El ministro británico Boris Johnson hace de “buitre” entre los “halcones”

Lo único que tienen que hacer es retirar los cadáveres” recomendaba Boris Johnson a los libios de la ciudad de Sirte, y no para que les dieran una digna sepultura a miles de civiles asesinados por las fuerzas co-patrocinadas por los gobiernos de “Su majestad”, sino para que los inversos del Reino Unido pudieran levantar hoteles de lujo sobre las fosas comunes. ¡Esta persona aún sigue en su puesto!

En el sexto aniversario de la ejecución del jefe de estado libio, Moammar Gadafi, a manos de la turba dirigida por Hilary Clinton, -quien un día antes estuvo en Libia y se reivindicó las medallas por su crimen de guerra al gritar de alegría “¡Vinimos, vimos, murió!”-, y su destrucción total por la OTAN, Occidente aún no ha podido sacar provecho deseado de su botín.

La destrucción perpetrada por la OTAN-Yihadistas ha convertido a uno de los estados más vertebrados de África en un estado “fallido”. Ya dijo el coronel Edward Lansdale: “Sólo hay una forma de controlar un territorio que alberga resistencia, y eso es convertirlo en un desierto”. El caos reinante es gestionado por los grupos armados locales y regionales, criminales, tribales e integristas que hacen de “proxy” de una potencia extranjera. Caos que impidió al Pentágono instalar en Libia la base de su comando AFRICOM y le ha obligado a forzar sus bases en España. Aunque contratar al ejército privado del “yihadismo” resulta más rentable -pues externaliza las misiones militares, evita una protesta política en casa, puede llevar a cabo una “guerra sucia” y es más barato-, también tiene sus inconveniencias.

El ataque suicida de Manchester en el mes de mayo pasado fue realizado por un libio de 22 años, que había ido a la “nueva” Libia a entrenarse e ir a luchar contra Assad en Siria, cumpliendo con el plan de EEUU y Reino Unido de “cambio de régimen”. A este tipo de individuo la prensa internacional lo llaman “luchador por la libertad” cuando atentan en Siria y “terrorista” cuando lo hacen en Occidente.

El horror que sienten los europeos cuando sufren atentados es lo mismo que viven millones de personas a diario y desde hace años en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Sudan , Yemen o Somalia, todos agredidos militarmente por EEUU, Reino Unido y sus socios. Aunque detrás de algunos actos terroristas están determinados estados, también es cierto que los extremistas odian a Occidente: a sus ciudadanos y sus conquistas modernizadoras sociales, que no a sus gobiernos.

La llamada “revolución libia” no era más que el asalto de decenas de miles de “yihadistas” a Libia, armados por EEUU, Reino Unido y Francia, que aprovecharon el ruido de las Primaveras Árabes para desmantelar Libia y Siria, los dos únicos países mediterráneos que estaban fuera del control de la OTAN.

La “liberación humanitaria de Libia” dejó miles de muertos, mutilados, personas traumatizadas y a otras miles que sobrevivieron, les convirtió en esclavas o les sepultó con sus pateras anti-Titanic bajo las aguas del mar cuando huían del infierno libio. La ciudad Sabha se ha convertido en un gran mercado de seres humanos, donde centenares de mujeres, niños y niñas se han convertido en esclavas sexuales, con latigazos y cadenas de hierro incluidos.

Destruir Libia fue “La misión más exitosa en la historia de la OTAN“, dijo su entonces jefe Anders Rasmussen. Para gente como él una guerra ganada es la que destruye a su enemigo sin bajas propias; a los que mata no son más que Untermensch «subhumanos», pues, no son sus hijos, ni sus abuelos. No es ningún mérito para una alianza militar de treinta poderosos países y con cerca de 900 millones de habitantes aplastar a una nación de menos de 7 millones a la que previamente desarmó. Sin duda, Gadafi se equivocó en suspender su programa de armas nucleares: la OTAN sólo invade a las naciones sin defensa.

Negocios, siempre negocios

Ya sabíamos que “proteger” a la población del régimen de Gadafi era un complot contra Libia y la OTAN perseguía un conjunto de intereses materiales: en agosto del 2009 The Guardian revelaba que Reino Unido buscaba lucrativos contratos de petróleo y gas en Libia y había visitado en tres años hasta 26 veces el país para negociar con su gobierno. ¡Hasta liberó al terrorista Lockerbie, Abdelbaset al-Megrahi!  En agosto de 2011, Obama confiscaba 30.000 millones de dólares del Banco Central de Libia que Gadafi había reservado para la creación de un Banco Central y un FMI Africanos.

La guerra contra Libia, la principal reserva del petróleo de África y además de alta calidad, fue principalmente obra de Reino Unido y Francia (mientras Obama prefería una ‘intervención invisible’ de Leading from Behind «Dirigir desde atrás»), países que no podían permitirse escenarios como Afganistán o Irak donde no podían consolidar sus posiciones. Si los EEUU tenía sus motivos para acabar con Gadafi, Francia tenía otros como eliminar a un Gadafi que desafiaba su influencia en la África francófona; pretendía apoderarse de mayor porcentaje del petróleo libio; dar la posibilidad al ejército francés a mejorar posición en la OTAN y a París la oportunidad de reafirmar su posición en el mundo, con sus misiles.

Los “bomberos pirómanos” franco-británicos han calculado que hasta 70 mil millones de dólares en activos congelados de Libia en los bancos occidentales serán destinados al bolsillo de sus empresas para la reconstrucción del país. La federación empresarial francesa estimaba que Libia podría ofrecer alrededor de 200 mil millones de dólares en oportunidades de inversión en los próximos 10 años.

Gracias a las guerras contra Irak y Afganistán y Libia, EEUU y Reino Unido pudieron instalar nuevas bases militares en Kuwait, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Arabia Saudita, Pakistán, Kazajstán, Uzbekistán, Tayikistán, Seychelles, Kenia, Sudán del Sur, Níger, Nigeria y Burkina Faso. ¡No digan que estas guerras no han sido un negocio redondo para los complejos industrial-militares!.