Tiene que gobernar Mariano Rajoy

elpais-200Si uno fuera enrevesado y perverso, diría que nuestros periódicos de papel quieren nuevas elecciones. No por salud democrática, sino porque se dan cuenta de que las terceras no harían presidente a Mariano Rajoy: lo convertirían en Pontifex Maximus y le otorgarían rango de paterfamilias de las vírgenes vestales. Y eso, además, salvaría al PSOE, hoy atribulado por cómo conseguir que 11 de sus diputados se abstengan sin desdoro de sus culos ni del partido ni de la presunta izquierda, que no es cosa fácil.

El País de hoy alborea divertidísimo en su editorial No al continuismo. Resulta muy glamuroso que titule así el medio que más ha presionado al PSOE para que facilite la investidura de ese señor del que usted me habla. El País no solo le dice a Mariano que “ya no podrá gobernar de espaldas al Parlamento”, insulto poco grave en democracia. También le recuerda que ha abusado en “la utilización de las fuerzas de seguridad del Estado para la guerra sucia contra los adversarios políticos”, y de la “exagerada confesionalidad religiosa […] en un Estado proclamado aconfesional por su Constitución”. Con gran asombro se escandaliza de que “el ministro de Hacienda habla selectivamente sobre asuntos de contribuyentes y desde cuyos servicios tributarios se filtran datos e informes cuyo carácter reservado ampara la ley”. Y con no menor virtud se enfervoriza con “las rebajas fiscales en periodo electoral [y] hundimiento de la recaudación del Estado”. Por si faltara pa amb tomaca para desayunarse al caníbal, El País acusa al gobierno de Rajoy de “falta de iniciativa política” en el conflicto catalán y de “parapetarse en los tribunales ordinarios y en el Constitucional” a la hora de puigdemonizar a los puigdemonios. Por último, las avecillas que le cantaban al albor –desde Prisa– al presidente del Gobierno en funciones le recuerdan que “llega hasta aquí por la necesidad que tiene este país de acabar con un bloqueo político de 10 meses, no por encarnar un proyecto claro de futuro ni por haber renovado un partido fuertemente afectado por la corrupción”.

Hacía mucho tiempo que ningún periódico se enteraba de repente de tantas cosas.

Tras dedicarle esta sarta de piropos, en lugar de clamarle a Mariano Rajoy que se vaya al olvido o a la cárcel, El País continúa rogándole al PSOE que permita otro gobierno del PP. Porque no queda otro remedio. La resignación es el traje más putero de la vieja y rica izquierda intelectual.

elmundo-200Como la cosa va de a ver quién se la coge más con papel de fumar, en El Mundo la atención de centra en convencernos de que el PSOE y Zapatero son los grandes culpables del desfalco de Bankia. En su editorial de hoy, olvidan recordar a qué partido pertenecía y en qué vicepresidencia gubernamental chuleó Rodrigo Rato. La salida a Bolsa de Bankia es un logro socialista: “El gobierno socialista había decidido intentar paliar los efectos de la crisis inmobiliaria en los balances de las cajas de ahorros”. Más: “La OPV de Bankia se vendió por el gobierno socialista como el ejemplo de la fortaleza del sistema financiero español […]. Todo indica que fueron motivos políticos los que llevaron al gobierno de entonces [el subrayado es mío] a no cumplir con sus obligaciones de supervisor”.

O sea, como el PSOE es casi tan corrupto como el PP, hay que dejar gobernar al PP por salud democrática. A mí me da la impresión de que esta química va a explotar mal.

Son parejas imposibles: el PSOE con el PP, El País con El Mundo, el mudo con el sordo, el ciego con el iluminador, el masajista con el espectro, el cuántico con el harrijasotzaile o levantador de piedras, el río con los mapas. De parejas imposibles están llenos los poemas y los registros matrimoniales. Y los cubos de basura de las puertas de las casas.

Los viejos poderes se tiran los trastos mientras nosotros nos deshidratamos. El PP y el PSOE, El Mundo y El País, Tip y Coll, Bonnie y Clyde, Hyde y Jeckyll, alfa y beta, cénit y nadir, barlovento y sotavento, tú y yo… Todos estamos de acuerdo en una sola cosa. En que tiene que gobernar Mariano Rajoy. A pesar de todo. A pesar de absolutamente todo.