Las noticias falsas, al descubierto en ‘Bulocracia’

· Virginia P. Alonso

Internet nos ha cambiado la vida. Y lo ha hecho de una manera radical y en un cortísimo periodo de tiempo: sólo hay que recordar que Facebook nació en 2004, Youtube en 2005 y Twitter en 2006. Apenas diez años después, para muchos ciudadanos las redes sociales son una de sus principales herramientas de comunicación y, en no pocos casos, su primera fuente de información.

La Red no es más que un reflejo del mundo en que vivimos y en ella podemos encontrar de todo, verdadero y falso. Es más, mentir a través de Internet resulta más fácil que hacerlo en persona, porque se puede preservar el anonimato y porque, al tratarse de un ecosistema en el que emisores y receptores dejan de ser dos figuras diferenciadas para transformarse en una cada vez más líquida, es fácil que nos den gato por liebre y que a veces contribuyamos como ciudadanos a difundir informaciones que no soportarían ni la prueba del algodón de la persona más lega en cualquier materia.

Hay quienes mienten y lanzan sus falacias al mundo simplemente para alcanzar su momento de gloria en forma de compartidos o likes, pero también quienes directamente tratan de engañarnos para lucrarse a nuestra costa; incluso entran en juego en ocasiones intereses geopolítico-estratégicos.

En este nuevo espacio que hemos llamado Bulocracia queremos alertar de los bulos que recorren Internet, desmentir noticias falsas y patrañas varias para que no caigas en ellas y no las difundas. Te ofreceremos también algunas pautas para que no piques en engaños y que Internet sea siempre un lugar seguro.

¡Bienvenido/a a Bulocracia!