El infarto de Rafa Hernando

elmundo-200Después de que “las hienas” mediáticas acabáramos con la vida ejemplar de Rita Barberá, ahora parece que le toca pasar por el cadalso a Rafael Hernando. El Mundo de hoy amanece feroz contra el portavoz del PP en el Congreso. Rafael Moyano, en su columna Voceros, lo encuentra “destacando entre el grupo de incontinentes que meten la pata” tras decir “primero que el PP echó a Rita Barberá, explicó después que lo hizo para protegerla y evitar su linchamiento y, por último, lamentó que nada de esto sirviera ante las hienas que siguieron mordiéndola“.

En el editorial del mismo diario, La lucha contra la corrrupción no admite ningún paso atrás, se personaliza en el rubio de oro de la vocinglería política española –que sugiere revisar el pacto contra los chorizos firmado con Ciudadanos– la desazón de los conservadores ante el luctuoso suceso: “Es evidente que el fallecimiento de RB persigue la conciencia de muchos dirigentes del PP hasta el punto, como en el caso del propio Hernando, de mostrarse muy desafortunado en sus declaraciones”.

Pero es el columnista Teodoro León Gross el que desata fieras verbales más procelosas: “Ver a Hernando&Villalobos [Celia] impartiendo lecciones éticas de mesura puede resultar una ironía chusca y hasta irrisoria, siendo dos estrellas del matonismo palabrero, dos de los estilistas faltones más conspicuos del Congreso […]. Otros no se atreverían a señalar un culpable con ese descaro mendaz, con esa desahogada falta de escrúpulos para desviar los focos bajo la conmoción funeral de corpore in sepulto“.

Si alguien le supone a Hernando y Villalobos capacidad intelectiva para comprender esdrújulas y latinajos, no extrañaría verlos sufrir algún desgraciado infarto en cualquier otro hotel de cinco estrellas, como triste y lujosamente le sucedió a la ex alcaldesa valenciana.

Nuestra prensa de papel ha sido tan sumisa, dócil y vasalla con las trilerías de los populares que estos han creído que incluso podían insultar al mensajero, y hasta acusarlo de asesinato, sin pagar alcabalas. “Se identifica al periodista, hombre-hiena teriomórfico, como carroñero de la peor especie”, se lamenta Gross. Y su enfado pone a Hernando “a la altura del populismo podemita”. Esta última identificación sí la entenderá Hernando, y será sin duda la que más le duela en su agitado corazón.

Las muertes en hoteles de cinco estrellas son las que más impresionan a los españoles, y por eso la de Rita Barberá se ha vuelto hiperbólica, ingente, ciclópea, inmoderada y tremenda. Rita, de una sola vez, se ha muerto más y mejor que todos los muertos de la pobreza energética, la violencia machista y el colesterol juntos. Rita es el Paquirri político del siglo XXI.

elpais-200La muerte de Rita es tan delicada que algunos políticos la analizan incluso protegiéndose en el anonimato. “Pasó de ser la alcaldesa de España a la nada, manifestó un compañero que no quiere ser identificado”. El entrecomillado ha sido extraído de El País, de la columna Popularidad y poder que firmaba este jueves María Josep Serra. ¿Qué inextricables razones o miedos han llevado a dicho “compañero” de Rita a no desvelarse como autor de tan tópica e irrelevante sandez?

abc-200La ouija exagerada que estamos practicando con esta particular finada ha provocado que, incluso, los periodistas coman periodista. Me voy al ABC del viernes, y al artículo de Carlos Herrera Palabras de Rita. Según el popular (en ambos sentidos, creo) locutor, el deceso fue producto de “la abyecta campaña que urdieron medios jurídicos y periodistas de amaneramiento podemista”. Además, Herrera califica de “escraches” las vigilias, cámara en mano, de los medios de comunicación ante el domicilio de la finada.

David Gistau sigue la misma senda intelectual, aunque con más disimulada elefantiasis. Habla de “mobbing con ensañamiento”, y denuncia que el periodismo “se arrogue una patente de corso con la cual somete a ciertos personajes públicos a un tratamiento infinitamente más brutal que la supuesta falta” por “estrategia política o comercial [para] satisfacer una audiencia con apetitos primarios”. Los periodistas son malos y los lectores, bobos. En resumen.

larazon-200En La Razón, Abel Hernández llega a comparar a la ausente con Adolfo Suárez, también perseguido, y hasta nos asegura que fue “expulsada de su grupo sin razón suficiente. La cercaban mastines sedientos de sangre”, añade ya en referencia a la prensa.

Podría seguir hasta cansarme, pero ya estoy cansado. De tanto ruido inútil y mentecato por la muerte natural de una senadora de 68 años en un hotel de cinco estrellas. Espero que lleve algo de razón el tal Shakespeare, y lo demás sea silencio.