente complicado: reaccionar cuando el grande parecía haber decidido el partido a su favor. Y es que Peter Crouch logró el 0-1 a los 74 minutos. La lata estaba abierta y el Liverpool se encontraba en su escenario favorito: con el marcador a favor, teniendo que defender una ventaja. Pero ésta duró tres minutos. John Arne Riise remató contra su propia portería un centro de Drew Talbot y provocó el replay. La euforia en Kenilworth Road, un vetusto estadio construido en 1905 y con capacidad para 10.000 espectadores, estaba justificadísima.

¿Infravaloró al rival el conjunto de Benítez? Es posible, pero sacó un once repleto de internacionales. Faltaban Gerrard por lesión y los españoles Reina y Torres, a los que el técnico dio descanso, pero la alineación era de mucho nivel. No había más rotaciones que en un partido de liga cualquiera. Rafa sacó a Itandje en la portería; Finnan, Carragher, Hyypiä y Riise en defensa; Benayoun, Alonso, Leiva y Babel en el centro del campo, y Crouch y Kuyt en ataque. Por nombres, un equipazo. Pero a la hora de la verdad no fue capaz de mostrarse superior a un rival de tercera.

Pocas conclusiones pudo sacar Fabio Capello, que presenció el partido desde la grada. Eso sí, pudo descubrir la magia de la FA Cup, que está a años luz de la Coppa de Italia en cuanto a seguimiento y trascendencia. El ex entrenador del Real Madrid había asistido el día anterior al Aston Villa – Manchester United, en el que había varios jugadores seleccionables. En Luton, en cambio, sólo jugaron dos ingleses en el Liverpool –Crouch y un Carragher que renunció al equipo nacional-. Pese a haber conseguido un resultado histórico y llamativo, difícilmente algún futbolista del cuadro local podría entrar en los planes de Capello. Aunque también es verdad que los otros partidos dominicales tampoco le ofrecían grandes posibilidades.

Eduardo sigue enchufado para el Arsenal

Cuatro goles en los últimos tres partidos. Es el registro de Eduardo Da Silva, el delantero al que el Arsenal fichó este verano para sustituir a Thierry Henry y que había levantado dudas porque sólo había jugado en la liga croata. Pero empieza a convencer a todos. Ya no por su capacidad goleadora, también por su talento. Más que el 0-1 que firmó ayer en Burnley, llamó la atención su gran pase en profundidad en el 0-2 definitivo de Bendtner.

Lo mejor: El Havant and Waterlooville. Este modesto equipo de sexta división sigue aún vivo en la FA Cup gracias a su empate en Swansea y tendrá el replay en casa. Su goleador vende coches.

Lo peor: El Blackburn Rovers. El conjunto de Mark Hughes sufrió el resultado más doloroso de toda la jornada copera. Perdió en casa ante el Coventry de segunda por un rotundo 1-4.


comments powered by Disqus