“Huimos porque nos echan, nos explotan al llegar y encima somos invisibles”

03 Oct 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Carlos Aparicio
Miembro co-fundador del Grupo de Acción Sindical Berlín

Un titular del periódico die Zeit en abril de 2012 rezaba ‘Spaniens verlorene Generation ergreift die Flucht’ (La generación perdida de España emprende la huida). El artículo se centraba en historias personales de gente española —en su mayoría joven— que estaba quemándose las pestañas aprendiendo alemán para poder integrarse en el mercado de trabajo alemán, —que no en la sociedad— “huyendo”, como indicaba el titular, de una situación de falta total de oportunidades. ¿Les suena de lo que hablo?

Y así fue, tras la llamada de Merkel en Madrid de 2011, decenas de miles de españoles hemos hecho las maletas y nos hemos venido a Alemania. Lo que normalmente no se suele contar es la segunda parte, ¿qué ha pasado con nosotros los que estamos ahora en Alemania? Para nosotros no hay recorte de periódico una vez que estamos aquí, pero sí hay una pegatina del 15M-Berlin en un servicio de una tasca de Berlín que completaba la famosa campaña del “no nos vamos, nos echan” con “y cuando llegamos, nos explotan”.

La situación es compleja porque por el lado de España: a) No se ataja la situación del paro ni de la precariedad laboral que nos expulsa del país (por las dos fronteras) y se niega o se tapa el hecho de la emigración masiva; b) No se nos apoya a las personas que ya hemos abandonado el país de manera laboral o administrativa, es más, se nos pone más difícil como el caso del voto rogado o de la retirada de la tarjeta sanitaria tras unos meses fuera; Y c) no hay apoyo ni defensa de nuestros derechos como trabajadores en el extranjero por la falta de coordinación sindical a nivel europeo, ni hay asesoría laboral por parte de las embajadas, y si los hay son anecdóticos.

La situación por el lado de Alemania no es mejor: a) La inmigración en Alemania de mano de obra cualificada del sur es algo con lo que ya se cuenta desde la patronal alemana; b) Dicha patronal usa el hecho de que vengan ciudadanos del sur y del este de Europa para presionar a la baja las condiciones laborales de los trabajadores alemanes, ya que los primeros al tener menores expectativas laborales, son en consecuencia más competitivos; Y c) Hay una falta de capacidad de los sindicatos alemanes para trabar contacto u organizar a los trabajadores recién migrados.

Nos encontramos entonces con un número considerable de personas españolas que lleva viniendo a Alemania a trabajar, que no cuenta ni con el apoyo de España ni con el apoyo de Alemania, sin defensa de sus derechos laborales, sin conocimiento de ellos en el país nuevo y a merced de contratos estipulados por las empresas que les reclutan con cláusulas que rozan el absurdo en muchos casos. Entonces, emprendemos la huida porque nos han echado, nos explotan al llegar y encima somos invisibles (y ahora como novedad se suma que nos quieren expulsar tras 6 meses de desempleo). ¿Qué se puede hacer y qué se ha hecho?

A raíz de esta situación surge en Berlín el 15M-GAS (Grupo de Acción Sindical del 15-M Berlín), como un intento de dar una respuesta a un problema complejo: facilitar la organización de los trabajadores migrantes en los centros de trabajo para la defensa de sus derechos, mediar en la intervención de los sindicatos alemanes en los conflictos laborales que les afectan, interpelar a los actores políticos y laborales en España y poner una hipótesis encima de la mesa: desde la base y el trabajo en los movimientos sociales se puede hacer un sindicalismo alternativo, cercano y combativo. Dejar de ser invisibles laboralmente en definitiva.

El 15M-GAS, pretende ser un espacio de organización laboral en este sentido con objetivos muy claros:

– Aumentar el nivel de sindicación de los trabajadores españoles en Berlín y la auto-organización de los mismo en los centros de trabajo.

– Búsqueda de mayor implicación de los sindicatos alemanes en las particularidades laborales de los migrantes.

– Organización laboral con trabajadores nativos para hacer de los conflictos laborales algo integral que beneficie a todos independientemente de su lugar de procedencia.

– Denuncia y sensibilización de las situaciones de abuso y atropello laboral.

– Trabajo horizontal de base, buscando la auto-organización y la intervención desde abajo por parte de los trabajadores migrantes en los conflictos laborales.

Esta experiencia que nace en Berlín es exportable a otras ciudades y genera un espacio de acción, de participación y reflexión interesante. Es por ello por lo que animamos al resto de precarios por el mundo a que quieran dejar de ser invisibles y que se organicen, y esto sí lo podemos hacer.

———-

Si alguien tiene interés en colaborar, si tienes problemas laborales en tu empresa y quieres organizarte en tu centro de trabajo o tienes interés en formar parte de la red de apoyo al Grupo de Acción Sindical (15m-GAS) escríbenos a accionsindical@riseup.net.


comments powered by Disqus