Punto y seguido

Nazanín Armanian

21 notas sobre los ‘violadores no blancos’ en Alemania

24 ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Las informaciones difundidas sobre los lamentables incidentes de Nochevieja en la ciudad alemana de Colonia son desconcertantes, surrealistas:

1. ¿Como es posible que en la fiesta de fin de año, unos mil hombres no armados agredieran sexualmente a decenas de mujeres (¡incluida una agente de policía armada!)? Y, ¿cómo es posible que esto se produjera en una plaza céntrica de una ciudad en estado de máxima alerta antiterrorista —por las amenazas de Daesh— y que encima está vigilada por unos 230 policías uniformados y un número indeterminado de secretas?

2. ¿Cómo es posible que no haya ni una sola imagen de dichas agresiones con la cantidad de móviles con cámara que habría entre los asistentes y las víctimas, mientras recibimos decenas de fotos de las guerras de Afganistán, Irak o Siria o Sudán? ¡La foto que se difundió corresponde al asalto a una mujer en la plaza de Tahrir de El Cairo!

3. ¿Es creíble que los policías alemanes –como armarios y además armados–, tuviesen miedo a la masa de hombres bajitos, desarmados y “de piel oscura” del Tercer Mundo? ¿Tenían órdenes de no actuar?

4. El informe de la Policía de Colonia del 1 de enero habla de un “ambiente relajado” y de “celebraciones pacíficas”, afirman los grupos progresistas; sin embargo, días después en otro informe menciona robos, acoso sexual e incluso violaciones. Con el paso de los días, las mujeres de Alemania (que no tienen el mismo perfil que las de Yemen) se arman de coraje y ponen entre 200 y 500 denuncias según dicha fuente.

5. ¿Por qué aquellos sacerdotes que advierten sobre la “invasión de emigrantes, y que no todos los refugiados son trigo limpio”, no les advirtieron a las criaturas afganas e iraquíes de que cientos de los 600.000 hombres cristianos, armados hasta los dientes, iban a destrozar sus hogares y países; y violar y matar a las mujeres y hombres de la nación asaltada? Ron Atkey, el ex ministro canadiense de inmigración, quien autorizó la entrada de cerca de 60.000 refugiados en la década de 1970, recuerda que le alertaron de que “los recién llegados vietnamitas podrían ser comunistas infiltrados por el Gobierno de Vietnam”. Pero no fue así.

6. Hay quien afirma que los solicitantes de refugio, con móviles en mano y de habla inglesa, no necesitan ayuda. Claro, décadas y décadas de propaganda masiva sobre un Sur anclado en la Edad de Piedra, que necesita guerras civilizadoras de Occidente, ahora trae consecuencias: que Siria o Irak eran sociedades avanzadas y que cualquier ser vivo, incluidos los seres humanos de las clases alta y media, huye de bombas y misiles.

7. Según Heiko Maas, ministro de Justicia alemán, el incidente, al parecer, había sido planeado, pero ¿por la delincuencia organizada o por fines políticos? Días antes nos dijeron que un oscuro grupo de Daesh había distribuido un manual para que sus hombres no parezcan terroristas.

8. A sabiendas de que en muchos eventos de gran envergadura como los carnavales, con alcohol y drogas de por medio, hay hombres que agreden sexualmente a las mujeres dentro de la normalidad —como en la fiesta alemana de la cerveza Oktoberfest donde hay unas 200 denuncias cada año—, ¿cuál ha sido la verdadera dimensión del incidente de Colonia, cuando en 2014 hubo 199 denuncias de agresiones sexuales en esta misma ciudad?

9. La revista Charlie Hebdo ha publicado una aberrante caricatura en la que unas alemanas huyen del cadáver del pequeño Aylan tirado en la playa, insinuando que, si hubiera sobrevivido, de adulto habría sido un violador. ¿Qué pretende Charlie Hebdo?

10. Es sorprendente la repentina sensibilidad de algunos partidos hacia la integridad física de los ciudadanos, los cuales antes miraron para otro lado cuando al menos 200 niños del coro religioso dirigido por, nada más y nada menos que Georg Ratzinger –que no era ni refugiado, ni musulmán–, sufrieron abusos sexuales durante tres décadas. En el 70% de los orfanatos alemanes, miles de niños y niñas han sufrido abusos sexuales.

11. Los racistas pretenden provocar xenofobia-aporofobia, dividiendo la población entre nativos y extranjeros, árabes ricos civilizados (con los que hacen grandes contratos de armas) y árabes pobres incultos, y evitando que los refugiados consigan en el futuro la ciudadanía alemana.

12. ¿Por qué y quiénes están centrando el debate sobre el origen de los agresores y no en el asalto sexual a las mujeres, en un país donde según un informe del año 2008 —antes de la llegada de hombres no blancos— el 40% de la población femenina sufría abusos sexuales y violaciones, y dos de cada tres, además, en el entorno familiar?

13. Estamos ante una nueva fórmula de criminalizar a los extranjeros llegados de los países musulmanes: antes eran potencialmente terroristas; ahora además son inmorales, desagradecidos y peligrosos para la civilización europea.

Angela Merkel, en apuros

14. Jakob Augstein, columnista de Spiegel, afirma que esta crisis es un “Putsch” (Golpe de Estado) del ministro de Interior, Thomas de Maizière, y del de Finanzas, Wolfgang Schäuble (los Xavier García Albiol alemanes) contra la canciller, mientras la extrema derecha ha pedido la dimisión de la dirigente “excomunista”.

15. La permanencia de Merkel en el poder, que iba a ser el personaje del año por acoger a miles de refugiados, depende ahora de su capacidad de impedir la entrada de más refugiados e incluso de reducir su número, como exige la Unión Social Cristiana (CSU), socio de la CDU en el Gobierno, que amenaza con romper la coalición gobernante.

16. Las promesas de Merkel a Turquía de dejarle entrar en la Unión Europea e incluso pagarle 3.000 millones de euros para hacer de policía de las fronteras europeas (si deja de enviar a miles de refugiados a Europa), aún no han surtido efecto. Desbordada por un problema europeo, convertido en uno alemán, intentará repartir a los refugiados entre los socios de la UE. ¿Hasta qué punto a las autoridades de Turquía o de Grecia les interesa echar una mano a Merkel?

17. La ultraderecha, que alimenta los temores del subconsciente del ciudadano para conquistar el poder, ha logrado que una centrista Merkel, que se sigue negando a sellar las fronteras alemanas (sobre todo por su inutilidad), afirmase que el multiculturalismo (por cierto, mal entendida por las fuerzas progresista), es una farsa. La canciller, cuya etapa en el poder parece que llega a su fin, tomará medidas represivas contra los refugiados. Si el imperialismo alemán tiene la ambición de recuperar su peso en Oriente Próximo y el mundo, no puede ser aislacionista como le piden algunos.

18. Se restringirá el derecho de refugio al sustituir el “procedimiento acelerado” por la “protección subsidiaria”. Así, un refugiado que podía permanecer en Alemania durante tres años —con derecho a reagrupación familiar y a conseguir la residencia permanente en caso de que el motivo de su huida se mantuviese—, deberá abandonar el país después de un año.

19. Es imprescindible una educación secular en la ciudadanía contra el racismo y el sexismo, y no confundir la libertad religiosa con la libertad en enseñar los textos sagrados rebosados de apología que incite a la discriminación y a atacar al otro o a la otra. Confundir a una mujer con ropa ligera como una invitación a ser agredida es síntoma de un sistema patriarcal liderado por los hombres que, al mismo tiempo, pertenecen a esa clase de gente que despliega una pancarta obscena en un campo de fútbol contra la cantante Shakira para atacar al jugador blaugrana Gerard Piqué (su pareja).

20. Los refugiados no deben ser chivo expiatorio para servir los intereses infames y peligrosos de los mismos políticos que son responsables de su tragedia.

21. Las noticias en torno al incidente de Colonia tienen pinta de ser una táctica de conmoción y pavor [Shock and Awe, nombre que dio el Pentágono al bombardeo masivo que inició la invasión de Irak] para asaltar, de nuevo, los derechos de los ciudadanos y de los recién llegados, así como para justificar una intervención militar alemana en Oriente Próximo.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus