Podemos nunca es inocente

19 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

elmundo.750En la semana en que hemos asistido a la crucifixión de Rita Maestre por enseñar el sujetador en una iglesia, también sobrevuela sobre nuestros periódicos de papel un caso flagrante de corrupción podemita digno de recuperar el garrote vil. Ay, Pascual Duarte. Este lunes, El Mundo nos anunciaba en su página 9, sección nacional, doble columna, la inminencia del juicio contra Mónica González. La ex concejal de Podemos en Puerto Real, Cádiz, dimitió hace tiempo por su imputación como presunta estafadora a migrantes. Los hechos se remontan a hace casi una década, 2007, cuando Podemos no existía. Y son atroces. El bufete en el que trabajaba la interfecta cobraba 464 euros a personas que querían regularizar sus papeles y buscar trabajo en España. Así estafaron 485.677 euros en total. Es normal la náusea. Y así nos lo hacía saber el periódico ya desde el arranque de su información, firmada desde Madrid por Ángeles Vázquez: “A la Fiscalía no le han convencido nada las explicaciones ofrecidas por la ex concejal de Podemos en Puerto Real (Cádiz) Mónica González, cuando renunció a su cargo. Ella se declaró víctima, pero el fiscal la considera autora de una estafa”. El asunto, además, fue también reflejado en la sección Vox Pópuli de las páginas de opinión.

El martes fue el juicio. La ex concejal del partido morado se enfrentaba a cuatro años de prisión. La pena es que, una vez que declaró el martes, Mónica González fue considerada inocente y absuelta. La cosa no le debió de sentar nada bien a los jerifaltes del periódico de la bola. Antes verde y hoy azul. La sentencia exculpatoria no fue ni siquiera reflejada en un breve. Es decir, si alguien se dedica a informarse solo a través de la lectura de El Mundo, se quedará con ese sabor en el paladar que te hace asquearte de la nueva política tanto como de la vieja. Son todos iguales, o sea. Mónica González, en El Mundo, se ha quedado en ese limbo de la culpabilidad que se genera cuando se dice el pecado, se acusa al pecador más conveniente, y después se ignora el desenlace porque no conviene. El problema es el honor de Mónica González. ¿Dónde se ha quedado?

No voy a caer en la cursilería de regodearme en cómo los amigos y familiares de la tal González puedan haberse sentido con la imputación. Por ese bastante poco objetivo arranque de la previa del juicio: “A la Fiscalía no le han convencido nada las explicaciones ofrecidas por la ex concejal de Podemos”. Por la foto de su cara en la página cuatro. Y por el hecho de que, en El Mundo, pueda seguir siendo culpable gracias a ese silencio.

Cuando Manuela Carmena propuso la creación de un portal web de fiscalización de lo que dicen los medios sobre la gestión del Ayuntamiento de Madrid, se la acusó de todas las palabras referentes al otro lado del muro de Berlín. De estalinista para arriba, o sea. Sin embargo, silencios como el de la sentencia absolutoria de Mónica González me hacen ver, en mi ignorancia, cuánto necesitan de esas herramientas nuestros podemitas. España, la prensa españolaza en particular, ha sustituido el deporte nacional de la caza del gamusino por el del rejoneo del podemita. A los podemitas se les puede arrojar desde un campanario con menos temor que cuando tirábamos a la cabra. Son adánicos, son antisistema, son venezolanos, son iraníes, son millonarios, estafan, engañan (los votantes somos tontos), y hasta tienen líos de faldas, lo cual es machista. Y cuando los tribunales les dan la razón, se convierten en inocentes mudos, sin garganta, voz ni eco. Ahí es donde se ha quedado para El Mundo Mónica González, en el limbo de la culpabilidad por acallamiento. Con Podemos no se debe malgastar la deontología. Al fin y al cabo, son populistas. Una raza menor. Un toro que no sufre. Una cabra a la que le encanta saltar de un campanario por motivos culturales. Si yo fuera Mónica González, mañana me iba a una iglesia y enseñaba las tetas. A ver si así, en un despiste del párrafo 25 de la noticia, a El Mundo se le escapa que he sido declarada inocente. Aunque, eso sí, con abogados pagados por Nicolás Maduro con fondos procedentes del dinero del yihadismo iraní. Que es lo que está de moda en el posmarxismo.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus