España en el centro de Europa

26 May 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Desde las azoteas de Madrid se ve Europa, dijo ufanamente Ortega hace casi un siglo. Y debe ser recíproco: porque desde las torres más altas de Bruselas se examina hoy lo que acontece en nuestro país. Están pendientes, entornan los ojos y tuercen el gesto. Les preocupa que en el sur de Europa se esté gestando una red de solidaridades entre los pueblos, una suerte de polo de resistencia a las políticas austericidas que han impulsado. Saben que la batalla se juega en España y por eso la escrutan y mandan mensajes a hurtadillas a Mariano Rajoy para comprobar que sigue en la ortodoxia. Él les responde que sí, que no hay problema, que si llega al poder aplicará más recortes y “lo que haga falta”. Ante su perplejidad, Rajoy les explica que no le hagan demasiado caso cuando en público habla de bajar los impuestos o de la necesidad de revisar los plazos del cumplimiento del déficit. El ministro Margallo bromeaba, fue un pequeño desliz retórico, una de estas cosas que se dicen sin pensar, así como para contentar a la plebe. En suma, Rajoy le dice a Juncker que no se preocupe, que digan lo que digan en el PP en estas semanas, no van en serio.

Y en esas estaban, entre broma y broma, cuando se enteraron de que en Austria a punto ha estado la extrema derecha de ganar las elecciones. Para ser exactos, no era la primera vez que algo así ocurría recientemente: la extrema derecha ganó las últimas elecciones europeas en Francia y en el Reino Unido, y hoy gobierna en Hungría y sostiene los gobiernos de Dinamarca y Finlandia.Todos estos partidos están experimentando una dinámica electoral ascendente, especialmente en el centro y en el norte de Europa. Sin embargo, los grandes funcionarios de Bruselas, aquellos que dictan a los países las políticas que deben seguir, no parecen darse por enterados. Allí donde la Comisión Europea recomienda formar “grandes coaliciones” y practicar un único modo de hacer política, allí termina prosperando un partido de extrema derecha. Es casi matemático. A la sombra de Jean-Claude Juncker y de Pierre Moscovici crecen Nigel Farage y Marine Le Pen. Lo asombroso es que los primeros (se llamen liberales, conservadores o socialdemócratas) son tan ortodoxos en la aplicación contumaz de sus planes presupuestarios que ni siquiera se dan cuenta de que están creando sus propios sepultureros.  

Puede llamarse contumacia, obstinación, terquedad o cabezonería, pero también es, y, sobre todo, irresponsabilidad. Esta insensatez recurrente la encontramos también en el Partido Popular justamente en la semana en que conocemos dos hechos incompatibles entre sí. El primero de ellos es un vídeo elaborado por el PP en el que alardea de moderación, buena gestión y fiabilidad. El segundo es la noticia de que la deuda española sobrepasa el 100% del PIB y que, por tanto, todos los esfuerzos para acabar con el déficit por medio de la austeridad han resultado un absoluto fracaso. Hoy la deuda española no sólo no se ha reducido, sino que sobrepasa el total de lo que nuestro país puede producir en un año entero. Mariano Rajoy lo sabe, y en el colmo de la buena gestión, decide pagar los intereses de la deuda usando el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Pero no todo es oscuridad en el paisaje europeo, también se dejan entrever algunos signos de esperanza. La estela que deja tras de sí en Europa la competición desastrosa entre liberales tecnócratas y formaciones proto-fascistas abre también la puerta a la aparición exitosa de partidos y movimientos no convencionales como el Partido de los Verdes en Austria, la Nuit Debout y el ciclo de movilizaciones contra la reforma laboral en Francia, o incluso la pujanza electoral del Movimento 5 Estrellas en Italia. El modelo de la Grosse Koalition y la política única horada la legitimidad del establishment y su capacidad para convencer a los ciudadanos, lo que deja un espacio vacío en el que pueden surgir y triunfar otras opciones políticas. En esa suerte de barbecho político e ideológico pueden germinar opciones políticas nuevas y es nuestra responsabilidad labrar, cuidar y regar ese terreno para consolidar una alternativa democrática y defensora de los derechos humanos en Europa.

Por eso entendemos que es importante que en España pueda formarse una mayoría alternativa a Mariano Rajoy y a Albert Rivera. En esta partida europea, necesitamos el concurso del PSOE. Su colaboración es imprescindible para conformar una mayoría en España y una alternativa de poder en Europa junto a los gobiernos de Italia, Portugal, Grecia e Irlanda. No sólo nos la jugamos nosotros, también se la juegan los ciudadanos empobrecidos de Francia, Alemania o Reino Unido, y todos aquellos que han visto estrecharse su futuro y agotarse sus posibilidades. Por eso es fundamental que el PSOE despeje sus dudas, nos diga qué va a hacer y con quién quiere formar gobierno. Para nosotros no hay ninguna duda: os queremos como socios, no como enemigos.

 


comments powered by Disqus